"No me da la gana bajar la música": cuatro multas para el responsable de una fiesta ilegal en Palma

Irene R Aguado | 28/06/2021

Imagen de archivo

La Policía Local de Palma ha levantado cuatro denuncias contra el problemático responsable de una fiesta ilegal el pasado jueves por la noche en el barrio de Son Forteza.

Los vecinos requirieron a la Policía Local alrededor de las 23:10 horas de la noche por el alto volumen de la música de uno de los moradores de la finca, en la calle Joaquim Sorolla.

Los agentes acudieron hasta el lugar indicado y subieron al quinto piso, donde se estaba produciendo una supuesta fiesta ilegal. El implicado, un hombre de 45 años, abrió la puerta, pero no autorizó a los agentes a que entraran al interior de su domicilio.

"NO ME DA LA GANA": SOLICITA UNA MEDICIÓN ACÚSTICA EN SU DOMICILIO

Cuando los policías le pidieron que bajara el volumen de la música, el responsable respondió de manera desafiante: "No me da la gana". Según explicó, estaba en su casa y no tenía por qué hacerlo. Después, pidió que vinieran a hacerle una medición acústica para justificar la actuación policial.

Los agentes le explicaron que la medición no era necesaria, ya que bastaba con la mera audición de los policías o con su percepción del volumen. A esto, el implicado respondió que no bajaría la música sin técnicos que realizaran un informe de medición sonora en su domicilio.

Visto el panorama, los agentes de la Policía Local procedieron a levantar una primera sanción contra el hombre por molestar al vecindario con el ruido de la música.

Después, se volvió a repetir la operación: los agentes volvieron a pedirle una vez más que bajara el volumen y él se negó, lo que resultó en una segunda infracción por desobediencia leve a los agentes de la autoridad.

EL DENUNCIADO, A LOS POLICÍAS: "PUTOS MARICONES"

Según fuentes de la Policía Local de Palma, una vez que los agentes abandonaron el domicilio, el hombre decidió subir todavía más el volumen de la música. Después, se asomó al balcón y empezó a gritar a los agentes: "¡Putos maricones!".

Cerca de 30 vecinos, alarmados por el escándalo de los gritos y el volumen de los altavoces, contemplaban la escena. Los policías levantaron entonces una tercera multa contra el hombre por menospreciar a los agentes.

Por si fuera poco, el hombre volvió a cebarse con uno de los vecinos de la finca mientras se entrevistaba con los policías. Desde su balcón, el implicado gritó en repetidas ocasiones "maricón de mierda", dirigiéndose a su vecino, mientras éste hablaba con los policías y daba su testimonio de lo ocurrido.

Así, la cuarta y última denuncia fue por el comportamiento incívico del hombre hacia el vecindario al insultar e increpar a sus vecinos.

En total, cuatro denuncias la misma noche: un comportamiento que salió caro al responsable de la presunta fiesta ilegal, que pasó de no querer bajar la música a insultar a policías y vecinos de su finca.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana