Sánchez: "La desescalada del confinamiento será como pronto en dos semanas"

Redacción | 12/04/2020

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha advertido este domingo de que España sigue en "confinamiento general" por la pandemia del coronavirus. Y ha dejado claro que lo que los técnicos llaman "desescalada" se producirá como pronto dentro de dos semanas y "de forma progresiva y cautelosa".

Sánchez, en una comparecencia telemática en el Palacio de Moncloa tras una videoconferencia con los presidentes autonómicos, no ha descartado que tras el fin de las restricciones actuales, el 26 de este mes, las medidas puedan mantenerse o reforzarlas, porque lo importante es la salud, ha enfatizado.

Sánchez ha recordado que esta semana se reanudan únicamente las actividades económicas hibernadas desde el pasado 30 de marzo, mientras el resto de las actividades que fueron interrumpidas al decretar el estado de alarma seguirán paralizadas.

"No estamos entrando en la segunda fase" porque "prosigue el estado de alarma y continua el confinamiento general", ha insistido Sánchez. Ha insistido así en que la reactivación de las actividades no esenciales a partir de mañana no implica una relajación de las restricciones.

"Si ganamos el terreno al virus y nuestro sistema de salud recupera tono avanzaremos en la desescalada. Si no es así, quiero ser muy claro: mantendremos o reforzaremos las restricciones porque lo primero para este Gobierno siempre será la salud de nuestros conciudadanos", ha manifestado Sánchez.

MARCADORES PARA MEDIR "CON RAPIDEZ" LA PROPAGACIÓN DEL VIRUS

El Gobierno actuará en la toma de esta decisión bajo el asesoramiento del comité científico. Y, a partir de ahí, "en función de cuál sea la evolución se actuará con mayor o menor restricción". Para ello, se van a aplicar marcadores recomendados por los expertos para medir "con rapidez" tanto la propagación como la capacidad de respuesta del Sistema Nacional de Salud.

"Estos marcadores serán los que nos guiarán en la futura desescalada y nos aconsejarán eliminar poco a poco, esperamos que muy pronto, las futuras restricciones", ha añadido Sánchez. En su intervención ha recordado que España no está "siquiera entrando en la segunda fase", lo que los expertos llaman la fase de desescalada. Por ello se mantiene el confinamiento general.

La desactivación del confinamiento en España por la crisis del coronavirus será "progresiva y muy cautelosa". Ya que, como ha señalado al comienzo de su intervención, es necesario "aplanar la curva", y para ello, ha recordado, "se han tomado medidas muy duras". No obstante, en este momento, ha destacado que los asesores científicos confirma que "vamos por buen camino" en la lucha contra el coronavirus.

"Han sido decisiones muy difíciles" pero que han dado sus frutos que reflejan en la reducción del numero de hospitalizados y de las cargas en las UCI. "Estamos lejos de la victoria", ha señalado, al tiempo que ha afirmado que España "recuperará la normalidad".

LA RENTA MÍNIMA VITAL SE PONDRÁ EN MARCHA "CUANTO ANTES"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que tiene la intención de poner en marcha una renta mínima vital "cuanto antes". "Será una de las políticas públicas que pondremos en marcha cuanto antes y nos gustaría que la propuesta contara con el aval de los agentes sociales y de las fuerzas políticas", ha señalado.

La renta mínima vitalicia era "un proyecto de legislatura" que, según ha recordado Sánchez, estaba muy ligado a paliar la pobreza infantil antes de que se desencadenara la actual crisis del coronavirus.

El pasado jueves, la vicepresidencia de Derechos Sociales y para la Agenda 2030 comunicó que había planteado la puesta en marcha de forma urgente de una renta mínima vital provisional que protegiese a las personas más vulnerables hasta que pueda articularse una medida permanente. Se trataría de una ayuda de 500 euros a la que podrían acceder los individuos con ingresos por debajo de los 200 euros o las familias cuya renta del hogar esté por debajo de los 450 euros.

CONVOCARÁ A CEOE Y SINDICATOS

Durante su intervención, el presidente del Gobierno también ha anunciado que en los próximos días convocará a CEOE y a los sindicatos. Tratará de impulsar con ellos nuevos pactos que permitan mitigar los efectos económicos y sociales de la crisis del coronavirus.

"Necesitamos un gran pacto para la reconstrucción económica y social del país. El acuerdo para la reconstrucción solo alcanzará plenamente sus objetivos con la participación de todos los partidos políticos. La oposición, toda sin excepción, debe ser parte de la reconstrucción económica y social", ha señalado.

Además, ha indicado que, en los próximos días, convocará a todas las fuerzas políticas, a los agentes sociales, a los sindicatos y patronales, y al conjunto de las comunidades . Y ha apuntado que tienen intención de celebrar una reunión "para impulsar los nuevos pactos de La Moncloa".

Asimismo, Sánchez ha reconocido que el acuerdo cerrado en Europa no alcanza sus demandas. Pero permitirá una "inyección de energía" para paliar el "durísimo golpe" que está soportando la economía española. Por ello, el Gobierno español continuará reclamando una propuesta más ambiciosa y "un verdadero Plan Marshall".

DEJAR EL ESPECTÁCULO DE POLÍTICOS PELEÁNDOSE

El presidente del Gobierno ha pedido este domingo a todos los partidos "una desescalada de la tensión política" y ha apelado directamente al PP para vencer la "postguerra". Y ha llamado a la unidad de todas las fuerzas políticas para hacer frente a la crisis del coronavirus, en lo que ha denominado Pacto de Reconstrucción Económica y Social, poniendo como ejemplo el consenso alcanzado hace 40 años en la Transición.

"La desescalada en la tensión política debe empezar ya, cuanto antes. Y debe dar lugar a la unidad, al diálogo, al consenso y al acuerdo. La mejor noticia que podrían recibir los españoles y españolas al salir de sus casas es saber que sus representantes políticos han sido capaces de superar sus diferencias y diseñar juntos un gran plan de reconstrucción económica y social para volver a poner en marcha a nuestro país", ha manifestado Sánchez en comparecencia en el Palacio de la Moncloa.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado que el Covid-19 no distingue de territorios ni de color político, por lo que la respuesta "debe ser común, unida". Esto debe hacerse, a su juicio, a través de un gran pacto de reconstrucción económica y social que se selle en los nuevos Pactos de la Moncloa que quiere impulsar el Gobierno y que el presidente quiere que se formalicen esta misma semana en una primera reunión.

APELA AL PP PARA VENCER LA "POSTGUERRA"

Para este objetivo, Sánchez ha insistido en dejar atrás "las palabras gruesas, el lenguaje agresivo" y el "espectáculo de políticos peleándose". Algo en lo que ha dicho comprometerse personalmente por ser su "responsabilidad" como presidente.

"Mientras prosiga esta crisis, sólo unidad. Sin reproches ni críticas ni desplantes", ha pedido. Ha reclamado primero expresamente el apoyo del PP para vencer la "postguerra" como primer partido de la oposición,. Pero también del resto de formaciones políticas "sin excepción".

"Democracia significa pluralidad, pero también unión cuando tenemos el ataque de un enemigo común", ha sostenido Sánchez. Y ha recordado el ejemplo de hace 40 años tras la dictadura franquista, pidiendo a todas las formaciones que se inspiren en él y en otros pactos anteriores como el antiterrorista o el de las pensiones. "Todos sabemos que cuando venzamos esta guerra necesitaremos todas las fuerzas país para vencer la posguerra", ha reconocido.

"NOS NECESITAMOS TODOS"

En la comparecencia ha recurrido en muchas ocasiones al lenguaje bélico al comparar la lucha contra el coronavirus con una guerra. El presidente ha admitido que en estos más de 40 años de democracia el acuerdo y el consenso no han sido la tónica general. Pero ha subrayado que el problema ahora es "infinitamente mayor" a otros. Ha llegado a calificarlo de "inmenso" y "descomunal".

"Cuando venzamos, necesitaremos todas las fuerzas del país para vencer la posguerra. Nos necesitamos todos, las propuestas de todos, la unión de todos. Cuantos más, mejor. A todos los que estén dispuestos, les agradezco su actitud. Estamos ante una situación completamente nueva y nos exige un comportamiento nuevo. Haré lo que esté en mi mano para conseguir esa unión", ha remarcado.

Sánchez considera que no son incompatibles las medidas que está poniendo en marcha ahora el Gobierno para frenar la pandemia con los retos futuros una vez superada la crisis. De hecho, ha resaltado la importancia de "empezar a hablar de la reconstrucción económica y social".

Sobre las críticas recibidas en la videoconferencia que ha mantenido esta mañana con los presidentes autonómicos, Sánchez ha utilizado también otros términos como "demandas legítimas", "pareceres" o "realidades" que han planteado los dirigentes de las comunidades. Y ha asegurado que "incluso las críticas" las toma como "bienvenidas" porque es "importante mantener la humildad" en el debate.

Es más, ha llegado a decir que la respuesta que ha obtenido de los presidentes autonómicos con respecto al Plan de Reconstrucción Económica y Social ha sido "positiva". Y que las "críticas" manifestadas al respecto han sido "constructivas".

PIDE A LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS UN MARGEN DE CONFIANZA

El jefe del Ejecutivo ha admitido que las comunidades quieren tener una "mayor capacidad en la toma de decisiones". Pero ha dicho estar "seguro" de que "entienden que en niveles de tanta incertidumbre y ante un enemigo que no descansa el Gobierno tiene que tomar medidas de manera muy rápida". Por lo que les ha reclamado un "margen de confianza".

En este sentido, y a la pregunta de si se compromete a que el estado de alarma no será excusa para una recentralización al modo de una ley como la de Armonización del año 1982, el presidente del Gobierno se ha limitado a contestar que "sí".

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana