Moussa Sarr, el hombre que salvó a una mujer de morir ahogada en Cala Millor

Irene R Aguado | 21/04/2021

Cuando Moussa Sarr vio a una mujer ahogándose en el mar, no lo dudó ni un segundo. Se quitó la ropa, se tiró al agua y nadó hasta ella. Cuando la tuvo a su alcance, la arrastró hasta la orilla y la dejó tendida en la arena. Después, se aseguró de que los demás testigos auxiliarían a la mujer, se volvió a vestir y se fue a trabajar. 

Bien podría ser la sinopsis de un heroico relato sobre Moussa, pero él no le dio más importancia. Cuando llegó a su trabajo, pidió disculpas a su encargado por llegar diez minutos tarde. Y después, siguió con su rutina.

El pasado lunes por la mañana, Moussa salvó la vida de una mujer de 70 años a punto de ahogarse en la playa de Cala Millor. Alrededor de las 7:40 horas, cuando se dirigía a su trabajo en una obra, vio en la orilla del mar a un tumulto de personas gritando y pidiendo ayuda. Cuando se acercó para ver qué ocurría, Moussa distinguió, a lo lejos, a una mujer flotando en el agua.

Mientras se quitaba la ropa a toda prisa, por la cabeza de Moussa pasaron pensamientos que ahora confiesa con culpabilidad: "¿Cómo lo voy a hacer? Da igual, tengo que ayudarla, si no se va a morir". Pese a estar flotando inerte, estaba claro que la mujer seguía viva: mientras nadaba hacia ella, Moussa escuchaba cómo trataba de hablar y decir algo en voz alta.

Sin embargo, no sabe qué quería decirle. Según recuerda Moussa, parecía emitir sonidos indescifrables. La agarró de los brazos y estiró hacia él mientras seguía nadando de regreso a la orilla. Poco después llegaron los equipos de emergencia, que auxiliaron a la mujer y se entrevistaron con los testigos en el lugar para saber qué había ocurrido.

Se desconoce qué llevó a la mujer de 70 años al agua, aunque cabe destacar que estaba vestida, ataviada con un pañuelo y un gorro, e incluso tenía los zapatos puestos. Afortunadamente, sobrevivió al episodio, por lo que una vez se recupere, podrá relatar a los equipos de emergencia y a la Guardia Civil, que se encarga de investigar el suceso, lo que ocurrió. Una ambulancia la atendió en el lugar y la trasladó a un centro hospitalario con síntomas de ahogamiento e hipotermia.

Por su parte, Moussa explicó lo que había pasado, dio sus datos y su número de teléfono. Tiene 39 años, es de origen senegalés y hace unos 13 años que llegó en patera a España. Pese a que habitualmente vive en Zaragoza, se ha desplazado unas semanas a Mallorca por trabajo. Se dedica al montaje de andamios en la obra; un trabajo que le ha permitido pasar por ciudades como Tenerife o Granada. Sin embargo, ningún sitio como Cala Millor, donde ha protagonizado un acontecimiento que muchos no olvidarán nunca.

Sentimiento general

7
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • Alex - Abril 22, 2021 a las 08:51
    A ver, dónde están todos los racistas y xenofobos que quieren a todos estos fuera de mallorca? Siempre generalizando...Responder 0
      Uff - Abril 22, 2021 a las 16:16
    Los españoles, mayoritariamente, no somos racistas; cualquiera que venga a ganarse la vida honradamente, a contribuir y a mejorar su vida con respeto es bienvenido; evidentemente tiene que ser una inmigración reglada y ordenada. Lo que no queremos son delincuentes, porque de esos ya tenemos los nuestros, que los tenemos que aguantar. Aparte de eso, enhorabuena Moussa, eres una gran persona.Responder 1
      Io - Abril 22, 2021 a las 11:33
    Queremos a todos estos ( que solo se dedicaba delinquir , a los que se buscan la vida hinradamente nadie les dice nada listo....Responder 2
  • Piscolapis. - Abril 21, 2021 a las 17:15
    Pocos hacen bien , muchos hacen el mal.Al reves seria mejor .Responder 1
  • la otra - Abril 21, 2021 a las 16:24
    Gracias Moussa!Responder 9
  • Lluis - Abril 21, 2021 a las 15:54
    Como sois.... Si fuera mallorquí no lo sacáis en portadaResponder -10
      Kt - Abril 23, 2021 a las 19:20
    Uy, ese racismoResponder 4
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana