Sin PCR y apelotonados en camarotes: así trabajan los camioneros en Baleares

Leonela Paucar | 13/02/2021

Imagen de archivo del Puerto de Palma.

El gremio de camioneros y transportistas, un sector clasificado como esencial durante el pasado confinamiento, se siente discriminado. Hoy, no cuentan con derechos que sí tienen el resto de ciudadanos, según ellos mismos explican.

Así se siente Antonio, un camionero de profesión que viaja por lo menos dos veces a la semana en barco desde Baleares a la Península. Durante el confinamiento domiciliario de 2020, su trabajo fue esencial, pero ahora tanto él como sus compañeros se sienten marginados.

Desde diciembre del año pasado, para entrar a las Islas es obligatorio que los pasajeros se realicen una PCR o una prueba de antígenos. Normalmente se hace en clínicas autorizadas por el Govern balear en la ciudad de origen, o, en todo caso, en el propio puerto. También existe la opción de hacerlo en la ciudad de destino, guardando cuarentena hasta que se reciba el resultado.

Todos estos test son financiados por el Govern, es decir, son gratuitos para los pasajeros. Sin embargo, de estas pruebas, quedan exentos los transportistas, así como la tripulación de barcos y aviones y los deportistas federados.

Durante el confinamiento del pasado marzo, el gremio de camioneros fue esencial para garantizar el abastecimiento de los comercios. A pesar de no contar con lugar de aseo, área de descanso y de comida, en ningún momento de la crisis sanitaria han detenido su actividad.

VICTORIA, 22 AÑOS: "SI SE QUEJAN RECIBEN PENALIZACIONES"

Victoria tiene 22 años y es hija de un camionero. Ella se siente indignada con la situación que vive su padre. A pesar de que viaja constantemente, "nunca se han tomado medidas de protección para su gremio", según afirma.

Victoria ha decidido dar voz a muchos transportistas que no quieren hablar por miedo a perder su trabajo, en un momento en el que éste escasea: "Yo he decidido hablar en nombre de estos trabajadores, ya que todos tienen miedo. Han visto a compañeros inhabilitados hasta por un año, sobre todo en este momento no pueden permitírselo".

Su padre ha llegado a dormir con tres desconocidos, en un camarote completamente lleno, en el que se comparte baño. "Una mampara en el camarote protege de poco", lamenta Victoria.

ANTONIO, 43 AÑOS: "LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD TENEMOS QUE TOMARLAS NOSOTROS"

Antonio, un hombre de 43 años, lleva mucho tiempo en esta profesión. Antes de cualquier otra cosa, pide que no se revele su nombre. Como muchos de sus compañeros, prefiere hablar desde el anonimato por miedo a represalias de la compañía de transporte marítimo.

El transportista relata que las medidas las toman los camioneros y no la compañía de transportes: "Nosotros intentamos ir entre conocidos en los camarotes, la empresa no hace nada para protegernos, ni separarnos. Las medidas de seguridad las tenemos que tomar nosotros. Nunca ha habido ningún contagiado, porque ni yo ni ninguno de mis compañeros se ha hecho PCR en todo el tiempo que llevamos de pandemia".

Antonio recalca que tanto las cafeterías como el comedor de los barcos están abiertas, sin ningún tipo de restricción, teniendo en cuenta que en Baleares este tipo de negocios permanecen cerrados desde hace casi un mes. Además, subraya que en estos establecimientos los transportistas conviven de manera directa con el resto de pasajeros, que a diferencia de ellos, sí se han realizado una prueba diagnóstica.

ESCASAS MEDIDAS DE SEGURIDAD

Actualmente a ninguno de los trabajadores se les realiza PCR, ni prueba de antígenos, ya que ellos forman parte de una de las excepciones decretadas por el Govern balear. Pero esto no es lo que más indigna a este grupo de trabajadores. Según explican, las empresas de transporte marítimo les obligan a dormir juntos, y la mayoría de veces llegan a completar el aforo de los camarotes.

Según muchos de ellos, no hay ningún tipo de medida, no se les toma la temperatura, en muy pocos casos hay mamparas protectoras, y cuando las hay, son de medio metro. Comparten baño con desconocidos, a los que tampoco se les realiza una prueba diagnóstica. Comparten comedor y cafetería con el resto de pasajeros, sin ningún tipo de medida de seguridad.

MIEDO A PERDER SU TRABAJO

Muchos de los camioneros se niegan a hablar o dar declaraciones, ya que según ellos, si la compañía de transporte los identifica, son sancionados. Ellos mismos cuentan que se les limitan los viajes alegando falta de aforo, por lo que su empresa se ve obligada a inhabilitarlos temporalmente, hasta que se les permita volver a viajar.

Esta situación provoca pánico entre los trabajadores, que preguntados por este diario, se niegan a declarar por miedo a perder su trabajo. Por este motivo, los nombres de este reportaje son ficticios.

Una de las empresas de transporte marítimo más importantes de las Islas, preguntada por Crónica Balear, se ha limitado a enumerar las medidas de seguridad, pero ha evitado responder a las acusaciones más polémicas.

La compañía no acepta la queja de los transportistas. Admite que la distribución de los camioneros se hace conforme al aforo del que disponen y que depende de la demanda de cada barco y trayecto. No se les asigna un número de camarotes fijo para evitar que estos se apelotonen en sus cabinas, ya que son personas que viajan de manera muy regular.

Los camioneros, hartos de la situación, no se atreven a alzar la voz. Esto se repite semana tras semana y viaje tras viaje, como lamentan varios trabajadores de este importante sector.

Sentimiento general

5
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • Raul - Julio 27, 2021 a las 18:17
    Cierto todo lo que cuenta y corta se queda,yo mismo sancionado por Balearia un año sin poder embarcar en ninguna de sus rutas y por quejarme en una red social sobre el tema de las mamparas de broma y de ir 4 choferes en un mismo camarote durante los meses mas duros de la Pandemia ya que fui despedido junto a otros tantos en el mes de Mayo de 2020.Responder 0
  • Martin AMENGUAL - Febrero 14, 2021 a las 15:10
    Escribo como afectado e infectado del Covid-19,en el Barco,normalmente voy en barco como mínimo 4 veces por semana ,nuestro trabajo es esencial nos dicen, pero los conductores no lo somos solo quieren que llegue la mercancía.El día que los conductores nos neguemos a subir al barco y dejar las islas desabastecidas luego se nos escuchara,estamos artos de las mentiras de Balearia y Transmediterranea-Armas,los protocolos del covid en el barco son los mismos que antes de la pandemia la única diferencia es que el personal lleva mascarilla y hay gel en los pasillos,pero de desinfectar nada, limpian como siempre,tu llegas a tu camarote que alguien a ocupado 3 horas antes y solo lo han "limpiado" como antes de la pandemia.El bufet del restaurante se sirve como antes de la pandemia y cuando termina el servicio un camarero pasa la bayeta por las mesas solo con la bayeta sin un cubo para enjuagarla cada vez y a veces tienen un spray.No es culpa del personal si no que las operadoras tienen un presupuesto y solo buscan su maximo beneficio a costa de la salud del camionero y pasaje.Al respeto de compartir camarote yo a veces he insistido en ir solo y te dicen que van los camarotes llenos,mentira, si el chofer paga 35€ de su bolsillo si que tienen camarote para uno solo( esto en trasmediterranea-armas),y en balearia yo no viajo pero los compañeros afirman que van de 4 en un mismo camarote.
    Es hora que fomento que tiene las competencias tome cartas en estas tropelías que hacen las navieras , los conductores estamos desprotegidos pero eso si que no pare el transporte. Un saludo a todos los profesionales del volante suerte y tener cuidado que el bicho no perdona,nosotros siempre decimos que los chofers estamos inmunizados pero NO.ߒʰߒResponder 5
  • Julio - Febrero 13, 2021 a las 23:45
    Crónica balear, queréis mas información, yo mismo lo he vivido como pasajero con discapacidad, un bebe mi mujer,i madre y dos perros (con camarote pagado), y no tener disponible el camarote adaptado, ya que lo tenia asignado una trabajadora del buque (una jefa) y al quejarme, empiezan a llamar por los altavoces y vacian 2 camarotes, esas personas tuvieron que ir con desconocidos, y alguno se quedo durmiendo en el bar....

    Me parece muy triste, que conductores que se trasladan a diario en un barco y detrás de un volante durante horas, no puedan descansar debidamente.

    Una vergüenza por la naviera Bale***.

    Ojala les metan inspecciones.

    Vaya poca vergüenzaResponder 6
  • Bernardo - Febrero 13, 2021 a las 19:43
    Estoy totalmente de acuerdo con esta gente,Nos han mantenido con sus productos,bien igual que las cajeras de los supermercados.Responder 4
  • Marga - Febrero 13, 2021 a las 18:24
    Mi marido es transportista y no se imaginan lo que me cuenta. Animo a todos los camionerosResponder 11
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana