La junta militar culpa a los manifestantes de la violencia y avisa con una prórroga del estado de emergencia

EP | 09/04/2021

ZUMA PRESS

El portavoz de la junta militar que se apropió por la fuerza del poder en Birmania el pasado 1 de febrero, Zaw Min Tun, ha avisado de que el estado de emergencia de un año de duración impuesto tras el golpe podría ampliarse un mínimo de seis meses y ha reiterado que el Ejército estuvo plenamente justificado a la hora de lanzar la asonada ante una "clara" evidencia de fraude electoral en las elecciones de noviembre en contra de los representantes políticos afines al Ejército.

"El fraude electoral que nos encontramos en las elecciones fue de 10,4 millones de votos para un total de casi 40 millones de votos depositados. Hablamos de una cuarta parte de votos fraudulentos", ha asegurado el portavoz en entrevista a la cadena CNN, en la que también ha rechazado las acusaciones internacionales de una sangrienta represión de las fuerzas de seguridad sobre las protestas contra el golpe, que han dejado ya más de 600 muertos, según asociaciones civiles.

En su lugar, Zaw Min Tun ha culpado de la violencia a los manifestantes que "provocaron" a la multitud y ha asegurado que las fuerzas de seguridad tomaron medidas enérgicas porque los manifestantes "impidieron que los funcionarios públicos" fueran a trabajar.

"La multitud les tiró piedras y tirachinas al principio, pero luego comenzó a levantar barricadas, a disparar con armas de fuego de fabricación casera y cócteles molotov. Las fuerzas de seguridad se vieron obligadas a usar las armas. Está claro que va a haber muertos, pero en modo alguno hemos abierto fuego de manera indisciplinada", ha asegurado.

Asimismo, el portavoz militar ha negado que las fuerzas de seguridad estén involucradas en el asesinato de menores durante las protestas. En su lugar, ha acusado a los manifestantes de usar a los pequeños como escudos humanos. "En algunos lugares provocan que los niños participen en disturbios violentos. No hay ninguna razón para fusilar a niños. Son los terroristas, que nos hacen quedar mal", ha declarado.

Aunque el portavoz reiteró su deseo de cumplir una 'hoja de ruta' para celebrar nuevas elecciones en el país a dos años vista, queda por ver cómo afectará al calendario una posible extensión del estado de emergencia. Además, dejó claro que los militares van a adoptar una democracia "adaptada a la historia y geografía del país", en forma de un estándar "diferente al de los países occidentales".

Por último, el portavoz se ha referido a la situación actual de la fuera, hasta el golpe de febrero, la líder 'de facto' del Gobierno birmano, Aung San Suu Kyi, ahora mismo bajo arresto domiciliario por una serie de cargos plenamente justificados como el de corrupción o el más grave de todos: la violación de la Ley de Secretos Oficiales, penada con 14 años de cárcel.

"Lo que ha sucedido se debe a la corrupción reinante a nivel estatal. Estamos acusando sobre hechos consumados. La Dama Aung San Suu Kyi es una persona muy conocida tanto en Birmania como en el resto del mundo y nunca la acusaríamos sin ningún motivo", ha explicado el portavoz antes de lamentar el comportamiento de la acusada. "Si su padre -- el asesinado héroe independentista Aung San -- la viera ahora diría: 'Hija, eres tonta'".

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana