La capa de hielo de la Antártida ya estuvo al borde del colapso

EP | 14/05/2021

Hoy en día, los vientos antárticos suelen soplar desde el continente hacia el mar. - SVEIN STERHUS

La capa de hielo de la Antártida era incluso más inestable en el pasado de lo que se pensaba y, en ocasiones, posiblemente estuvo a punto de colapsar, sugiere una nueva investigación.

Los hallazgos, publicados en Nature Geosciences, plantean preocupaciones de que, en un clima más cálido, exponer la tierra debajo de la capa de hielo a medida que se retira aumentará las precipitaciones en la Antártida, y esto podría desencadenar procesos que aceleren una mayor pérdida de hielo.

La investigación se basa en modelos climáticos y comparaciones de datos para el Mioceno Medio (hace 13-17 millones de años) cuando el dióxido de carbono atmosférico y las temperaturas globales alcanzaron niveles similares a los esperados para finales de este siglo.

El estudio fue realizado por el Met Office británico, las universidades de Exeter, Bristol, Cardiff y Estocolmo, NORCE Norwegian Research Centre y el Centro Bjerknes para la Investigación del Clima.

"Cuando una capa de hielo se derrite, el suelo recién expuesto debajo es menos reflectante y las temperaturas locales se vuelven más cálidas", dijo la autora principal, la doctora Catherine Bradshaw, del Met Office y el Instituto de Sistemas Globales de la Universidad de Exeter.

"Esto puede cambiar drásticamente los patrones climáticos. Con una gran capa de hielo en el continente como la que tenemos hoy, los vientos antárticos suelen soplar desde el continente hacia el mar.

"Sin embargo, si el continente se calienta, esto podría revertirse, con vientos que soplan desde el mar más frío hacia la tierra más cálida, tal como vemos con los monzones en todo el mundo. Eso traería más lluvias al continente antártico, lo que provocaría que más agua dulce llegara al mar".

"El agua dulce es menos densa que el agua salada, por lo que puede asentarse en la superficie del mar, en lugar de hundirse y circular como lo hace el agua salada. Esto efectivamente rompe la conexión entre el océano profundo y la superficie del océano, provocando que el agua más caliente se acumule en la profundidad".

El estudio sugiere que los procesos desencadenados por el aumento de las precipitaciones reducirían la capacidad del sistema climático para mantener una gran capa de hielo antártico.

"Esencialmente, si hay más tierra expuesta en la Antártida, se vuelve más difícil que se forme una gran capa de hielo, y sin las posiciones orbitales favorables en el Mioceno Medio, tal vez la capa de hielo se habría derrumbado en ese momento", dijo Bradshaw en un comunicado.

Durante el cálido período del Mioceno Medio, se registraron oscilaciones inusualmente grandes hacia adelante y hacia atrás en las temperaturas de las profundidades marinas.

El estudio muestra que las fluctuaciones en el área cubierta por la capa de hielo fueron un factor importante que provocó que las temperaturas de las profundidades del mar cambiaran tan drásticamente. Se encontró que las fluctuaciones en el volumen de hielo eran de mucha menos importancia.

Las variaciones en la posición de la Tierra en relación con el Sol hicieron que la capa de hielo avanzara y retrocediera, y esto alteró los patrones climáticos, lo que desencadenó procesos que pueden acelerar la pérdida o ganancia de hielo.

La lluvia que cae sobre la capa de hielo puede causar fracturas, derretimiento de la superficie y agua dulce extra que sale del continente, lo que, a su vez, puede hacer que aumenten las temperaturas de las profundidades marinas, lo que podría influir en el hielo antártico desde abajo.

Los hallazgos del nuevo estudio sugieren que la capa de hielo de la Antártida se retiró significativamente durante el Mioceno Medio y luego se estabilizó cuando terminó el período cálido.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana