Juicio por un intento de asesinato a un médico en Palma: "Saltó sobre mí clavándome las tijeras"

Al inicio del juicio el acusado se ha mostrado bastante alterado y la presidenta del Tribunal ha tenido que llamarle la atención

Redacción | 03/04/2024

El acusado de intentar asesinar a su médico atacándole con unas tijeras en Palma, sentado para el juicio en la Audiencia.

La Audiencia Provincial de Baleares ha juzgado este miércoles a un hombre acusado de un intento de asesinato al médico de su mutua en Palma, hechos por los que la Fiscalía y la acusación particular piden una condena de ocho años y medio de prisión.

"Le di la espalda y él saltó sobre mí clavándome las tijeras", ha declarado la víctima, recordando cómo el paciente lo acometió utilizando unas tijeras para cortar férulas que estaban en la sala de curas donde ocurrió la agresión.

Los hechos se remontan a febrero de 2023, en un centro médico de una mutua de Palma a la que acudía el acusado tras haber sufrido un accidente laboral.

La víctima ha explicado que el personal de la clínica que derivó al acusado a su centro ya le advirtió de que el paciente era muy agresivo. Según el denunciante, un médico le contó que el acusado le había amenazado "con mandarle unos sicarios" y "los enfermeros se negaban a hacer los tratamientos".

Según el perjudicado, cuando entró a la sala para realizar las curas vio que el acusado, tumbado en la camilla, tenía un móvil grabando. Siguiendo con su relato, le indicó que lo iba a apagar porque no tenía autorización para grabar. Cuando le dio la espalda para coger el teléfono, el acusado se le echó encima con las tijeras tratando de clavárselas en el cuello y el pecho.

Con todo, se trataba de unas tijeras con punta de seguridad, redonda y roma, y el facultativo no sufrió lesiones graves. No obstante, la víctima considera que el atacante hubiera podido seccionar una arteria con fuerza suficiente.

El médico ha lamentado que se ha sentido "muy maltratado" en la mutua, ya que en la dirección le indicaron que si el acusado salía de prisión lo tendría que atender, según ha contado. Por ello terminó renunciando a su plaza, así como a otra plaza en la prisión, porque sabía que el acusado "estaba allí".

El acusado, entre confusas explicaciones, ha negado haber agredido al médico asegurando que fue el facultativo quien le habría atacado a él empujándole contra la mesa de instrumental médico.

Los testigos, otros trabajadores del centro, han desmentido esa versión puesto que cuando entraron al oír los gritos de auxilio del médico encontraron al paciente con las tijeras en la mano forcejeando con la víctima. "Cuando se vio acorralado entre los tres se dejó caer al suelo, y la Policía llegó muy rápido", ha contado un enfermero.

Del mismo modo, los policías que acudieron han negado que el paciente estuviera sangrando o presentara cualquier lesión compatible con su relato. El acusado aseguraba que la Policía había omitido deliberadamente ese dato: "No puso nada a favor mío".

PROTOCOLO PSIQUIÁTRICO

El médico decidió aplicar al acusado el protocolo psiquiátrico porque, antes del día de los hechos, habló con él por teléfono y "empezó a decir cosas incoherentes, como que estaba secuestrado en la clínica y necesitaba policía".

En cualquier caso, la forense que examinó al acusado concluyó que el hombre es imputable al no encontrar ninguna patología psiquiátrica que mermara sus capacidades.

Cabe señalar que al inicio del juicio el acusado se ha mostrado bastante alterado y la presidenta del Tribunal ha tenido que llamarle la atención en varias ocasiones para que guardara silencio. El procesado aseguraba que no se le había permitido defenderse y que "todo se ha manipulado" porque la mutua le tenía que indemnizar con "un millón" de euros por su accidente. El hombre ha afirmado que ha tenido seis abogados distintos y que todos han renunciado.

Pese a la escasa entidad de las lesiones causadas, las acusaciones consideran los hechos como tentativa de asesinato por lo sorpresivo del asalto y porque entienden que las tijeras, aunque fueran de seguridad, hubieran podido causar la muerte a la víctima.

Además de la pena de cárcel, las acusaciones también piden una orden de alejamiento durante 15 años respecto de la víctima y el centro médico. También solicita el pago de 250 euros por las lesiones causadas y de 8.000 euros por los daños morales sufridos. Igualmente, el fiscal plantea sustituir parte de la condena de cárcel por la expulsión del territorio nacional durante diez años.

En su turno de última palabra el acusado ha sostenido que todos los testigos "han mentido" y que "todo se ha tramitado con cautela" para que no pudiera defenderse. También ha aprovechado esa intervención para quejarse de los servicios de la prisión. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Sentimiento general

Si te equivocas de voto, puedes desmarcarlo volviendo a hacer clic en el voto erróneo.
2
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • Mecm - 04 de Abril de 2024 a las 20:37
    Necesitamos un barco enooooooorme de rejilla.
    Responder
    1
  • Ross - 04 de Abril de 2024 a las 17:54
    Estará mejor ahí encerrado y que tiren la llave para que no salga jamás. O que se encuentre con otro que le ponga en su sitio
    Responder
    1
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana