El encargado del pub de Magaluf donde ocurrió la agresión mortal niega haber ocultado las grabaciones

Redacción | 21/04/2021

El encargado del pub de Magaluf donde se produjo la agresión mortal a un turista norirlandés ha defendido, este miércoles en el juicio por estos hechos, que "en ningún momento" ocultó a la Guardia Civil las grabaciones de las cámaras de seguridad.

Así lo ha expresado durante la tercera sesión del juicio, que se celebra desde el lunes con un Jurado en la sede de la Audiencia Provincial de Baleares, en Palma.

En el banquillo se sientan dos hombres, un británico de 38 años acusado de homicidio y un español de 40 años acusado de encubrimiento.

El suceso tuvo lugar la madrugada del 27 de abril de 2018 en Magaluf, en el local donde trabajaban los acusados, en la zona de Punta Ballena. La víctima, un hombre de 30 años que se encontraba de vacaciones en Mallorca, fue agredida aquella noche y murió días después a consecuencia de una lesión en la cabeza.

La Fiscalía pide 12 años de cárcel por el homicidio y un año y ocho meses por el encubrimiento; y también solicita una indemnización de 10.000 euros para los padres de la víctima, 30.000 para su esposa y 25.000 para cada uno de sus hijos.

NIEGA HABER OCULTADO LAS GRABACIONES

El encargado del local ha sostenido que jamás afirmó a la Guardia Civil que las cámaras estaban averiadas, y ha mantenido que nunca trató de obstaculizar su entrega.

Según su versión, en una de las ocasiones en las que fue a declarar a la comisaría, habló por teléfono con un técnico con la opción de manos libres activada para que los agentes lo pudieran escuchar, pretendiendo dejar claro "que no mentía". Así, ha contado, fue el técnico quien dijo que había un problema con las cámaras.

Aunque en un principio se ha hablado de una avería, según el procesado el técnico se refería a que tenía dificultades para extraer las imágenes. "Yo le dije: 'De alguna manera tienes que sacarlas'", ha asegurado el acusado.

El hombre ha razonado señalando que si quisiera ocultar las imágenes podría haberlas destruido -y fueron recuperadas-. Según ha dicho, la Guardia Civil fue al negocio a recoger las cintas y su cuñado las entregó sin "ningún problema".

Además, el hombre ha asegurado que cuando estaba detenido fue presionado por la Guardia Civil con amenazas de que pasaría cinco años en prisión "si no decía que él [el empleado coacusado] le había dado la patada" en la cabeza a la víctima.

NO VIO LA AGRESIÓN

El encargado del pub ha indicado que no vio la agresión, sino que estaba dentro del local y una camarera le informó de que una pareja había discutido. Cuando salió vio a "un chaval tirado en el suelo". En este sentido, ha insistido en que no vio al empleado acusado del homicidio agredir al turista.

También ha remarcado que no podía imaginar el desenlace porque le parecía que el hombre sólo estaba borracho. "Es una cosa normal en Magaluf, la gente va pasada de drogas, de alcohol y de todo, es normal que se caigan borrachos", ha enfatizado.

Además, el encargado del pub -al que no se acusa de homicidio sino solamente del presunto encubrimiento- ha lamentado que la Policía le acusaba a él de haber golpeado al turista porque alguien había dado una descripción que coincidía con la suya. Sobre esto, ha asegurado que una testigo decía que no era él pero "la Policía no le hizo caso". "Me han acusado a mí de haberle dado una patada al chaval, sin yo haber visto absolutamente nada", ha rememorado.

El empleado acusado del homicidio, por su parte, reconoció este lunes que dio una bofetada al hombre pero negó haberle propinado una patada en la cabeza cuando estaba en el suelo. Insistió en que no le quería hacer daño y que actuó en defensa de una mujer.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana