Nueva amenaza crucial para la subida del nivel del mar

EP | 15/09/2022

Investigadores de Stanford han identificado un proceso adicional que podría tener un efecto significativo en el derretimiento de la capa de hielo de la Antártida y la subida del nivel del mar.

Se refieren al deshielo del lecho, conocido como deshielo basal, en la interfaz de la tierra y la capa de hielo de kilómetros de espesor sobre ella.

El nuevo estudio identifica áreas de la capa de hielo que actualmente no están perdiendo grandes cantidades de masa, pero que podrían estar preparadas para igualar algunos de los mayores contribuyentes al aumento del nivel del mar, como el glaciar Thwaites, si se descongelaran.

La Antártida tiene aproximadamente el tamaño de los Estados Unidos, y las regiones susceptibles comprenden un área mayor que California. La investigación fue publicada en Nature Communications.

"No se puede suponer necesariamente que todo lo que está actualmente congelado permanecerá congelado", dijo el autor principal del estudio, Dustin Schroeder, profesor asociado de geofísica. "Estas regiones pueden ser contribuyentes potenciales subestimados".

Las simulaciones se basaron en trabajos teóricos recientes que muestran que el deshielo basal podría ocurrir en escalas de tiempo cortas. Usando modelos numéricos de capa de hielo, los coautores del estudio probaron hipótesis sobre si el inicio de tal deshielo podría conducir a una pérdida significativa de hielo dentro de un período de 100 años.

Descubrieron que desencadenar el deshielo provocó una pérdida de masa en regiones de la capa de hielo que generalmente no están asociadas con la inestabilidad y las contribuciones del nivel del mar en esa escala de tiempo.

"Realmente ha habido poco o ningún trabajo a nivel continental que analice el inicio del deshielo, esa transición de hielo congelado a hielo en el punto de fusión, donde un poco de agua en el lecho puede hacer que el hielo se deslice", dijo la autora principal del estudio, Eliza Dawson, estudiante de doctorado de geofísica. "Estábamos interesados en saber lo grande que podría ser el efecto del deshielo y qué regiones de la capa de hielo eran potencialmente más susceptibles".

Los investigadores modelaron los cambios de temperatura en la base de la Antártida según los cambios en la fricción causados por el deslizamiento de la capa de hielo sobre la tierra debajo de ella.

Las simulaciones revelaron que en la Antártida Oriental, que actualmente se considera una región relativamente estable en comparación con la Antártida Occidental, las áreas de Enderby-Kemp y George V Land serían más sensibles al deshielo en sus lechos. Dentro de George V Land, también destacaron que la cuenca Wilkes es capaz de convertirse en un contribuyente líder en el nivel del mar si ocurriera un deshielo, una característica comparable en tamaño al glaciar Thwaites en rápida evolución y probablemente inestable en la Antártida occidental.

"Toda la comunidad realmente se está enfocando en Thwaites en este momento", dijo Schroeder, quien también es profesor asociado de ingeniería eléctrica. "Pero algunas de las regiones que son los sospechosos habituales de cambios grandes e impactantes no son las áreas más provocativas e impactantes en este estudio".

Debido a la ubicación y las condiciones extremas de la Antártida, la información sobre la capa de hielo es escasa. Aún se sabe menos sobre la tierra bajo su fachada congelada.

"Medir el lecho es un esfuerzo enorme en estos lugares remotos; tenemos la tecnología para hacerlo, pero realmente necesitas elegir el lugar y, a veces, lleva años, campamentos y equipos especiales para hacerlo", Schroeder dijo. "Es difícil y costoso".

Para llenar los vacíos de información, los investigadores se basaron en la física de cómo se desliza el hielo: cómo los cambios de temperatura afectan la forma en que fluye y evoluciona la capa de hielo. En el trabajo de seguimiento, los autores planean desarrollar y aplicar enfoques de análisis basados en radar para estudiar la temperatura del lecho de la capa de hielo en estas áreas críticas.

Los científicos actualmente no saben qué fuerzas son más capaces de desencadenar el deshielo en el lecho en las regiones potencialmente susceptibles identificadas en este estudio, o qué tan pronto podrán hacerlo. Un posible impulsor podría ser el cambio de las condiciones del océano, que es el caso en otras partes de la Antártida.

"El agua cálida del océano no llega necesariamente a estas regiones de la Antártida oriental como lo hace en partes de la Antártida occidental, pero está cerca, por lo que existe la posibilidad de que eso cambie", dijo Schroeder. "Cuando se considera el trabajo teórico reciente que muestra que los procesos térmicos en el lecho pueden ser fáciles de activar, incluso espontáneos, hace que la descongelación a corto plazo del lecho de la capa de hielo parezca un interruptor mucho más fácil de cambiar de lo que pensábamos".

El estudio muestra que medir, comprender y modelar la temperatura en la base de las capas de hielo es importante para comprender nuestro futuro, ya que la mayor incertidumbre en las proyecciones del aumento del nivel del mar es la contribución de los procesos que pueden cambiar el comportamiento de las capas de hielo masivas como Groenlandia y la Antártida.

Sentimiento general

Si te equivocas de voto, puedes desmarcarlo volviendo a hacer clic en el voto erróneo.
1
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • Mateu - Septiembre 15, 2022 a las 14:10
    Si se funde todo el hielo el nivel del mar subira 60 metros... La playa de palma empezara en Marratxi.Responder 3
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana