La obesidad en embarazadas, un posible riesgo de cáncer para sus futuros hijos

EP | 24/08/2021

Una embarazada obesa puede estar aumentando el riesgo de cáncer de intestino en sus hijos adultos, según sugiere una investigación de más de 18.000 parejas de madres e hijos, publicada en línea en la revista 'Gut'.

Los resultados sugieren que las condiciones en el vientre materno pueden ser factores de riesgo clave para la enfermedad y ayudan a explicar el aumento de las tasas de la enfermedad entre los adultos más jóvenes, dicen los investigadores.

En muchos países de renta alta, los nuevos casos y las muertes por cáncer de intestino han disminuido o se han estabilizado en los adultos mayores, pero casi se han duplicado en los adultos jóvenes, mientras que estas tasas han aumentado rápidamente en todos los grupos de edad en los países de renta baja y media.

En consecuencia, se espera que la carga mundial de cáncer de intestino aumente en un 60% hasta superar los 2,2 millones de nuevos diagnósticos y 1,1 millones de muertes en 2030.

Se cree que la programación fetal es un factor que influye en varias condiciones de salud a lo largo de la vida, incluidas las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Las investigaciones publicadas sugieren que la exposición del feto a la obesidad en el útero también puede tener un papel en el riesgo de cáncer de intestino.

Para profundizar en esta cuestión, los investigadores se basaron en más de 18.000 parejas de madres e hijos de los Estudios de Salud y Desarrollo Infantil (CHDS) del Instituto de Salud Pública de Oakland (Estados Unidos), para comprobar si la obesidad materna, el aumento de peso durante el embarazo y el elevado peso al nacer podían estar asociados a un mayor riesgo de cáncer de intestino en la edad adulta.

En el momento de la inscripción (1959-66), las madres proporcionaron información sobre sus antecedentes, mientras que los detalles de las visitas prenatales, las enfermedades diagnosticadas y los medicamentos prescritos se obtuvieron de sus registros médicos, desde 6 meses antes del embarazo hasta el parto.

El peso de las madres (IMC) se clasificó en: bajo peso (menos de 18,5); sano (18,5-24,9); con sobrepeso (25- 29,9); y obeso (30 o más).

El aumento de peso se registró como la tasa de aumento de peso temprano, o los kilos ganados cada semana hasta las 32 semanas de embarazo inclusive; y el aumento de peso total, o la diferencia entre el último peso antes del parto y el registrado en la primera visita prenatal. El peso al nacer se clasificó como bajo si era igual o inferior a 2.000 g; medio si estaba entre 2.000 y 3.999 g; y alto si era superior. A continuación, se realizó un seguimiento de la descendencia durante 60 años, desde el nacimiento hasta 2019, mediante la vinculación con el Registro de Cáncer de California.

La mayoría de los 18.751 niños (48%) nacieron a principios de la década de 1960. Alrededor de un tercio (34%) eran minorías raciales/étnicas, y la mitad (52%) procedían de familias con ingresos anuales inferiores a la media nacional.

Durante el periodo de seguimiento, 68 fueron diagnosticados de cáncer de intestino entre 1986 y 2017, cuando tenían entre 18 y 56 años. Cerca de la mitad (48,5%) fueron diagnosticados antes de los 50 años. Casi 1 de cada 5 tenía antecedentes familiares de cáncer de intestino.

Una mayor proporción de madres obesas (16%) tuvo una descendencia de 4.000 g o más al nacer que las madres con peso inferior al normal/saludable (7,5%) o con sobrepeso (11%).

En comparación con el bajo peso o el peso saludable, el sobrepeso y la obesidad se asociaron con más del doble de riesgo de cáncer de intestino en la descendencia. Las tasas de cáncer de intestino fueron de 16,2/100.000, 14,8/100.000 y 6,7/100.000 en la descendencia adulta de madres obesas, con sobrepeso y con bajo peso o peso saludable, respectivamente.

Mientras que el aumento de peso temprano no se asoció con el riesgo de cáncer de intestino, el aumento de peso total sí lo hizo, duplicando el riesgo por un aumento de 10,5-13 kilos. Sin embargo, una tasa elevada de aumento de peso precoz se asoció con una cuadruplicación del riesgo entre los hijos de madres cuyo aumento de peso total había sido bajo, pero no entre aquellos cuyo aumento de peso total había sido alto.

El riesgo también era mayor entre aquellos cuyo peso al nacer era de 4.000 g o más, en comparación con los que estaban dentro de un rango de peso saludable al nacer.

Se trata de un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa. Sin embargo, los resultados sugieren que "la relación bien establecida entre la obesidad y el cáncer colorrectal puede tener orígenes en períodos que comienzan antes del nacimiento", dicen los investigadores.

Los nutrientes recibidos en el útero pueden alterar de forma permanente la estructura y la función del tejido adiposo (grasa), la regulación del apetito y el metabolismo, mientras que la exposición excesiva a la insulina y la hormona del crecimiento puede afectar a la sensibilidad a la insulina, explican.

"Nuestros resultados aportan pruebas convincentes de que los acontecimientos en el útero son importantes factores de riesgo de [cáncer colorrectal] y pueden contribuir al aumento de las tasas de incidencia en los adultos más jóvenes", escriben, y añaden: "También puede haber otras exposiciones aún desconocidas durante la gestación y los primeros años de vida que den lugar a esta enfermedad y que justifiquen más estudios".

"Dadas las tendencias de la población en cuanto a la obesidad materna, cuya prevalencia se ha multiplicado por casi seis desde la década de 1960, es posible que veamos una carga creciente de cáncer de intestino de aparición temprana en las próximas décadas", concluyen.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana