Un consuelo para el llanto del bebé

Ana M Longo | 23/01/2020

Uno de los temas que más preocupan a los padres es saber cómo gestionar el llanto de su bebé. Pese a que parece una obviedad que el padre acuda al reclamo de su hijo y le ofrezca consuelo, son muchos los que sienten inseguridad sobre si eso supone una educación negativa. Pese a que no hay estudios que aseguren que dejar llorar al hijo le perjudica seriamente, sí hay profesionales de la salud que rechazan esta práctica. Del mismo modo, cada padre debe valorar el daño emocional ocasionado en su hijo.

Muy populares y extendidas son las ideas de un médico y especialista en la medicina del sueño por todos conocido y un pediatra español. Las posturas encontradas entre ambos se han basado en saber cuál de sus métodos es más efectivo para dormir a los bebés. El primero habla de educar su llanto sin atenderles en espacios de tiempo. Por el contrario, el mediático pediatra habla de apego. Apartando estas posturas vamos a hablar de las auténticas necesidades del bebé.

Los padres en el consuelo al llanto de su bebé

El padre que diga que no quiere descansar después de un largo y duro día miente. En muchas casas se vive la intensa situación de tener a un bebé que por supuesto no duerme del tirón los primeros meses de vida, incluso durante el primer año. Y los padres piensan e idean modos para que su hijo duerma lo máximo posible durante la noche: le ponen canciones, le dan baños calientes, lo mecen, le dan pecho, biberón... No obstante, no suele funcionar con la mayoría y la tendencia del bebé es despertarse y no saber cómo conciliar nuevamente el sueño.

Sea como fuere, la decisión es de los padres y son ellos quienes deben tener la información necesaria para decidir cómo gestionar el momento de descanso de su hijo. El bebé llora por diversos motivos: hambre, incomodidad, frío… Pero también llora por necesidad de contacto y cariño con sus padres.

Se ha extendido la errónea creencia de que el bebé utiliza su llanto para molestar o por vicio, lo mismo que cuando toma pecho. Contrariamente a esta idea, lo hace por necesidad. Al bebé le hacen falta sus padres y necesita sentirse protegido y a salvo. Su llamada se produce porque teme quedarse solo e indefenso ante lo que pueda venir.

El bebé reclama la atención de sus padres con el llanto, no puede valerse por sí mismo ni satisfacer él mismo sus deseos. Cuando, como personas adultas, se nos suplica ayuda por parte de un amigo o familiar no se ignora, ¿por qué entonces a un bebé sí? ¿Por qué existe el miedo a dar excesivo amor y calidez a quien más se ama?

Los bebés y su maduración personal

Cabe decir que el ritmo madurativo de los bebés es diferente para cada uno. El ritmo biológico de cada niño no es lo único que influye en su desarrollo. Importan otros factores y son propios de cada niño. No puede pedirse a un bebé de meses que duerma solo en su habitación y la misma cantidad de horas que otros o a un niño de tres años que deje de usar el pañal en el momento que los padres desean porque “se supone” que es la edad idónea. No hay una edad idónea ni estándar para un niño.

Es difícil pensar que a un padre le resulte cómodo escuchar el llanto de su hijo. La tendencia de cualquier persona es acudir a la llamada de alguien que le ruega, a darle consuelo, sea el motivo que sea -sobre todo si es un bebé o un niño pequeño- y no en esforzarse en no tocarle ni calmarle. Esto no quiere decir que se le proporcione todo lo que pide. Un padre acaba averiguando pasados los años el significado del llanto de un hijo. Pero no puede compararse el de un bebé de meses con la llamada de un niño de tres o cuatro años que ya puede exponer su problemática.

¿Por qué no atender el llanto de un bebé?

El bebé nace y se siente desprotegido, por lo tanto, necesita el contacto constante con sus padres, sobre todo el “piel con piel” con su madre a la que ha sentido durante nueve meses. Dormir en la cama con sus padres le da paz y sentir su respiración le relaja. Para una madre es difícil separarse de su hijo nada más nacer. Lo que desea es pasar tiempo con él, olerle, dormir con él, alimentarle. ¿Por qué debe cambiar eso tras unos meses?

Es curioso leer sobre el tiempo que hay que dejar llorar al bebé. ¿Realmente hay necesidad? Al bebé se le calma y se le da seguridad simplemente estando. Dar pecho, acariciarle o cogerle en brazos son algunas de las técnicas que le darán confianza en sus padres. Con el desarrollo de la Psicología Conductista se habló de premios y castigos en la educación. Fue por este motivo que no se veía nada negativo ni contraproducente para los hijos por dejarles llorar.

Los primeros años del niño son decisivos para que configure una base sólida y el apego a sus padres. Si el niño no se siente seguro y confiado se convertirá en una persona intranquila y ansiosa en su vida adulta. Temerá quedarse solo y no tendrá la certeza de que sus padres vuelvan en determinados momentos.

La imagen que el bebé conforma de su alrededor

Cuando el bebé se siente reconfortado comienza a comprender lo bueno que hay a su alrededor. Observa que existen personas que están ahí para él en todo momento. Si esto no es así se merma su confianza. El padre demostrará poca empatía y consideración con el hijo.

Padres e hijos necesitan encontrarse y descubrirse y este es un proceso que resulta con el tiempo y las experiencias que vivan entre sí. Cuando el padre ignora el llanto, no le consuela y pretende que pase sin interés alguno en descubrir el motivo, la conexión entre ambos se resquebraja. El padre se vuelve frío y el hijo tiende a reprimir sus impulsos.

Puede decirse que el método que implica dejar llorar al bebé funciona relativamente, es decir, el bebé termina callándose porque desiste ante la falta de atención de las personas que más quiere. ¿Es este el mejor modo para que un bebé aprenda a dormir? Debe interiorizar desde tan pequeño que está solo. En un futuro estos individuos se sentirán frágiles ante el resto del mundo porque entienden que pueden quedarse desatendidos frente a una necesidad o deseo. La angustia del bebé será el reflejo del estrés postraumático del adulto.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana