Consumir más verduras y pescado reduce hasta un 73% la gravedad de la infección por coronavirus

EP | 08/06/2021

Las dietas a base de verduras y/o pescado  pueden ayudar a disminuir las probabilidades de desarrollar una infección por COVID-19 de moderada a grave, según los resultados de un estudio realizado en seis países y publicado en la revista en línea 'BMJ Nutrition Prevention & Health'. Los resultados indican que las dietas se asocian con un 73% y un 59% menos de probabilidades, respectivamente, de padecer una enfermedad grave.

Varios estudios han sugerido que la dieta podría tener un papel importante en la gravedad de los síntomas y la duración de la enfermedad de la infección por COVID-19. Pero, hasta ahora, hay pocas pruebas que confirmen o refuten esta teoría.

Para profundizar en esta cuestión, los investigadores recurrieron a las respuestas de una encuesta realizada a 2.884 médicos y enfermeras de primera línea con amplia exposición al SARS-CO-v2, el virus responsable de la infección por COVID-19, que trabajaban en Francia, Alemania, Italia, España, Reino Unido y Estados Unidos.

Todos los participantes formaban parte de una red mundial de profesionales sanitarios registrados en la red Survey Healthcare Globus para la investigación del mercado sanitario. Los investigadores utilizaron esta red para identificar a los médicos con alto riesgo de infección por COVID-19 como consecuencia de su trabajo.

La encuesta en línea, que se llevó a cabo entre julio y septiembre de 2020, se diseñó para obtener información detallada sobre los patrones dietéticos de los encuestados, basados en un cuestionario de frecuencia de alimentos de 47 elementos, durante el año anterior, y la gravedad de cualquier infección por COVID-19 que hubieran tenido, utilizando criterios objetivos.

La encuesta también recogía información sobre los antecedentes personales, el historial médico, el uso de medicamentos y el estilo de vida.

Las distintas dietas se combinaron en dietas basadas en plantas (con un mayor contenido de verduras, legumbres y frutos secos, y un menor contenido de aves de corral y carnes rojas y procesadas); dietas pescatarianas/basadas en plantas (como la anterior, pero con pescado/marisco añadido); y dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas.

Unos 568 encuestados dijeron que habían tenido síntomas consistentes con la infección por COVID-19 o ningún síntoma pero una prueba de hisopo positiva para la infección, y 2.316 dijeron que no habían tenido ningún síntoma/prueba positiva (grupo de comparación).

Entre los 568 casos, 138 clínicos dijeron que habían tenido una infección por COVID-19 de moderada a grave; los 430 restantes dijeron que habían tenido una infección por COVID-19 de muy leve a leve.

Después de tener en cuenta varias variables potencialmente influyentes, como la edad, el origen étnico, la especialidad médica y el estilo de vida (tabaquismo, actividad física), los encuestados que dijeron seguir dietas basadas en plantas o dietas basadas en plantas/pescado tenían, respectivamente, un 73% y un 59% menos de probabilidades de sufrir una infección por COVID-19 de moderada a grave, en comparación con los que no seguían estos patrones dietéticos.

Además, en comparación con los que dijeron seguir una dieta basada en plantas, los que dijeron seguir una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas tenían casi 4 veces más probabilidades de contraer una infección moderada a grave por COVID-19.

Estas asociaciones se mantuvieron cuando también se tuvieron en cuenta el peso (IMC) y las condiciones médicas coexistentes. Pero no se observó ninguna asociación entre ningún tipo de dieta y el riesgo de contraer la infección por COVID-19 o la duración de la enfermedad posterior.

Se trata de un estudio de observación, por lo que no puede establecer una causa, sino sólo una correlación. Los hombres superaron a las mujeres en el estudio, por lo que los resultados pueden no ser aplicables a las mujeres, añaden.

Pero las dietas basadas en plantas son ricas en nutrientes, especialmente fitoquímicos (polifenoles, carotenoides), vitaminas y minerales, todos ellos importantes para un sistema inmunitario sano, dicen los investigadores. Y el pescado es una fuente importante de vitamina D y ácidos grasos omega-3, ambos con propiedades antiinflamatorias, añaden.

"Nuestros resultados sugieren que una dieta saludable rica en alimentos densos en nutrientes puede ser considerada para la protección contra la COVID-19 grave", concluyen.

"Las tendencias de este estudio están limitadas por el tamaño del mismo (un número reducido de personas con una prueba positiva confirmada) y por el diseño (autoinforme sobre la dieta y los síntomas), por lo que es necesario ser cauteloso en la interpretación de los resultados --advierte el vicepresidente del grupo de trabajo sobre nutrición y COVID-19 del NNEdPro, Shane McAuliffe--. Sin embargo, una dieta de alta calidad es importante para montar una respuesta inmune adecuada, que a su vez puede influir en la susceptibilidad a la infección y su gravedad".

Y añade que "este estudio pone de manifiesto la necesidad de realizar estudios prospectivos mejor diseñados sobre la asociación entre la dieta, el estado nutricional y los resultados de la COVID-19".

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana