Alemania admite haber "fracasado" en la integración del somalí que acuchilló a tres mujeres en Wurzburgo

EP | 30/06/2021

DPA

El ministro del Interior de Alemania, Horst Seehofer, ha admitido que el caso del somalí que acuchilló a tres mujeres la semana pasada en Wurzburgo es un ejemplo del "fracaso" de los intentos de integrar a los migrantes en el país europeo.

"Si un joven vive en un albergue para indigentes durante seis años sin que nadie se percate ni se preocupe, entonces no puedo estar satisfecho con nuestra política, hay una falta de conciencia", ha dicho en declaraciones al diario 'Augsburger Allgemeine'.

Según ha detallado, lo que más le preocupa del caso es cómo podía ser que un hombre de 24 años que estaba legalmente en Alemania estuviera viviendo en un albergue para indigentes después de seis años en el país.

"Es algo que no podemos tolerar", ha aseverado, antes de instar a los gobiernos federal y regional a "considerar" si es "necesario" intensificar los esfuerzos de integración.

Por el momento, no está claro el motivo del ataque, aunque Seehofer ha especificado que las autoridades tienen "indicios" de que el autor tenía "inclinaciones islamistas". "Al parecer, a esto se añade un trastorno psicológico", ha continuado.

De forma paralela, ha advertido de que el extremismo y el terrorismo aún suponen una amenaza en Alemania. "No quiero asustar a la gente, pero tampoco debemos restar importancia a los peligros", ha matizado, antes de enumerar a los islamistas, los extremistas de derecha e izquierda, así como de los llamados ciudadanos del Reich, que no reconocen la legitimidad del Estado.

El alcalde de Wurzburgo, Christian Schuchardt, se ha expresado en términos similares y, según recoge 'Süddeutsche Zeitung', ha señalado que "si acogemos a personas con biografías muy difíciles, está claro que no es fácil, también pueden necesitar algún tipo de acompañamiento".

Si algunos migrantes, como el somalí, que también hirió a siete personas, "no han sido suficientemente acompañados por el Estado, esto debe cambiar de forma fundamental en el futuro", ha urgido.

"Pero también está claro que el proceso de integración lleva décadas y que la población local también necesita tiempo para acostumbrarse a una sociedad más variopinta", ha destacado Schuchardt. "Pero el proceso está ocurriendo, de una manera u otra. Tenemos que darle la mejor forma posible", ha remachado.

El agresor de Wurzburgo tenía antecedentes policiales antes del ataque del viernes y estaba temporalmente en tratamiento psiquiátrico. Estaba en Alemania y goza de protección subsidiaria.

La Oficina de Policía Criminal de Baviera tiene previsto encargar un informe psiquiátrico para aclarar si el inmigrante no estaba en posesión de sus plenas facultades mentales cuando cometió el crimen y debe ser internado en un hospital psiquiátrico.

Además, los investigadores examinan un vídeo en el que el somalí relata un ataque racista en Chemnitz, en el este del país, en 2018. "Es una pista", ha dicho este miércoles en Múnich un portavoz de la Policía criminal.

Se trata de un vídeo publicado en 2018 por el grupo mediático Funke. El abogado del somalí, Hanjo Schrepfer, confirmó al diario 'Die Welt' que uno de los hombres entrevistados en el vídeo era su cliente. En el extracto, este último relata cómo fue testigo de una agresión racista.

Chemnitz ocupó los titulares internacionales en 2018 debido a ataques racistas contra extranjeros que tuvieron lugar tras la muerte de un alemán en una pelea con refugiados en esta ciudad.

El somalí llegó Alemania durante la entrada masiva de refugiados en 2015 y fue registrado por primera vez en Chemnitz, donde vivió durante algún tiempo, según la Policía.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana