Un perito sobre los archivos del pederasta de Valladolid: "¡Nunca había visto algo así!"

EP | 29/06/2022

El presunto pederasta, de pie, durante el juicio en la Audiencia de Valladolid.

"¡Ha sido muy duro, a lo largo de mi carrera profesional nunca había visto algo así!". Esta es la conclusión del guardia civil, ingeniero y experto informático que en su día recibió el encargo de peritar los archivos pedófilos, "de muy alto contenido degradante", incautados en 2016 al vecino de Valladolid juzgado este miércoles en la Audiencia Provincial.

El perito, al ratificar el informe, ha explicado que recibió más de 21.000 gigas de contenido, entre películas comerciales y los duros archivos sexuales con menores, en una "labor infinita" realizada en la que se encontró "con mucho desorden, salvo en lo relativo al material pedófilo, que estaba muy bien clasificado" y que había sido descargado por el acusado mediante los programas Emule y Ares entre los meses de enero y agosto de 2016.

El guardia civil ha sostenido que el presunto pedófilo, J.G.R, sabía perfectamente lo que hacía ya que al inspeccionar el material halló tutoriales sobre cómo configurar ambos programas y cómo acelerar descargas.

"No pudo ignorar que al mismo tiempo compartía con otros usuarios los archivos y que así lograba más celeridad en esas descargas", ha apuntado el perito, quien, ha insistido en la crudeza de los archivos, en referencia a que a través de búsquedas con la denominación 'niños ducha' y otras más se descargó y compartió más de 32.000 fotos y 1.600 vídeos en los que aparecían menores y hasta bebés violados anal y vaginalmente.

Otro agente que fue el instructor del atestado, por su parte, ha explicado que fue la Unidad Central de la Policía Judicial del Instituto Armado la que, a través del programa Quijote, inició la investigación al detectar la descarga de más de un centenar de archivos pedófilos vinculada a una IP de Valladolid que, por pesquisas posteriores, condujo al domicilio del ahora encausado.

NO ERA PARA OBTENER PLACER

Le localizaron en su lugar de trabajo, le leyeron sus derechos y luego fueron con él a su piso para el correspondiente registro, donde la Guardia Civil se incautó de dos portátiles, distintos discos duro, pendrive, CDs y DVDs, material que el acusado, quien tan solo ha respondido a preguntas de su letrado, alega que lo había bajado sin saber que al mismo tiempo lo estaba compartiendo al carecer de conocimientos informáticos.

El acusado, electricista de profesión, ha explicado que comenzó descargándose películas comerciales y luego pasó a las de porno de adultos para finalmente acceder al infantil, sin que compartiera conscientemente con otros usuarios.

"Lo tenía en secreto para que nadie lo supiera, ni siquiera mi mujer. El material solo lo veía yo", ha insistido J.G.R, quien ha alegado que la contemplación de dicho material no le causaba placer alguno y lo hacía para superar algún trauma sufrido en su infancia en la que, tal y como ha incidido, fue acosado por un hermano mayor y tuvo problemas con otros niños.

Su versión exculpatoria no ha convencido a la fiscal jefe de Valladolid, que, sin embargo, ha rebajado finalmente de siete a seis años de prisión la petición de pena al aplicar al acusado la atenuante simple de dilaciones indebidas.

La acusadora pública, a tenor de la prueba practicada, entiende plenamente probado que J.G.R. era consciente de que cuando se bajaba el material de contenido pedófilo, de extrema crudeza, no lo hacía por equivocación, dado que usaba búsquedas muy específicas, y que lo estaba compartiendo con otros usuarios de la red, con lo que de este modo lograba una mayor velocidad en las descargas.

UN TRAUMA INFANTIL

La defensa, por contra, ha mantenido su petición a la sala de un fallo absolutorio y, subsidiariamente, en caso de condena que se aplicara a su patrocinado la eximente completa de alteración psíquica, solicitud esta última apoyada en un informe realizado por un experto en Psicología y Sexología que atribuye las descargas pedófilas a un "trastorno de acumulación", una especie de síndrome de Diógenes informático', y a un trastorno osbsesivo-compulsivo y otro trastorno por estrés postraumático.

En este sentido, aunque otra pericial forense descarta que J.G.R. tenga afectadas las bases neurológicas de la imputación, el perito de la defensa mantiene que el acusado tiende a acumular material en sus ordenadores "y tiene miedo a perderlo. Esa acumulación de material pornográfico puede deberse al intento de identificarse con vivencias que tuvo en su infancia, con una finalidad diferente a la mera estimulación erótica".

El psicólogo ha ido todavía más allá y ha desvelado que quizá se trate de un intento de superar un trama de infancia, como aquel sufrido por J.G.R. cuando unos compañeros de clase le bajaron un día los pantalones y sus genitales quedaron expuestos ante el resto de alumnos.

"Fue algo que le marcó", ha declarado el perito, quien también ha mostrado sus dudas de que el acusado presente un perfil de pederasta debido a que él mismo, ante el recelo que tiene sobre todo lo que tenga que ver con la infancia, ha rechazado la posibilidad de mantener relación íntima con un niño.

Sentimiento general

Si te equivocas de voto, puedes desmarcarlo volviendo a hacer clic en el voto erróneo.
1
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • Miki - Junio 30, 2022 a las 08:04
    Enfermos, estas ratas tenían q estar muertas putos enfermos hp seguro q la ley le condena a 2 o 3 años solo y salen y pasa lo que pasa enfermos hpResponder 0
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana