Sonia Vivas denunció a tres excompañeros para frenar un expediente contra ella

Esther Ballesteros | 18/02/2020

La ex agente de la Policía Local de Palma y actual concejala de Justicia Social, Sonia Vivas, denunció por vía penal a una compañera del cuerpo, a un comisario y a un subinspector con el objetivo de paralizar el expediente disciplinario que le habían incoado por retirar de forma arbitraria el vehículo de la primera, según un informe de la Fiscalía al que ha tenido acceso Crónica Balear.

Los hechos se remontan a 2011, pero han servido de base para que la Asociación de Víctimas por Arbitrariedades Judiciales (JAVA) se querelle contra Vivas por denunciar, siete años después, a dos compañeros de la Policía Local por supuestas vejaciones homófobas utilizando -para acreditar el menoscabo físico y mental que aseguraba haber sufrido- los mismos informes médicos que había presentado en su denuncia de 2011.

Se da la circunstancia de que la denuncia interpuesta aquel año por Vivas acabó siendo finalmente archivada, si bien el expediente abierto contra ella nunca volvió a reabrirse, según señalan fuentes próximas al caso.

Fue el 10 de noviembre de 2010 cuando Vivas retiró el coche de la vía pública por encontrarse estacionado, según alegaba, en un reservado para discapacitados y autobuses. Sin embargo, un informe emitido posteriormente por la Policía Local señala que la ex agente actuó condicionada por una "animadversión manifiesta" hacia la usuaria habitual del vehículo, otra agente del cuerpo que a la sazón era su excompañera sentimental.

Se trata de unos hechos que motivaron que la afectada por estos hechos presentase una queja que dio lugar a que la Policía Local investigara qué había sucedido.

En el marco de estas diligencias, la propia Vivas fue interpelada al respecto. Aseguró que la decisión de retirar el coche fue adoptada de forma conjunta junto al compañero con el que patrullaba a instancias de un ciudadano con discapacidad que decía sentirse perjudicado por la ocupación del vehículo. Es más, la entonces agente aseguraba desconocer a quién pertenecía el turismo.

La Policía, en su informe, llama la atención entre otros aspectos sobre el hecho de que la pareja de agentes retirase el coche sabiendo que se trataba de un reservado para bus escolar que en esos momentos se encontraba fuera del horario de clase o que no denunciase a otro vehículo que se hallaba aparcado en el mismo lugar.

Ante estas circunstancias, el cuerpo decidió incoar un expediente contra Vivas al considerar que ésta habría incurrido en cuatro faltas graves. Entre ellas, la de excederse arbitrariamente en sus facultades en el ejercicio de su cargo y la de actuar con abuso de atribuciones causando daño a particulares.

Dos meses después de la apertura de este expediente, la ex agente decidió denunciar a su ex pareja así como al comisario y al subinspector que intervinieron en el mismo por supuestos delitos de lesiones, trato degradante, prevaricación y calumnias.

En su denuncia, Vivas aseveraba que el subinspector, antes de la incoación del proceso sancionador, le había interrogado de una forma "coercitiva" sobre la retirada del coche, asegurando sentirse "total y absolutamente indefensa y acosada". "Al parecer, mi falta grave fue estar trabajando", señalaba en su escrito.

La denunciante manifestaba, además, no tener "la más mínima idea" de la existencia de una queja formal por la retirada del coche y "mucho menos" de la persona que la había formulado. Según explicaba, fue por radio cuando le comunicaron que el vehículo pertenecía a la madre de su ex pareja. "Me quedé atónita", incidía.

Más adelante, la ex agente y actual edil de Podemos en el Ayuntamiento de Palma ampliaba su denuncia al instructor del expediente por presuntas irregularidades y por amistad manifiesta con su ex pareja.

No obstante, la Fiscalía no tardó en pronunciarse para solicitar el archivo de la denuncia. Según el Ministerio Público, Vivas había decidido recurrir a la vía penal a fin de lograr la paralización del expediente en lugar de formular las quejas que hubieran correspondido como la recusación del instructor del proceso sancionador o la presentación de pruebas determinadas.

De hecho, el fiscal señalaba que desde que a Vivas le fueron notificadas la apertura del expediente y la designación de su instructor no había realizado alegación alguna como tampoco se había planteado su recusación formal.

Finalmente, el Juzgado archivó la denuncia de Vivas, decisión que, posteriormente, confirmaría la Audiencia Provincial de Palma.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana