Quince aves protegidas de Baleares han resultado este año afectadas por disparos

Redacción | 02/10/2021

Radiografía de un halcón peregrino afectación por disparos

El Servicio de protección de especies de la Conselleria de Medio Ambiente y Territorio lleva contabilizados, este año, 15 ingresos de aves protegidas, la inmensa mayoría rapaces, en el centro de recuperación de fauna del Consorci de Recuperació de Fauna de les Illes Balears (COFIB) afectadas por disparos de perdigones.

De estos, una tercera parte, cinco, han ingresado a partir del 15 de agosto, cuando comenzaba la media veda, periodo en el que se pueden cazar con escopeta la codorniz, la tórtola turca, la paloma torcaz, la paloma salvaje, el conejo y la liebre.

Por especies, el número de aves afectadas ha sido el siguiente: 5 halcones peregrinos (falco peregrinus) , 5 rayas (milvus milvus) , 1 cernícalo (falco tinnunculus), 1 águila calzada (aquila pennata) y 1 ratonero (buteo buteo) .

Los datos se dan a conocer en colaboración con SEO / BirdLife coincidiendo con el Día de las Aves para incidir en la sensibilización hacia esta problemática. Y es que, en muchos casos, los animales tiroteados tienen muy mal pronóstico, muriendo a causa de las heridas provocadas por los tiros que no pueden superar o, si se salvan, quedan normalmente irrecuperables, habiéndoles de amputar alas o patas, perdiendo un ojo, etc.

Cabe tener en cuenta que el número de animales que llega a los centros de recuperación se calcula que es un 5% de los ejemplares que se han tiroteado en el campo, que morirán sin ser encontrados. Las nuevas tecnologías y los dispositivos GPS de seguimiento vía satélite facilitan en algunos casos el hallazgo de las aves tiroteadas.

La Conselleria de Medio Ambiente y Territorio, a través del Servicio de Agentes de Medio Ambiente, ha iniciado protocolos conjuntos con el Consell de Mallorca y sus Agentes de Medio Ambiente de Caza para afrontar esta situación. Estos protocolos (que incluyen la inspección minuciosa de los cotos donde se han encontrado los ejemplares tiroteados y la investigación de los posibles infractores) están enmarcados en los objetivos del Plan Terrasse de Recuperación, Conservación y Seguimiento de los Rapaces diurnas de Baleares, de eliminación de los dispares intencionados a los rapaces.

La muerte de una especie protegida es una infracción tipificada como grave en la Ley Balear de Caza, lo que implica no sólo una sanción pecuniaria sino también la pérdida de licencia de caza, inhabilitación para obtenerla durante años y puede dar lugar incluso a responsabilidades penales cuando la afección recae sobre especies catalogadas como Vulnerables o en Peligro de Extinción.

Sentimiento general

1
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • Pep - Octubre 03, 2021 a las 14:47
    Pues que se prohiba la caza directamente, es una barbaridad hacer eso, y la gente que se divierte con eso debería repensar. Una cosa es comer para alimentarse y otra matar para divertirse.Responder 0
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana