Tsimanouskaya, bajo sospecha de estar vigilada por servicios de Inteligencia

EP | 06/08/2021

La velocista bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya. - / DPA

El Gobierno de Polonia ha asegurado este jueves que la atleta bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya, a la que recientemente Varsovia le ha hecho entrega de un visado humanitario, podría ser de "interés" no solo para los servicios de Inteligencia de Bielorrusia, sino para el de otros países extranjeros también.

"Nos damos cuenta de que no solo los servicios de Inteligencia bielorrusos, sino también los de otros países pueden estar interesados en la señora Tsimanouskaya", ha aventurado el viceministro de Asuntos Exteriores polaco, Marcin Przydacz.

No obstante, Przydacz ha considerado que es una situación común aquellas "personas que ha visto obligadas a abandonar Bielorrusia por las diferentes motivaciones. Tenemos miles de ellos en Polonia, y las instituciones estatales polacas están haciendo todo lo posible para mantenerlos a salvo".

"Solo puedo asegurar que la señora Tsimanouskaya está y estará en un lugar seguro, libre de cualquier tipo de peligro", ha recalcado Przydacz en declaraciones a la cadena de televisión polaca TVN.

Przydacz ha explicado que la decisión de volar desde Viena hasta Varsovia fue tomada de manera conjunta entre el Gobierno polaco y la atleta bielorrusa. "Estamos contentos de que finalmente resultó ser una buena decisión", ha dicho.

Con respecto a la ahora más frecuente llegada de ciudadanos bielorrusos a Polonia, entre ellos periodistas y representantes de la oposición, Przydacz reconoce que se trata de "un desafío para el Estado polaco", pero considera necesario brindar ayuda a esas personas y garantizar su seguridad".

El lunes, las autoridades polacas confirmaron que Varsovia había concedido un visado a Tsimanouskaya, tras elegir Polonia como "refugio". Dos días después le fue entregado otro a su marido, Arseni Zdanevich. El miércoles, la atleta puso rumbo a Viena desde Japón, donde manifestó ante la prensa que "ama su país" pero que "se han cometido errores" por parte de los miembros del Comité Olímpico de Bielorrusia.

Tras hacer escala en Viena, donde se reunió con el secretario de Estado austriaco, Magnus Brunner, aterrizó finalmente en el aeropuerto Chopin de Varsovia.

"NO VUELVAS"

Por otro lado, Tsimanouskaya se ha vuelto a referir este jueves a los hechos por los que acudió a las autoridades japonesas para impedir que la llevarán de vuelta a Bielorrusia.

La atleta ha revelado a BBC que cuando la trasladaban al aeropuerto de Tokio para volver a su país, su abuela la llamó y le advirtió de que no podía regresar. "No vuelvas", apostilló, según ha relatado la joven.

"Esa fue la razón por la que fui a la Policía", ha dicho, explicando así lo sucedido de forma previa a que acudiese a los agentes que se encontraban en el aeropuerto de Tokio, a quien mostró una petición de ayuda traducida en su teléfono, tras lo que recibió protección por su parte y fue después trasladada a la Embajada polaca en Japón.

Asimismo, Tsimanouskaya ha contado que antes de pedir auxilio a dos entrenadores de su comité entraron en su habitación de la villa olímpica y le dijeron que hiciera las maletas de inmediato para volver a Bielorrusia, así como le pidieron que manifestase que estaba "lesionada".

El Comité Olímpico de Bielorrusia anunció el pasado 1 de agosto que Tsimanouskaya se retiraba de los Juegos de Tokio "debido a su estado psicológico". La noticia llegó después de que la velocista, que tenía previsto participar en las pruebas de 100 y 200 metros lisos, criticara a los responsables de la selección bielorrusa y al propio comité, liderado por Viktor Lukashenko, hijo del presidente, Alexander Lukashenko.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana