Podemos aguanta en Cataluña al retener sus ocho escaños tras el fracaso en Galicia y País Vasco

Redacción | 15/02/2021

Podemos, mediante la candidatura liderada por Jéssica Albiach (En Comú Podem) retiene sus ocho escaños en el Parlamento catalán con el 99,43% del voto escrutado en la jornada electoral del 14F y, de esta forma, recupera sensaciones con respecto a la debacle que supusieron para esta formación política los comicios vascos y gallegos en los que sufrieron un importante correctivo electoral.

Sin embargo, la formación no ha logrado mejorar sus resultados, objetivo al que aspiraban, y ha visto como la irrupción de Vox le ha superado en representación en Cataluña. La presencia de Podemos en el Gobierno de la nación no ha supuesto una mejora electoral para los comunes, al contrario del PSC que ha conseguido rentabilizar la candidatura del exministro Salvador Illa.

Los 'comunes' han logrado sortear los peores sondeos que pronosticaban un hundimiento en estos comicios y pierden, con el porcentaje de voto escrutado, aproximadamente 0,6 puntos porcentuales al situarse con el 6,86% del sufragio escrutado. La circunscripción de Barcelona continúa siendo su gran bastión en la región al concentrar siete de sus ocho diputados.

Albiach ha retenido sus representantes en el Parlament para los comunes, aunque ha perdido 132.959 votos con relación a 2017 (al pasar de los 326.360 sufragios de las ultimas elecciones a los 193.401 apoyos electorales este domingo).

De esta forma, En Comú Podem no ha llegado a las expectativas que le otorgaba el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que le llegó a otorgar una horquilla ascendente de hasta 9-12 escaños (con una estimación del 9,7% de los votos).

Tampoco ha conseguido alcanzar los niveles de 2015. En aquella ocasión, la candidatura Catalunya Sí que es Pot, formada entonces por Podemos, ICV y EUiA, logró 11 diputados, concurriendo además sin el apoyo de los 'comunes' de Ada Colau, y con un candidato Lluís Rabel, un activista vecinal. También sigue lejos de los niveles alcanzados en 2012 por Iniciativa Per Catalunya Verds-EUiA, espacio político al que sustituyó Podemos, y que alcanzó 13.

De hecho, el espacio que representa En Comú Podem y que antes capitalizaba la coalición ICV-EUiA, no bajaba de los 9 escaños y el 7,28% de los votos entre 2003 a 2017, cuando ya descendió a los actuales ocho escaños.

Los ocho diputados conseguidos este domingo quedan también muy lejos de los 25 que logró en 1980 el Partido Socialista Unificado de Catalunya (PSUC), la formación de la que emanan las fuerzas que hoy conforman En Comú Podem y en la que Albiach se ha referenciado en varias ocasiones.

Por otro lado y pese a no ser comparables, Podemos alcanzó 549.173 votos en las últimas elecciones generales y en pleno auge de los de Iglesias ganó en Cataluña los comicios estatales en 2016 y 2015, rozando en ese ejercicio casi el millón de votos.

SATISFACCIÓN POR EL RESULTADO

Pero las elecciones catalanas han servicio a Podemos para recobrar pulso en los comicios frente al fracaso de los comicios autonómicos vascos y gallegos de julio, que fue uno de sus peores batacazos de su historia al perder gran parte de su electoral en estos territorios. Ello se tradujo en quedarse fuera del Parlamento gallego, donde eran segunda fuerza, y rebajando a la mitad su presencia en la cámara vasca, con 6 escaños. Además, fue las primeras elecciones tras la entrada de Unidas Podemos a la Moncloa, lo que no impidió ese descalabro.

Los resultados han sido recibidos con satisfacción en el partido, al mantener su peso electoral pese a la caída de la participación y ante un escenario político muy complicado para los morados. De esta forma, ha impedido que ERC y PSC, adversarios por la izquierda, le arrebaten escaños. Varios diputados y cargos de Podemos e IU han aprovechado las redes sociales para felicitar la "gran campaña de Albiach.

PUNTOS CENTRALES DE LA CAMPAÑA

Los comunes han abanderado su papel para propiciar un Govern de izquierdas frente al "bloqueo" de los ejecutivos conformados por ERC y Junts. De esta forma, han apelado a ERC y PSC a dejar sus vetos cruzados y sacar a Junts de la ecuación de la gobernabilidad en Cataluña.

Su mensaje ha pivotado en el refuerzo de los servicios públicos, sobre todo en lo concerniente a la sanidad pública, y en su apuesta por el diálogo para superar el conflicto político en Cataluña, frente a la deriva judicial que supuso la causa contra el 'procés'.

En esta línea, la formación morada ha ensalzado las políticas desplegadas por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, como principal valor de gestión, su influencia desplegar el escudo social contra el Covid-19 y su función para presionar al PSOE a cumplir las medidas del acuerdo de coalición.

En este punto, no han eludido confrontar contra el candidato del PSC, Salvador Illa, al que han definido como candidato de los "poderes mediáticos" que nunca podría garantizar en solitario políticas de izquierda.

Pero también ha marcado el final de campaña por las declaraciones del vicepresidente segundo y líder de Podemos cuestionando la calidad democrática de España, que fueron rebatidas por varios ministros del PSOE, su socio de coalición, el PSC.

Iglesias ha reivindicado en la última semana varios ejemplos de situaciones que impiden hablar de plena democracia en el país, citando por ejemplo la marcha del país del rey emérito, Juan Carlos I, el ingreso en prisión del rapero Pablo Hasel, el bloqueo de la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), la presunta financiación ilegal del PP y el denominado 'caso Bárcenas' y la propia situación de Cataluña, entre otras.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana