Así son las 'bombas de calor' que destruyen el hielo marino del Ártico

Redacción | 28/04/2021

Columnas de agua cálida fluyen hacia el Océano Ártico desde el Océano Pacífico y aceleran el derretimiento del hielo marino desde abajo, actuando como bombas de calor submarinas.

Un equipo dirigido por oceanógrafos físicos del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego ha descrito este fenómeno, uno de los muchos mecanismos invasores por los cuales el calentamiento global está cambiando la naturaleza del Océano Ártico más rápido que casi cualquier otro lugar de la Tierra.

Se suma a un creciente cuerpo de evidencia que sugiere que el hielo marino del Ártico, una fuente de estabilidad climática global, podría desaparecer durante la mayor parte del año.

"La tasa de aceleración del derretimiento del hielo marino en el Ártico ha sido difícil de predecir con precisión, en parte debido a todas las complejas retroalimentaciones locales entre el hielo, el océano y la atmósfera; este trabajo muestra el gran papel en el calentamiento que desempeña el agua del océano como parte de esos comentarios ", dijo en un comunicado Jennifer MacKinnon, oceanógrafa física en Scripps, científica en jefe de la expedición y autora principal del artículo, publicado en Nature Communications.

El Ártico es un océano inusual en el sentido de que está estratificado por la salinidad en lugar de la temperatura. La mayoría de los océanos del mundo tienen agua más cálida y liviana cerca de la superficie y agua más fría y más densa debajo. En el Ártico, sin embargo, hay una capa superficial que es fría pero muy fresca, influenciada por el desagüe del río y el derretimiento acelerado del hielo. El agua tibia y relativamente salada ingresa desde el Océano Pacífico a través del Estrecho de Bering y luego el Cañón Barrow frente a la costa norte de Alaska, que actúa como una boquilla a medida que el agua fluye a través del estrecho pasaje.

Debido a que esta agua es más salada que el agua superficial del Ártico, es lo suficientemente densa como para "subducir" o sumergirse debajo de la capa superficial fresca del Ártico. Su movimiento crea bolsas de agua muy cálida que acechan debajo de las aguas superficiales. Los científicos han visto cómo estos focos de agua caliente subterránea se han fortalecido durante la última década.

Estas bolsas conocidas como "bombas de calor" son lo suficientemente estables como para durar meses o años, girando hacia el norte debajo de la capa de hielo principal cerca del polo norte y desestabilizando ese hielo a medida que el calor en ellas se difunde gradualmente pero de manera constante hacia arriba para derretir el hielo.

Sin embargo, hasta ahora, el proceso por el cual el agua caliente se subduce no se ha observado ni entendido. Sin ese conocimiento, los científicos del clima no han podido incluir este importante efecto en los modelos de pronóstico, algunos de los cuales subestiman la aceleración tasas de derretimiento del hielo marino.

Dado que la afluencia de agua cálida de origen del Pacífico ha ido en aumento durante la última década, este trabajo se suma a un creciente cuerpo de evidencia de que el hielo marino del Ártico, una fuente de estabilidad climática global, podría desaparecer en grandes porciones del año.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana