Los problemas cognitivos de la infancia podrían provocar problemas de salud mental en la edad adulta

EP | 07/04/2021

Los niños que experimentan problemas cognitivos como baja atención, mala memoria o falta de inhibición pueden sufrir más tarde problemas de salud mental cuando son adolescentes y jóvenes adultos, según revela un nuevo estudio publicado en la revista 'JAMA Network Open' por un equipo internacional de investigadores del Reino Unido y Finlandia, dirigido por expertos de la Universidad de Birmingham.

La focalización de marcadores específicos en la infancia para su tratamiento temprano puede ayudar a minimizar el riesgo de que los niños desarrollen ciertos problemas psicopatológicos en la adolescencia y la vida adulta, como el trastorno límite de la personalidad, la depresión y la psicosis.

Los déficits cognitivos son características fundamentales de los trastornos mentales e importantes para predecir el pronóstico a largo plazo. El trabajo de los investigadores indica que los patrones individuales de dichos déficits son anteriores a los trastornos mentales específicos.

Analizando los datos de una cohorte inicial del Reino Unido de 13.988 individuos nacidos entre abril de 1991 y diciembre de 1992, los investigadores descubrieron una serie de vínculos clave y específicos entre los problemas cognitivos de la infancia y los problemas de salud mental en la vida posterior.

Así, según el estudio, los déficits de atención sostenida en niños de ocho años preceden al desarrollo de síntomas de trastorno límite de la personalidad (TLP) a los 11-12 años y de depresión a los 17-18 años. Las dificultades de inhibición en niños de ocho años se asocian con experiencias psicóticas a los 17-18 años, mientras los déficits de memoria de trabajo en niños de 10 años estaban relacionados con la hipomanía a los 22-23 años.

La autora principal del estudio, la doctora Isabel Morales-Muñoz, del Instituto de Salud Mental de la Universidad de Birmingham y del Instituto Finlandés de Salud Mental, en Helsinki, comenta que el estudio "pone de manifiesto el impacto potencial de los déficits cognitivos en la infancia sobre la salud mental de los jóvenes, sugiriendo asociaciones específicas con determinadas afecciones".

Según destaca, "las estrategias de prevención centradas en aliviar estos problemas cognitivos específicos podrían ayudar a reducir la probabilidad de que estos niños desarrollen problemas de salud mental vinculados en la adolescencia y en los primeros años de la vida adulta".

El estudio es el primer análisis de seguimiento de los sujetos durante un periodo de tiempo significativo para explorar las asociaciones específicas entre los déficits cognitivos en la infancia y varios problemas psicopatológicos en los jóvenes.

El hecho de que los déficits de atención sostenida a los ocho años se asocien a los síntomas de TLP a los 11-12 años es coherente con déficits similares en pacientes adultos con TLP vinculados a dificultades para seguir los programas de terapia. Los datos anteriores también sugieren una relación significativa entre el TLP en la edad adulta y los síntomas del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en la infancia, lo que indica que el TDAH podría representar un factor de riesgo para el TLP.

El estudio también apoya la teoría de que la falta de inhibición en la infancia precede a las experiencias psicóticas posteriores, ya que la falta de control inhibitorio es común en trastornos psicóticos como la esquizofrenia.

Los investigadores descubrieron que los déficits de memoria de trabajo en la infancia estaban relacionados con la hipomanía en los adultos jóvenes, pero cuando comprobaron la existencia de trastornos psicopatológicos coexistentes esta asociación desapareció, lo que indica que es necesario seguir investigando.

Los trastornos mentales suponen una importante carga de enfermedad a nivel mundial y al menos el 10% de los niños y adolescentes de todo el mundo padecen un trastorno mental. El 75% de los trastornos mentales diagnosticados en adultos se inician en la infancia y la adolescencia.

El trastorno bipolar, la depresión y la psicosis suelen surgir durante la adolescencia y continuar en la edad adulta, lo que puede estar relacionado con anomalías en la forma de madurar de los adolescentes causadas por factores psicosociales, biológicos o ambientales.

"Es crucial estudiar la aparición de los trastornos mentales en estas etapas tempranas y evaluar qué factores de riesgo preceden a estas condiciones y de qué manera. Estos factores son características fundamentales de los trastornos mentales, como la psicosis y los trastornos del estado de ánimo", comenta el profesor Matthew Broome, coautor del estudio.

"Los déficits en la función cognitiva, que van desde la disminución de la atención y la memoria de trabajo hasta la alteración de la cognición social y el lenguaje, son comunes en los trastornos psiquiátricos. Comprometen gravemente la calidad de vida y pueden preceder en varios años a los trastornos mentales graves", concluye el autor principal del estudio, el profesor Steven Marwaha.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana