Una acusación del caso Cursach critica la "rapidez" del juez en procesar a 36 investigados

Esther Ballesteros | 01/02/2020

Una de las acusaciones particulares en la causa centrada en el presunto amaño de las oposiciones a oficial de la Policía Local -génesis de lo que posteriormente se convertiría en el caso Cursach- critica la "rapidez" con la que el actual juez instructor, Enrique Morell, apenas unos días después de asumir las pesquisas, ha procesado y dejado a las puertas del banquillo a un total de 36 investigados.

"Queremos enfatizar la rapidez de la instrucción de esta causa desde la llegada del nuevo instructor, pues se han dictado resoluciones de pase a procedimiento abreviado [previas a la apertura de juicio] en una forma harto rápida". Y prosigue: "es digna de elogio y encomio, pero ello se torna en un vicio cuando las resoluciones son tan someras y livianas como las que nos ocupan, pues se conculcan los derechos fundamentales de las partes personadas".

Mediante un escrito al que ha tenido acceso Crónica Balear, la acusación se suma a las críticas vertidas contra el magistrado por las decisiones que, recién incorporado, adoptó el pasado mes de diciembre. Recientemente, el exjefe de la Patrulla Verde de la Policía Local, Gabriel Torres, investigado en la causa, recriminaba este extremo y se amparaba en éste para recusar al juez por falta de imparcialidad.

Ahora es una de las partes acusadoras la que reprocha la celeridad a la hora de concluir las anteriores investigaciones como antesala a su enjuiciamiento. No sólo eso. Con sus alegatos responde a una providencia de Morell en la que éste le insta a que determinadas solicitudes que la acusación formuló recientemente las proponga en su escrito de calificación [en el que las acusaciones, de no solicitar el archivo de la causa, deben manifestar quiénes deben ir a juicio y bajo qué peticiones de condena].

En concreto, la acusación, representada por el abogado Francisco José Pérez, había reclamado -y vuelve a hacerlo- la denuncia inicial que dio pie a las investigaciones en torno a la supuesta filtración de exámenes en la Policía Local.

Asimismo, pedía librar un exhorto a la Audiencia Nacional a fin aclarar qué delitos se les atribuye a varios policías investigados en este órgano judicial por las actividades supuestamente ilícitas de los Ángeles del Infierno y que, a su vez, se encuentran procesados por la supuesta alteración de los exámenes de la Policía Local. Su objetivo pasa por evitar que sean juzgados por los mismos hechos en ambos procedimientos judiciales.

Vulneración de derechos en esta pieza del caso Cursach

El letrado considera que la respuesta del magistrado a tales peticiones "vulnera el derecho a la tutela judicial efectiva" puesto que la resolución "adolece de cualquier expresión o argumentación lógica que permita conocer el razonamiento del Juzgado".

En esta línea, la acusación arguye que las diligencias solicitadas "no son para mantener la acusación y lograr la condena" de los investigados "sino para decidir si se formula o no acusación contra ellos, qué tipo delictivo se les atribuye y qué pena se interesa". "No estamos solicitando pruebas para reforzar los indicios de criminal comportamiento sino para determinar si los mismos ya han sido, o son, objeto de otro proceso penal", precisa el abogado.

El escrito de la acusación particular se añade a la maraña de peticiones que Morell tiene sobre la mesa. Mientras se dirime el porvenir procesal de las distintas piezas del caso Cursach, la instrucción llevada a cabo por el anterior juez de la causa Manuel Penalva será la que tome el protagonismo la próxima semana. Tanto Penalva como el fiscal Miguel Ángel Subirán están citados a declarar como investigados el 6 de febrero para aclarar su actuación al frente de las investigaciones.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana