13 mercadillos de verano para descubrir la esencia de Baleares

Redacción | 24/07/2023

Las Islas Baleares son un auténtico paraíso que atrae a visitantes de todo el mundo con su encanto, una exuberante naturaleza y una rica cultura.

Durante el verano, se visten de gala con sus mercadillos estacionales, convirtiéndose en un destino imprescindible para aquellos que buscan sumergirse en la autenticidad y la tradición local del Mediterráneo.

De esta manera, desde Mallorca hasta Formentera, cada una de las islas ofrece una experiencia única en sus mercados, donde los visitantes pueden descubrir productos artesanales, la deliciosa gastronomía y la cálida hospitalidad balear.

MALLORCA, UN FESTÍN PARA LOS SENTIDOS

En la mayor de las Islas Baleares los mercadillos estivales son una ventana al alma mallorquina, donde los visitantes pueden deleitarse con una variedad de productos auténticos y tradicionales.

Desde el 1 de junio al 30 de septiembre, el paseo marítimo de Port de Alcudia se convierte en un rincón del paraíso para los amantes de las compras.

Desde coloridas artesanías hechas a mano, productos frescos como frutas y verduras locales, así como delicias culinarias típicas de Mallorca que incluyen embutidos y quesos artesanales, este mercado cautiva a los visitantes con su animado ambiente.



En Calviá, los mercados diarios que tienen lugar de mayo a octubre ofrecen una variada oferta que atrae tanto a locales como a turistas y que reflejan la identidad de la región.

Entre los productos típicos se encuentran las ensaimadas, exquisitos pasteles de hojaldre y azúcar en polvo, y la sobrasada.

Además, en esta localidad también se celebran los Sunset Markets que reflejan un ambiente al más puro estilo mediterráneo con la caída del sol.

Un ejemplo de ello es el mercadillo de Puerto Portals, que hasta el 19 de agosto contará con veinte puestos de diseño, moda, complementos o decoración, o el AfterSun Market que tiene lugar en Port Adriano.

Por otro lado, Santanyi es el lugar donde el arte se une a la tradición. Cada miércoles y sábado, entre los meses de mayo a octubre, este mercado deleita a los visitantes con su oferta artesanal y productos típicos de la región como piezas de cerámica pintadas a mano, tejidos tradicionales como las famosas "llengües" mallorquinas, y productos como aceite de oliva virgen extra y hierbas aromáticas.

Por último, cabe destacar el mercado nocturno de Pollença, que despierta los sentidos en las cálidas noches de verano. Aquí, los visitantes pueden disfrutar de música en vivo mientras exploran los puestos que ofrecen productos locales y una amplia selección de gastronomía tradicional.


LOS TESOROS OCULTOS DE MENORCA

En Menorca, la joya tranquila del archipiélago balear, los mercadillos estivales son una oportunidad para descubrir los tesoros ocultos de la isla. Comenzando en Alaior, este encantador pueblo acoge su mercado estacional del primer domingo de junio al segundo domingo de septiembre. Aquí, los visitantes encontrarán productos artesanales como cerámica tradicional, tejidos autóctonos, joyería local y productos gourmet, como embutidos y quesos de elaboración artesanal.

En es Castell, durante los meses de julio y agosto, el mercado nocturno de Calesfonts brinda una experiencia única al caer la noche, ofreciendo un ambiente festivo y convirtiéndose en un lugar donde poder conocer de primera mano la artesanía local de la isla.

Pasear por este mercadillo con el destello de las luces del pueblo que se asoma por el acantilado mientras se observan las barcas de pesca amarradas en el agua, es algo encantador.

Otros de los mercados a los que hay que hacer mención son los de Ciutadella y Fornells.

Estas localidades, impregnadas de tradición, deleitan a los visitantes con su encanto mediterráneo y su amplia variedad de tesoros locales.

En sus mercadillos, se puede encontrar una gran diversidad de productos artesanales, como joyas de plata y cuero, cestería tradicional, productos de cerámica pintados a mano, así como vinos y licores locales.



LA MAGIA DE LOS MERCADOS IBICENCOS AL ATARDECER

En Ibiza, los conocidos como sunset markets se han convertido en una experiencia mágica que fusiona compras, música y la belleza inigualable de las puestas de sol.

Entre los lugares más destacados se encuentra el icónico mercado de Benirrás. Ubicado en la pintoresca playa de Benirrás, se ha ganado la fama de ser uno de los lugares más emblemáticos de la isla para disfrutar de la puesta de sol. Cada tarde, cuando el sol comienza a descender en el horizonte, este mercado cobra vida con una mezcla de artesanías y alimentos locales al ritmo de la música.

Los visitantes pueden explorar los coloridos puestos del mercado, donde se exhiben una variedad de productos únicos y hechos a mano.

Desde joyería bohemia hasta ropa de estilo ibicenco y obras de arte local, hay algo para todos los gustos. Los artesanos locales muestran su talento y creatividad, ofreciendo piezas auténticas y originales que reflejan el espíritu de Ibiza.

Otros lugares como San Antonio, Santa Eulalia y Las Dalias también acogen eventos similares, donde los visitantes pueden disfrutar de una experiencia única al caer el sol.


EL ENCATO ARTESANAL DE FORMENTERA

En Formentera los mercados estivales brindan una experiencia única que combina la creatividad, la artesanía y la autenticidad local. Un ejemplo de ello es el mercado artesano de La Mola, que abre desde mayo hasta mediados de octubre todos los miércoles y domingos.

Se trata del principal mercado de Formentera y nació de una iniciativa de diversos artistas y artesanos para mostrar, vender y promover la artesanía local. Aquí los visitantes encontrarán auténticas piezas de arte realizadas a mano y un recuerdo diferente de la isla.

Otro de los mercados destacados de Formentera es el de Sant Ferran de ses Roques, donde se pueden adquirir obras de arte como pinturas y esculturas, hasta fotografías y piezas textiles.


Además, en la misma localidad se encuentra el mercado artesanal, que tiene lugar de mayo a septiembre. Una oportunidad perfecta para apreciar y comprar productos tradicionales hechos a mano, como joyería, cerámica y textiles. Cada pieza cuenta una historia y refleja la dedicación y el talento de los artesanos locales de la isla.

Por último, el mercado de La Savina, que abre sus puertas a los visitantes desde julio hasta el 10 septiembre, es un reflejo de la cultura y el estilo de vida de Formentera. Con una amplia oferta de productos, desde alimentos frescos hasta cosméticos elaborados con ingredientes naturales, fragancias inspiradas en los aromas de la isla y prendas y accesorios de diseñadores locales, el mercado refleja a la perfección el estilo relajado y bohemio de la isla.



Sentimiento general

Si te equivocas de voto, puedes desmarcarlo volviendo a hacer clic en el voto erróneo.
1
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • Luis - 29 de Julio de 2023 a las 23:11
    Esos mercadillos sólo son engañaturistas y paseos de dislipémicos antes de ir a hincharse de arros brut i porcella.
    Responder
    -3
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana