17 líderes de la UE animan a combatir las amenazas anti LGTBIQ de Hungría

EP | 24/06/2021

Más de la mitad de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE que este jueves se reúnen en Bruselas, entre ellos el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, o la canciller alemana, Angela Merkel, han denunciado las "amenazas" que aún existen contra los derechos fundamentales y llamado a combatir la discriminación contra el colectivo LGTBIQ, en una carta que evita nombrar expresamente al primer ministro de Hungría, Viktor Orban, y su nueva ley que prohíbe hablar de homosexualidad en las escuelas.

"Debemos seguir luchando contra la discriminación hacia la comunidad LGTBIQ, reafirmando la defensa de nuestros Derechos fundamentales. El respeto y la tolerancia están en el centro del proyecto europeo", dice la carta firmada por 17 de los 27 líderes de la UE y enviada a la jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, al presidente del Consejo europeo, Charles Michel, y al primer ministro portugués y presidente de turno de la UE, Antonio Costa.

El propio Sánchez ha publicado la misiva a través de su perfil en Twitter acompañado de un mensaje en el que afirma que "el odio, la intolerancia y la discriminación no tienen cabida en nuestra Unión", aunque tampoco nombra al Gobierno húngaro ni la controvertida ley que fue promulgada el miércoles por el presidente del país, János Áder.

"Hoy y todos los días, defendemos la diversidad y la igualdad LGBTI para que nuestras generaciones futuras puedan crecer en una Europa de igualdad y respeto", ha añadido el presidente del Gobierno en un mensaje que ha compartido en español e inglés y que ha sido el mismo que han escrito el resto de líderes al difundir la carta en redes.

La declaración de los 17 países justifica su mensaje en que coincide con las celebraciones del Orgullo LBTIQ y "a la luz de amenazas contra los Derechos fundamentales y, en particular, contra el principio de no discriminación en base a la orientación sexual". Por eso, dicen los líderes, expresan su compromiso con los principios y valores comunes definidos en artículo 2 del Tratado de la UE.

También se declaran comprometidos a continuar los esfuerzos que han permitido avanzar en los últimos años en la protección de los derechos de este colectivo para "asegurar que las generaciones futuras de europeos crecen en una atmósfera de igualdad y respeto".

Se trata de la segunda medida coordinada esta semana entre una mayoría de Estados miembros para reaccionar ante la nueva ley húngara anunciada como un refuerzo de la protección del menor frente a delitos de pedofilia pero que incluye medidas que discriminan y estigmatizan a este colectivo, por ejemplo prohibiendo charlas sobre homosexualidad en las escuelas o vetando la difusión en televisión de contenidos que aborden la situación del colectivo LGTBIQ.

La carta se hace pública además en las horas previas al inicio de una cumbre europea de dos días en la que varias delegaciones han hecho saber que esperan escuchar las explicaciones de Orban y presionarle para que acepte retirar la ley para que no entre en vigor.

Budapest, por su parte, reaccionó duramente la víspera a las críticas llegadas desde Bruselas y otras capitales europeas acusándoles de lanzar sus ataques basándose en "acusaciones falsas". También niega que se produzca una situación de discriminación porque la norma "no restringe los derechos de las personas mayores de 18 años, sino que amplía las obligaciones constitucionales sobre la protección de menores".

BRUSELAS ESTUDIA ACCIONES LEGALES

Ya el martes, los países del Benelux (Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo) circularon una primera carta a nivel de ministros que sumó el apoyo de otros catorce socios y que denunció la legislación húngara al tiempo que instaba a la Comisión Europea a emprender acciones legales contra el Gobierno de Orban para parar la nueva norma.

Von der Leyen respondió el miércoles en una comparecencia pública que la ley tramitada en Hungría es una "vergüenza" para la UE y afirmó que usaría "todos los poderes" de su Ejecutivo para proteger los derechos fundamentales de todos los europeos, "sean quienes sean y vivan donde vivan".

Su vicepresidenta responsable de Justicia, Vera Jourova, por su parte, explicó esta semana que los servicios comunitarios están examinando la controvertida ley en detalle para hallar la "base legal adecuada" que permita armar un procedimiento de infracción.

En su opinión, la norma promovida por el Gobierno de Orban y adoptada en el Parlamento húngaro con solo un voto en contra podría violar derechos fundamentales y también normas comunes en materia de educación y no discriminación.

El texto de líderes, que además de Sánchez y Merkel firman otros mandatarios como el francés Emmanuel Macron, el irlandés Michéal Martin, el italiano Mario Draghi, o el holandés Mark Rutte, evita sin embargo las referencias directas al caso de Hungría cómo si hizo el documento consensuado a nivel de ministros.

Los líderes de los Veintisiete se reúnen este jueves y viernes en Bruselas y fuentes diplomáticas consultadas admiten que se ha querido evitar el señalamiento directo para "no calentar más" una discusión que se espera tensa con Orban.

En total, firman la carta los presidentes o primeros ministros de Bélgica, Grecia, Dinamarca, España, Alemania, Francia, Estonia, Italia, Irlanda, Chipre, Luxemburgo, Letonia, Malta, Países Bajos, Finlandia y Suecia. Austria, como ya ocurrió con la declaración a nivel de ministros, se ha unido más tarde a la firma.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana