La empresa Hijos de Ramón Oliver asegura que la denuncia es una medida de presión contra ellos

Redacción | 13/02/2021

Los responsables de la empresa Hijos de Ramón Oliver, investigados por una presunta facturación 'en B', atribuyen la denuncia contra ellos a una medida de presión por parte de los denunciantes, socios de la compañía, en el marco de una negociación sobre la compra de acciones.

Un Juzgado de Palma admitió la denuncia, que versa sobre presuntas irregularidades en las declaraciones a la Agencia Tributaria entre los años 2014 y 2018, que alcanzarían al menos el millón de euros. La denuncia fue presentada por socios de la empresa, miembros de la familia propietaria del grupo.

El pasado martes, los altos cargos denunciados fueron citados en el Juzgado para prestar declaración en calidad de investigados. En estos interrogatorios, en los que no participó la Fiscalía, se limitaron a contestar a las preguntas de su defensa.

Según han informado fuentes cercanas al proceso, dos de los investigados aseguraron que el denunciante pretendía que le compraran acciones de la empresa por un precio muy superior a su valoración real. Así, mantuvieron que este socio, familiar suyo, les había amenazado con denunciarles si no aceptaban el precio que exigía.

Por otro lado, el mayor de los denunciados, de avanzada edad, se defendió indicando en una breve declaración que lleva años retirado de la empresa y que sólo acude a las juntas una vez al año.

NI NIEGAN NI CONFIRMAN LA AUTENTICIDAD DE LAS GRABACIONES

Con todo, al limitarse a responder a las preguntas del abogado defensor, los investigados evitaron comentar el contenido de las grabaciones aportadas por los denunciantes, y tampoco negaron o confirmaron su autenticidad. En dichas grabaciones, los denunciados admiten que en la empresa se factura "en negro" entre un 1,5 y un 2 por ciento de todo lo que se recaudaba y que algunas personas cobraban "sobres".

Los denunciantes, que ostentan participaciones en la empresa, acusan a sus familiares de un presunto delito de administración desleal. Aseguran que esta sociedad lleva años sin declarar a Hacienda la totalidad de sus ingresos, y cifran en un 2 por ciento de la facturación anual la cantidad defraudada.

Según las conversaciones aportadas al Juzgado, ese dinero se utilizaba, presuntamente, para pagar horas extras de los trabajadores, pluses y "sobres" que recibían algunas personas. En otra grabación uno de los responsables reconoce, según la denuncia, que la empresa había seguido facturando en B hasta finales del año 2018.

Por ello, teniendo en cuenta los datos de facturación de los últimos cinco años, los denunciantes estiman que la cantidad defraudada oscilaría entre 1 millón y 1,4 millones de euros. No obstante, advierten de que les consta de que la cantidad defraudada podría ser incluso mayor.

En el escrito entregado en el Juzgado, los denunciantes afirman que reiteradamente han reclamado explicaciones sobre el destino de este dinero, que han intentado en varias ocasiones obtener las cuentas de las empresas que forman el grupo, y que también trataron de promover una auditoría, sin éxito.

Hijos de Ramón Oliver es una empresa familiar mallorquina con más de un siglo de antigüedad, dedicada a la distribución de alimentos frescos, preparados, azúcar, conservas y harina para panaderías. La empresa, de todas formas, ha rechazado comentar el asunto con los medios de comunicación.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana