Mallorca inicia más de 300 expedientes sancionadores por incumplir la ley de caza y la orden de cotos

Redacción | 30/06/2021

El Servicio de Caza y Pesca Fluvial del Consell de Mallorca ha iniciado 329 expedientes sancionadores por prácticas que incumplen la ley de caza y la orden de cotos, de los cuales 186 han dado lugar a sanciones.

Según ha informado el Consell en nota de prensa, 16 de las multas han sido por infracciones muy graves, otras 77 por graves y las 94 restantes han sido leves.

Concretamente, entre 2017 y 2020 se han interpuesto en Mallorca un total de 375 denuncias relativas a la práctica de caza, la mayoría de las cuales han sido interpuestas por los agentes de medio ambiente y los guardias del Servicio de Caza y Pesca Fluvial, además de otros agentes del Govern o de la Guardia Civil, especialmente del Seprona.

Por todo esto, el objetivo del Departamento de Desarrollo Local del Consell, donde está el Servicio de Caza, es "que la actividad cinegética se lleve a cabo dentro de los parámetros de la ley y respetando las decisiones que se toman en el Consell de Caza sobre el calendario hábil y las capturas permitidas".

TIPOS DE INFRACCIONES

Entre las sanciones más graves impuestas, hay una por cazar dentro de un refugio de fauna y el resto están relacionadas al uso de medios prohibidos --como redes japonesas, trampas o armas no permitidas-- o a disparar en zonas de seguridad.

Además, otras muy graves son las relacionadas con la captura ilegal de especies, ya no solo cinegéticas, sino también protegidas. "La lucha contra esta práctica es prioritaria, pero afortunadamente tiene una tendencia a la baja", han aclarado desde el Consell.

Este tipo de infracciones pueden llevar a multas que van desde los 2.001 euros hasta los 20.000, así como la retirada de la licencia de caza y la inhabilitación para obtenerla durante un periodo de entre dos y cuatro años.

Sobre las infracciones graves, el Consell ha destacado que suponen una sanción de entre 451 y 2.000 euros y también la retirada de la licencia y la incapacidad de conseguirla durante mínimo seis meses y máximo dos años.

Estas últimas son habituales por cazar sin permiso del titular del coto o con un permiso del que no se es titular.

Por último están las infracciones graves, que son aquellas relacionadas con incumplimientos formales --como cazar un día no hábil--, no aportar la documentación o poseer herramientas ilegales aunque no usarlas. A estas infracciones les corresponde una multa de hasta 450 euros.

ACTUACIONES CONTRA EL FURTIVISMO

El Consell, además de estos expedientes sancionadores, ha aumentado su tarea contra el furtivismo y el fraude a través de la ampliación de la vigilancia en los cotos de caza de Mallorca y el seguimiento de publicidad engañosa, fraudulenta o con indicios de infracción en redes sociales.

En este sentido, se reforzará también el seguimiento de las autorizaciones de control de cabras por año y se introducirán nuevas medidas normativas contra el furtivismo y el fraude.

Según ha detallado el Consell, estas acciones se aplicarán con el apoyo de entidades públicas y privadas y con los titulares de los cotos afectados por la caza furtiva y la competencia desleal.

"El objetivo es dar más agilidad y efectividad a la acción sancionadora necesaria para la protección de la cabra salvaje mallorquina y garantizar el control riguroso de cabras en los espacios que sean necesarios", han explicado.

Además, desde el Consell han recordado que la cabra mallorquina está catalogada en protección especial en diferentes convenios de protección internacionales y nacionales por la dificultad que tienen sus poblaciones a causa de la presión urbanística.

Con el incremento de la vigilancia y la posibilidad de llevar a cabo más actuaciones, se conseguirá "una mejor detección de infracciones contra la fauna, especialmente la protegida".

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana