La inacción climática empeora los signos vitales de la Tierra

EP | 28/07/2021

Enromes incendios forrestales asolan grandes áreas de Siberia, América del Norte y el Amazonas - PXFUEL

Veinte meses después de declarar una emergencia climática y establecer un conjunto de signos vitales para la Tierra, un amplio panel científico denuncia la inacción de la economía global.

Los 14.000 científicos de 158 países detrás de la iniciativa, liderados por William Ripple y Christopher Wolf de la OSU (Oregon State University), reclaman en un artículo publicado en la revista 'BioScience' una eliminación gradual de los combustibles fósiles en respuesta a la crisis climática.

También quieren reservas climáticas estratégicas para el almacenamiento de carbono y la protección de la biodiversidad, y un precio global del carbono lo suficientemente alto como para inducir la "descarbonización" en todo el espectro industrial y de consumo.

Los científicos advierten de que se ha registrado un aumento sin precedentes de desastres relacionados con el clima desde 2019, incluidas inundaciones devastadoras, olas de calor récord y tormentas e incendios forestales extraordinarios.

"Existe una creciente evidencia de que nos estamos acercando o ya hemos ido más allá de los puntos de inflexión asociados con partes importantes del sistema terrestre, incluidos los arrecifes de coral de aguas cálidas, la selva amazónica y las capas de hielo de la Antártida Occidental y Groenlandia", recuerda Ripple, profesor de ecología en la Facultad de Montes de OSU.

El año 2020 fue el segundo más caluroso de la historia, con los cinco años más calurosos registrados desde 2015. Y tres gases de efecto invernadero clave, dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, establecieron récords de concentraciones atmosféricas en 2020 y nuevamente en 2021. En abril de 2021, la concentración de dióxido de carbono alcanzó las 416 partes por millón, la concentración promedio mundial mensual más alta jamás registrada.

"Las prioridades deben cambiar hacia reducciones drásticas e inmediatas de los gases de efecto invernadero, especialmente el metano", asegura Wolf, becario postdoctoral en la Facultad de Silvicultura.

"También debemos dejar de tratar la emergencia climática como un problema independiente: el calentamiento global no es el único síntoma de nuestro sistema terrestre estresado --añade Ripple--. Las políticas para combatir la crisis climática o cualquier otro síntoma deben abordar su causa raíz: la sobreexplotación humana del planeta".

Con sus innumerables interrupciones y cierres económicos, la pandemia de COVID-19 tuvo el efecto secundario de proporcionar algún alivio a la crisis climática, pero solo de una variedad efímera, señalan los científicos.

"El producto interno bruto global cayó un 3,6% en 2020, pero se prevé que repunte a un máximo histórico --señala Ripple--. Probablemente debido a la pandemia, el consumo de combustibles fósiles ha disminuido desde 2019, al igual que las emisiones de dióxido de carbono y los niveles de viajes de las aerolíneas. Se espera que todos estos aumenten significativamente con la apertura de la economía".

Una lección importante de la pandemia, dicen los autores, es que incluso la disminución colosal del transporte y el consumo son insuficientes para abordar el cambio climático y, en cambio, se requieren cambios transformacionales en el sistema, incluso si son políticamente impopulares.

A pesar de comprometerse a "reconstruir mejor" al dirigir globalmente las inversiones de recuperación de COVID-19 hacia políticas ecológicas, solo el 17% de dichos fondos se habían asignado de esa manera a principios de marzo de 2021.

"Mientras continúe la presión de la humanidad sobre el sistema de la Tierra, los intentos de solución sólo redistribuirán la presión --alerta Wolf--. Pero al detener la explotación insostenible de los hábitats naturales, podemos reducir los riesgos de transmisión de enfermedades zoonóticas, proteger las reservas de carbono y conservar la biodiversidad, todo al mismo tiempo".

Otros signos vitales clave que destacan los autores son que que el ganado de rumiantes asciende ahora a más de 4.000 millones y su masa total es mayor que la de todos los humanos y animales salvajes combinados y que las tasas anuales de pérdida de bosques en la Amazonía brasileña aumentaron tanto en 2019 como en 2020, alcanzando un máximo de 12 años de 1,11 millones de hectáreas deforestadas en 2020.

Asimismo, la acidificación de los océanos está cerca de un récord histórico, junto con el estrés térmico, amenaza los arrecifes de coral de los que dependen más de 500 millones de personas para obtener alimentos, dólares del turismo y protección contra las marejadas ciclónicas.

"Todas las acciones climáticas deben centrarse en la justicia social reduciendo la desigualdad y priorizando las necesidades humanas básicas --dice Ripple--. Y la educación sobre el cambio climático debería incluirse en los planes de estudios básicos de las escuelas de todo el mundo, lo que resultaría en una mayor conciencia de la emergencia climática y empoderaría a los alumnos para que actúen".

Junto con colaboradores de Massachusetts, Australia, el Reino Unido, Francia, los Países Bajos, Bangladesh y Alemania, los investigadores piden un "enfoque de política a corto plazo de tres frentes" que incluya un enfoque global implementó un precio del carbono serio, una eliminación gradual y eventual prohibición de los combustibles fósiles y reservas climáticas estratégicas para salvaguardar y restaurar los sumideros naturales de carbono y la biodiversidad.

"El precio del carbono debe estar vinculado a un fondo socialmente justo para financiar las políticas de mitigación y adaptación climáticas en el mundo en desarrollo --destaca Ripple--. Necesitamos cambiar rápidamente la forma en que estamos haciendo las cosas, y las nuevas políticas climáticas deberían ser parte de los planes de recuperación de COVID-19 siempre que sea posible. Es hora de que nos unamos como una comunidad global con un sentido compartido de cooperación, urgencia y equidad".

El documento de Ripple, Wolf y sus colaboradores sale a la luz mientras el Panel Internacional sobre Cambio Climático se prepara para publicar su informe, sobre la ciencia física del cambio climático, el 9 de agosto. El IPCC dice que el informe incluirá una evaluación del conocimiento científico sobre la calentamiento del planeta y proyecciones de calentamiento futuro.

El documento de emergencia climática de 2019, también publicado en 'BioScience', tenía en ese momento más de 11.000 científicos signatarios de 153 países. Los signatarios ahora suman casi 14.000 de 158 países.

"Casi 2.000 jurisdicciones, incluidos 23 gobiernos nacionales, han declarado o reconocido una emergencia climática --resalta Ripple--. Pero dados todos los acontecimientos climáticos alarmantes, debemos seguir proporcionando actualizaciones breves, frecuentes y de fácil acceso sobre esta emergencia".

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana