Un alumno de mecánica del Instituto de Educación Secundaria Josep Sureda i Blanes de Son Gotleu, conocido popularmente como el número 8 fueron condenados, en la mañana de ayer lunes, por el juzgado de lo Penal número 7 de Palma.

Al joven se le acusa de haberle cortado los frenos del vehículo intencionadamente en señal de venganza porque la docente le había puesto malas notas.

Los hechos se remontan al pasado día 9 de febrero de 2011 en el citado centro escolar. En el escrito de calificación fiscal se explica que dos alumnos, de 17 y 18 años de edad respectivamente, utilizaron unos alicates para cortar los cables de los frenos del coche de su profesora, aparcado en las inmediaciones del centro, concretamente en la calle Joan Coll.

Cuando la profesora finalizó su horario lectivo de clases cogió su vehículo como cualquier otro día y se marchó a su casa. Cuando iba a incorporarse a una vía, comprobó que el coche no frenaba. Afortunadamente, no llegó a sufrir ningún accidente.

Lo que en un principio la docente atribuyó a una simple avería finalizó siendo un sabotaje en toda regla. El mecánico le comunicó a la profesora que que los frenos habían sido cortados intencionadamente por una persona que tenía conocimientos en la materia. 

Finalmente, la Policía Nacional investigó los hechos y dieron con los dos jóvenes. Acto seguido, procedió a su detención. 

La investigación no fue nada complicada, dado que los dos alumnos, habían presumido ante todo el centro de que habían sido ellos quienes le habían cortado los frenos a la profesora. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.