Salud mental en los adolescentes: la "comunicación fluida", clave para prevenir problemas

EP | 28/06/2021

La docente del Máster Universitario en Psicología General Sanitaria de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), Lilia Hernández del Castillo, ha destacado la importancia de una "comunicación fluida" con los adolescentes para prevenir problemas de salud mental.

Un estudio del Hospital Clínic de Barcelona, publicado en la revista Nature, revela que el origen de la mayoría de los problemas mentales está en los primeros 25 años de vida, fundamentalmente a la edad de catorce años.

En una entrevista, Hernández del Castillo ha explicado que esto es así porque la adolescencia es una "etapa de cambio y un periodo crítico de la vida y, como tal, está lleno de inseguridades, de cambios en la forma de pensar".

Es el momento del paso de la infancia a la edad adulta y una etapa "sensible" para los problemas relacionados con la salud mental y el desarrollo de las emociones y la conducta.

Hernández del Castillo ha destacado la importancia de que, tanto padres como profesores, tengan una comunicación "fluida y constante" con los adolescentes, y que "pasen tiempo con ellos".

"Hay que hacer un trabajo previo que lleve a una relación adecuada con los hijos, que lleve a la confianza en la comunicación con los padres y en la seguridad de que están allí", ha manifestado.

En cuanto a la detección de posibles problemas, ha indicado cómo cualquier "cambio brusco" en el comportamiento dará una pista de que algo le está pasando al joven.

Puede ser una bajada repentina en el rendimiento académico, estar más irritable, con brotes de ira, preocupación constante, dolores de cabeza o de estómago, estar retraído, tener dificultades para dormir o cambios en los patrones alimentarios, así como el consumo de drogas o alcohol.

"Señales de alarma claves que sería bueno que tanto los profesores como los padres conozcan porque la prevención en salud mental es clave para evitar que pueda derivar en algo mas clave, en un trastorno", ha indicado.

En cuanto a las pautas para tener una buena salud mental ha señalado vivir en entornos estables, sin violencia, en un ambiente seguro con relaciones estables y adecuadas y, también, tener tiempo para descansar, dormir lo suficiente, y hacer ejercicio.

Depresión y ansiedad son los problemas más frecuentes que están detectando los profesionales en estos tiempos de pandemia en la adolescencia.

Pero, además, se están encontrado con trastornos del comportamiento: trastorno oposicional desafiante y trastorno de déficit de atención o hiperactividad y, en menor medida, trastornos de alimentación.

En este caso, la COVID y el confinamiento han sido "desencadenantes" de estos trastornos, dado que han funcionado como un factor de riesgo ambiental. "A más factores de riesgo, mayor posibilidad", ha señalado.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana