El mulá Hasán Ajund encabeza el nuevo gobierno talibán

EP | 07/09/2021

El líder de los talibán, el mulá Abdul Ghani Baradar / CONTACTOPHOTO

Los talibán han anunciado un Gobierno interino que tendrá al frente al mulá Mohammad Hasán Ajund como primer ministro y jefe de Estado, mientras que el mulá Abdul Ghani Baradar, líder político de los talibán, será su 'número dos', según recogen medios afganos.

Ajund está en la lista de sanciones de la ONU, al igual que Baradar. Ajund ya fue primer ministro del último gobierno talibán previo a la invasión estadounidense de 2001 en el que Baradar era ministro de Defensa. Ambos recuperan cargo en un listado de ministros en el que no aparece el líder supremo de los talibán, el mulá Hibatulá Ajundzada.

Baradar es uno de los cuatro hombres que fundaron los talibán en 1994 y lideró la resistencia a la invasión. Fue apresado en Pakistán en 2010 y excarcelado ocho años después para intentar facilitar las negociaciones de paz. Desde entonces ha liderado la oficina política talibán con sede en Qatar que negoció la retirada de las fuerzas extranjeras y en 2020 se convirtió en el primer talibán que mantuvo una conversación directa con un presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El Ministerio del Interior estará a cargo de Sarayudín Haqqani, líder de la Red Haqqani, principal aliado militar de los talibán en la contraofensiva que les ha llevado al poder. La Red Haqqani está considerada como organización terrorista por Estados Unidos.

Haqqani está en busca y captura por la policía federal estadounidense (FBI) "para ser interrogado por el atentado de enero de 2008 contra un hotel en Kabul, Afganistán, en el que fueron asesinadas seis personas, incluido un ciudadano estadounidense".

Igualmente habría participado en la planificación de un intento de atentado contra Hamid Karzai en 2008. Por todo ello, el FBI ofrece hasta cinco millones de dólares (4,22 millones de euros) por información que lleve a la captura de Haqqani.

En Defensa está como ministro el mulá Yaqub, hijo del histórico líder talibán mulá Omar, quien tendrá como 'número dos' al mulá Abdulsalam Hanafi. En este ámbito, Qari Fasihuddin, responsable de la ofensiva final sobre la provincia de Panjshir, ha sido nombrado jefe del Estado Mayor del Ejército.

UN GOBIERNO "DIVERSO"

"Sabemos que la gente de nuestro país estaba esperando un nuevo gobierno", ha afirmado el hasta ahora portavoz principal de los talibán, Zaibhulá Muyahid, en rueda de prensa, en la que ha destacado que el nuevo gobierno comenzará a trabajar "de inmediato".

"Como gobierno en funciones y comprometido del Emirato Islámico, controlará y gestionará los asuntos del país (...). Os garantizo a todos los compatriotas que trabajar duro para defender las leyes islámicas y la 'sharia', protegiendo los intereses del país, garantizando los bordes de Afganistán y garantía de una paz duradera, de prosperidad y de desarrollo", ha explicado.

Muyahid ha destacado que se trata de un "grupo diverso" que incluye varios grupos étnicos y perfiles diferentes, aunque no hay ninguna mujer en el Gobierno. "No somos una fuerza tribal", ha afirmado, al tiempo que ha manifestado su intención de mantener buenas relaciones con Estados Unidos. "Esperamos que todos los países del mundo reconozcan la legitimidad de nuestro gobierno y de nuestro régimen islámico", ha remachado.

El ministro de Finanzas será Hedayatulá Badri y Amir Jan Muttaqi será ministro de Asuntos Exteriores con Sher Mohammad Abbas Stanekzai como viceministro. Muttaqi fue uno de los negociadores clave de la oficina política talibán en Doha.

En Educación estará el jeque Maulaui Nurolá y en Información y Cultura, el mulá Jairulá Jairjá, mientras que Zabihulá Muyahid, portavoz hasta ahora de los talibán y responsable de comunicar este listado de nombramientos, será vice ministro de Información y Cultura.

El ministro de Rehabilitación Rural y Desarrollo será el mulá Mohammad Yunus Ajundzada; el de Obras Públicas, Abdulmanán Omari y el de Minas y Petróleo, el mulá Mohammad Esa Ajund.

El Ministerio de Refugiados es para Jalilurahmán Haqqani, el director de los servicios secretos será Abdulhaq Wasiq y el presidente del Banco Central, Hayi Mohammad Idris. El director de la Oficina Administrativa del Presidente será Ahmad Yan Ahmadi.

Muyahid ha asegurado que el nuevo gobierno "no está completo" porque "solo está en funciones", ya que todos los cargos del listado tienen carácter provisional. "Vamos a intentar sumar a personas de otras partes del país", ha destacado.

Además, los talibán han prometido que defenderán los Derechos Humanos. "El Emirato Islámico adoptará medidas serias y eficaces para proteger los Derechos Humanos, los derechos de las minorías y también los derechos de los grupos más desfavorecidos dentro de las normas de la sagrada religión del islam", explica un comunicado oficial recogido por la televisión Tolo News.

REACCIONES DE LA OPOSICIÓN

Tras conocerse el listado de nombres, el Frente de Resistencia Nacional (FRN) que aglutina a las fuerzas antitalibán ha destacado que se trata de un gobierno "ilegal" e "ilegítimo" y ha hecho un nuevo llamamiento a resistir a los talibán al igual que han resistido "todas las formas anteriores de totalitarismo, extremismo y xenofobia".

El FRN recuerda que "con la voluntad y los votos del pueblo" en unas elecciones se puede constituir un gobierno "democrático, legal y legítimo". Por ello, emplaza a la ONU, a la UE y a otras organizaciones internacionales y países a "no reconocer" a este gobierno y a no entablar relaciones diplomáticas.

Por su parte, el antiguo portavoz de la Presidencia afgana, Sediq Sediqqi, ha advertido del "extremismo" dominante. Por el momento no ha reaccionado ninguna otra personalidad del ya depuesto gobierno afgano.

"La era de los religiosos y de la dominación de los estudiantes (talib) de las madrasas (escuelas islámicas) paquistaníes será destructiva y hundirá a Afganistán en un extremismo religioso violento que lo dejará aislado. El mundo islámico calla como una piedra", ha reprochado Sediqqi en un mensaje publicado en Twitter.

Los talibán tomaron la capital de Afganistán, Kabul, el pasado 15 de agosto tras una ofensiva relámpago coincidiendo con la retirada de las fuerzas extranjeras presentes en el país desde 2001.

Desde entonces, han anunciado su intención de formar un gobierno "inclusivo", pero las potencias occidentales han expresado su escepticismo y han manifestado su temor a la situación de las mujeres bajo la 'sharia' o ley islámica que han impuesto los talibán.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana