Declaran culpable a un directivo de DESA como autor intelectual del asesinato de Berta Cáceres

EP | 05/07/2021

El empresario hondureño Roberto Castillo, uno de los directivos de la empresa eléctrica DESA, ha sido declarado culpable este lunes como autor intelectual del asesinato de la líder ambientalista Berta Cáceres. La audiencia para fijar su sentencia está programada para el próximo 3 de agosto.

El Tribunal de Sentencia con Jurisdicción Nacional han declarado, por unanimidad, que Castillo fue el autor intelectual del asesinato en una sentencia que la Fiscalía ha calificado como "fallo histórico de culpabilidad".

En este sentido, la Fiscalía ha indicado que se trabaja en "identificar otros autores intelectuales involucrados en el asesinato de la activista", recoge 'El Heraldo'. El portavoz de la Fiscalía, Yuri Mora, Castillo enfrenta una condena de entre 25 y 30 años.

Los jueces han basado su decisión en el material de información recabada de dispositivos móviles, que han permitido establecer el plan que se trazó para asesinar a Cáceres y acabar con la oposición que ésta representaba frente al proyecto de construcción hidroeléctrico en el río Gualcarque.

Por su parte, Copinh, la organización del pueblo indígena Lenca, al que pertenecía Cáceres, ha celebrado este fallo, ya que "significa una victoria popular no sólo para el Copinh, el pueblo Lenca y la familia de Berta Cáceres", ha publicado en su cuenta de Twitter.

Castillo era el presidente ejecutivo de la empresa energética DESA y fue detenido cuando intentaba salir de Honduras, aunque no es el único trabajador de la DESA detenido en el marco de este caso. A finales de 2019, siete implicados en el crimen fueron condenados a penas de entre 30 y 34 años como autores materiales del asesinato

El juicio contra Castillo se ha suspendido hasta en doce ocasiones, y finalmente comenzó el pasado 6 de abril.

Cáceres fue asesinada el 3 de marzo de 2016 en su casa de La Esperanza, tras pasar años recibiendo amenazas de muerte por su campaña para paralizar la construcción de la presa de Agua Zarca, una infraestructura que, de construirse, destruiría bosques nativos y territorios indígenas.

La maestra de 43 años, ganadora del premio Goldman, el máximo galardón en materia medioambiental, pasó a engrosar así la larga lista de activistas asesinados en Honduras, escenario habitual de movilizaciones indígenas y campesinas en defensa de sus tierras frente a macroproyectos.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana