Sale a licitación el primer centro de acogida de menores con problemas de adicción en Baleares

Redacción | 19/05/2021

El Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) ha iniciado los trámites para licitar el servicio de acogida residencial de acción educativa especial destinado a personas menores de edad con problemas de adicción que se encuentren en situación de desprotección y que requieren una atención integral que su entorno no puede ofrecer.

El nuevo centro dispondrá de 12 plazas para niños y adolescentes con medida de guarda o tutela que hacen consumos problemáticos o que presentan problemas de adicción a drogas y, también, dará apoyo a sus familias. Serán atendidos por una treintena de profesionales, entre psicólogos, médicos, educadores sociales y auxiliares educativos, entre otros perfiles, que recibirán una formación específica continua.

La puesta en marcha del servicio responde a la necesidad de promover la especialización en la atención de los centros para incidir en problemáticas concretas y que se empezó a materializar en octubre de 2020 con la entrada en funcionamiento del centro para víctimas de explotación sexual infantil y que tendrá continuidad en los próximos meses con la apertura de otro centro para jóvenes con medida de protección que presenten problemas de conducta.

En este caso, el objetivo del IMAS es prevenir y detectar el uso problemático y/o la adicción a drogas; proporcionar atención especializada para que los niños y adolescentes abandonen su conducta adictiva y los hábitos poco saludables en relación con las drogas, y que las familias puedan reforzar sus capacidades en la tarea educativa, contando con apoyo emocional durante todo el proceso, dando respuesta a la necesidad de una detección precoz y de una intervención temprana.

Esta semana se ha abierto el proceso de licitación y las entidades tienen hasta mediados de junio para presentar sus propuestas con la intención de que el servicio residencial terapéutico pueda empezar a funcionar este verano.

La licitación prevé los gastos en compras de bienes y servicios necesarios, tanto para el funcionamiento normal de un centro residencial, como las requeridas para garantizar el bienestar integral de las personas usuarias (alimentación, higiene personal, alojamiento, vestimenta y calzados básicos, atención sanitaria -ya sea con el sistema público o privado de salud-, educación y actividades extraescolares -ocio y tiempo libre, campamentos y deportes-), así como las de apoyo emocional ante las carencias de los niños.

En cuanto a los gastos de funcionamiento de un centro residencial se han considerado los gastos de alquiler, de mantenimiento de instalaciones, suministros de electricidad, agua, comunicaciones, así como otros gastos necesarios para el desarrollo correcto de la actividad/servicio. 

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana