El marido de Mbeugou, asesinada de 83 puñaladas, dice que fue en un forcejeo

EP | 19/11/2021

El acusado y marido de la víctima asiste a la segunda sesión de su juicio por el asesinato de Maguette Mbeugou, una mujer senegalesa de 25 años degollada por su pareja delante de las dos hijas de ambos en septiembre de 2018- EFE

Bara N., acusado de degollar a su pareja, Maguette Mbeugou, y abandonar a sus dos hijas en su domicilio de Bilbao en septiembre de 2018, señaló durante la reconstrucción del crimen que no tuvo "voluntad" de cortar el cuello a su mujer y atribuyó las 83 puñaladas que ella sufría en algunas partes del cuerpo al forcejeo que habrían mantenido.

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Bizkaia ha acogido este viernes una nueva sesión del juicio oral por el crimen de Maguette Mbeugou, senegalesa de 25 años asesinada presuntamente a manos de su marido en su domicilio de la calle Ollerías Bajas de la capital vizcaína. La víctima sufrió "no menos" de 83 puñaladas en la zona superior del cuerpo y presentaba un cuadro de degollamiento, con un corte de unos 12 o 13 centímetros y al menos 25 lesiones en el cuello.

El juicio se inició el pasado viernes con la elección del jurado y se reanudará el próximo lunes, día 22, cuando está previsto que se presenten los informes orales y las conclusiones finales.

En la jornada de este viernes, el jurado, conformado por cinco mujeres y cuatro hombres, ha podido ver y escuchar el vídeo de reconstrucción de los hechos en el que el acusado relató lo sucedido durante la madrugada del 24 de septiembre de 2018.

Según su testimonio, en el que reiteró que la pareja dormía en habitaciones distintas desde el mes anterior y negó que hubieran discutido en las horas previas al suceso, el acusado señaló que fue Maguette Mbeugou quien entró en la sala donde él dormía con las dos hijas, de 2 y 4 años de edad, armada con un cuchillo.

Tras describir cómo la agarró de las muñecas y trató de arrebatarle el arma, el acusado afirmó que le preguntó a su mujer "qué estaba haciendo" y mandó a las dos menores a otra habitación a jugar con el teléfono móvil.

Según su versión de los hechos, el degollamiento se habría producido así cuando ambos forcejeaban por recuperar el cuchillo, de tal forma que "no tenía voluntad" de cortarle el cuello. Además, y en lo que respecta a otras heridas que presentaba su mujer, el procesado las atribuyó a la disputa que ambos habrían mantenido.

En el vídeo de reconstrucción del suceso, el marido de Maguette manifestó además que tras el corte en el cuello vio que ella "sangraba demasiado" y que después no habló. De este modo, y tras ver que estaba muerta, la tapó con una manta y no volvió a entrar en la sala donde estaba el cadáver.

El resto de esa jornada, según añadió, no salió de la vivienda y permaneció junto a las dos menores, que no le preguntaron, en ningún momento, por su madre. Asimismo, rechazó que tratase de limpiar con lejía el inmueble.

"QUÉ LES VOY A DECIR"

Respecto al motivo por el que acabó huyendo 24 horas después a Mutriku --donde fue finalmente detenido por la Ertzaintza--, abandonando a sus dos hijas en el inmueble, el acusado sostuvo que su intención inicial pasaba por acudir a la comisaría, pero tuvo "miedo" y pensó "qué les voy a decir".

Asimismo, en la jornada de este viernes han comparecido también los expertos en genética forense de la Ertzaintza que han detallado los perfiles genéticos encontrados en los cinco cuchillos que el acusado arrojó en una bolsa a un contenedor y que, posteriormente, la policía hallaría.

Según su relato, solo uno de ellos se habría utilizado en la agresión, mientras que el resto se encontraban en la cocina. Respecto al hecho de que también en estos se encontraran restos de su sangre, lo atribuyó al hecho de haberlos tocado, ya que él también sufrió cortes en las manos cuando trató de arrebatar el cuchillo a su mujer.

La Fiscalía solicita para el procesado 25 años de cárcel, los mismos que la acusación particular, que también reclama otros tres años de prisión por maltrato y ocho más por abandonar a sus hijas con el cadáver de su madre.

Asimismo, la acusación popular, en representación del Ayuntamiento de Bilbao, suma a su petición ocho años de prisión por las lesiones psicológicas que padecen las menores. Por su parte, la defensa reconoce un delito de homicidio con atenuante de legítima defensa, penado con 8 años de cárcel.

Sentimiento general

Si te equivocas de voto, puedes desmarcarlo volviendo a hacer clic en el voto erróneo.
3
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • Indignado - Noviembre 21, 2021 a las 10:12
    Esto es lo que el buenismo consigue que africanos como este campen a sus anchas por españa (Los africanos son unos barbaros)Responder 2
  • Anita - Noviembre 20, 2021 a las 15:35
    DEGENERADO. 83 PUÑALADAS EN UN FORCEJEO,NO ME DIGAS''¡¡Responder 1
  • Taxi Driver - Noviembre 19, 2021 a las 21:45
    La inmigracion no es delincuencia(Armengol).Responder -3
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana