Penalva niega haber presionado a testigos para que acusaran a varios policías de proteger a Cursach

Esther Ballesteros | 14/04/2021

Nueva jornada de declaraciones en el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) en torno a las presuntas irregularidades cometidas durante la instrucción del caso Cursach, en cuyo epicentro se sitúan el juez y el fiscal que investigaron al empresario mallorquín a lo largo de tres años: Manuel Penalva y Miguel Ángel Subirán. En esta ocasión, han sido el magistrado y un ex testigo protegido -ahora encausado- los citados para esclarecer si los antiguos investigadores del caso Cursach aleccionaron a este testimonio con el objetivo de reforzar sus tesis en torno a una presunta trama policial dirigida a favorecer al grupo Cursach a cambio de dinero, drogas y sexo.

Se trata de un trilero a quien, supuestamente, habrían utilizado Penalva y Subirán para incriminar falsamente, a cambio de beneficios procesales, a varios policías locales de Palma -a quienes en realidad no conocía- en un supuesto entramado mafioso urdido con el objetivo de proteger los intereses del empresario del ocio Bartolomé Cursach.

El investigado llegaba antes de las nueve de la mañana en un furgón policial procedente de la prisión de Palma. Una vez ante el magistrado que dirige la causa, Carlos Gómez, el trilero -quien en el caso Cursach ostentaba la condición de testigo protegido 26- se ha negado a declarar.

Tras él ha sido el turno de Penalva, quien, a lo largo de una hora y cuarto, ha defendido nuevamente la instrucción que llevó a cabo, asegurando que en ningún momento guiaron las declaraciones de testigos protegidos. En el caso del trilero, el juez ha asegurado que éste entró voluntariamente en el caso Cursach y que nunca se le instó a declarar en contra de los policías locales investigados a cambio de obtener beneficios en los procedimientos judiciales en los que el testigo se encontraba encausado.

Respecto a las fotografías que los antiguos investigadores habrían mostrado al testigo en sus distintas comparecencias a fin de que reconociese a los agentes que aparecían en ellas para poder incriminarlos, Penalva ha manifestado que si se le exhibían las imágenes era porque ya anteriormente el testigo había inculpado a esos policías.

Sin embargo, en el auto con el que el TSJIB ordenó las citaciones, los magistrados resaltaban, entre otros hechos, cómo el testigo 26 fue introduciendo nuevos hechos a lo largo de sus distintas comparecencias, sin que nunca antes hubiera hecho mención alguna a los mismos. Una circunstancia que, a juicio de la Sala, "facilita la sospecha de que no conocía estos datos, sino que le fueron sugeridos, o transmitidos, para posibilitar su declaración, reforzando así el bagaje incriminatorio".

La resolución judicial hacía referencia, además, a los mensajes que durante esos días Penalva, el ex fiscal Miguel Ángel Subirán y los policías nacionales que colaboraban con ellos se enviaron en el chat de Whatsapp que mantenían abierto en paralelo a la instrucción del caso Cursach: "Chicos, que repasen las declaraciones y vean las fotos”; “El trilero que diga que a la mayoría los conoce del trile del Arenal"; “La mayoría los conoce sin necesidad de ver las fotos pero otras se las enseñamos nosotros", puede leerse en algunas de las conversaciones.

Durante su comparecencia, Penalva ha apuntado a la solidez de las pruebas con las que contaban y a las evidencias que se desprendían de ellas en torno a una supuesta organización criminal dirigida a proteger las actividades de Cursach. El investigado ha respondido únicamente a preguntas de Anticorrupción -cuyo interrogatorio lo ha liderado en esta ocasión el fiscal Fernando Bermejo- y de su propio abogado. Tras anunciar a quiénes iba a contestar, ha asegurado estar dispuesto a declarar todo lo que se considerase necesario aunque ello le llevase seis horas.

Cabe recordar que Gómez emplazó a declarar a todos ellos después de que la Sala de lo Civil y Penal del TSJIB ordenase citarles a fin de aclarar si el testigo 26 fue inducido a declarar "sobre extremos desconocidos para él" o si "simplemente buscaba engañar con mentiras a los investigadores para beneficiarse de algún modo en la causa sobre el trile en la que era investigado".

"Lo que se tratará de esclarecer ahora es si la actuación del testigo 26 simplemente buscaba engañar con mentiras a los investigadores para beneficiarse de algún modo en la causa sobre el trile en la que era investigado o si, en sentido distinto, pudo haber sido inducido o guiado para declarar sobre extremos desconocidos para él", precisaban los magistrados.

Cabe recordar que el trilero fue denunciado en 2017 en el marco de una macro operación impulsada en s'Arenal contra esta actividad ilícita, y fue posteriormente reconvertido en testigo protegido en el caso Cursach. Tal fue su papel en la causa que, entre los beneficios que obtuvo, vio retirada la orden que se le impuso de abandonar Mallorca apenas unas horas después de inculpar mendazmente a diversos policías locales de Palma. El testigo 26 acabó erigiéndose en uno de los hombres clave sobre cuyas acusaciones se sustentó buena parte de las investigaciones.

En un informe, la Policía Nacional recoge los pormenores de los episodios protagonizados en la causa por este testigo y relata cómo, desde el momento en el que el testigo irrumpió en el caso Cursach, iría "denunciando a los policías que el grupo organizado ahora investigado [en alusión a Penalva, Subirán y los policías que trabajaban mano a mano con ellos] le habría indicado de forma repetida que reconociese y cómo, en el momento necesario, será llamado nuevamente para que apoye, con un giro de 180 grados respecto a sus declaraciones previas, la versión de otro testigo protegido, el 29, y de los propios miembros del grupo organizado".

El informe destaca, en este sentido, cómo, con la declaración del trilero, los antiguos investigadores querían reforzar "de urgencia" las afirmaciones que hasta ese momento había efectuado el testigo 29: que policías locales accedían a zonas de Tito's reservadas donde consumían sustancias estupefacientes y prostitución, "siendo los directivos de Tito's los responsables de suministrárselas. Todo ello a cambio de favores al Grupo Cursach". Tras varias declaraciones del testigo 26, el director de Tito's, Jaime Lladó, del exjefe de camareros de la discoteca, Arturo Segade, y de otro extrabajador del local acabaron detenidos por pertenencia a grupo criminal, delitos contra la salud pública y contra los derechos de los trabajadores, favorecimiento de la prostitución y agresión sexual.

Los inspectores de la Policía Nacional aluden en su atestado al papel desplegado en este episodio por Subirán: "estaría desesperado por localizar al testigo 26 y que éste, con su declaración, avalara al testigo 29 y, de paso, al propio fiscal y a la instrucción, que iba a quedar nuevamente en entredicho ante unas detenciones avaladas únicamente por el testigo 29". "El fiscal, visto que no tienen otra declaración para apoyar las tres detenciones, se pone fuera de sí para conseguir localizarlo", incide.

La decisión del TSJIB supuso un duro revés a la decisión de Gómez de exculpar a Penalva y a Subirán de las presuntas coacciones a las que habrían sometido a varios testigos protegidos durante la instrucción del caso Cursach. La Sala revocó, por consiguiente, el auto con el que el pasado 1 de diciembre el magistrado puso fin a las investigaciones abiertas en torno a esas supuestas irregularidades, tumbó las acusaciones más graves que pesaban sobre los dos juristas y los dejó a las puertas del banquillo únicamente por revelación de secretos -por presuntamente filtrar información del caso Cursach cuando éste se encontraba bajo secreto de sumario- y omisión del deber de perseguir delitos.

Este miércoles también estaba prevista la citación de Subirán, si bien finalmente ha sido suspendida después de que un informe forense por él solicitado determinase que el exfiscal no se halla en situación de poder declarar debido a su situación médica. Sí está previsto que mañana comparezcan dos de los miembros del grupo de Blanqueo que colaboraban con Penalva y Subirán al frente del caso Cursach y el viernes, los otros dos integrantes del mismo grupo, todos ellos como investigados.

Sentimiento general

1
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • Agradecido - Abril 15, 2021 a las 09:22
    Les agradezco la cobertura y toda la claridad que aportan sobre éste aterrador caso. Me resultan el medio mas objetivo y sólido de los pocos que atienden el tema. Por favor sigan informando al mismo nivel, muchas graciasResponder 0
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana