Recusan al juez que procesó a más de 30 policías locales por acelerar su enjuiciamiento "a beneficio" de Penalva y Subirán

Esther Ballesteros | 14/07/2020

Una de las acusaciones particulares en la causa centrada en el presunto amaño de las oposiciones a oficial de la Policía Local -génesis de lo que posteriormente se convertiría en el caso Cursach- ha recusado al juez instructor de este procedimiento judicial, Enrique Morell, por su "afán de acelerar y controlar un proceso judicial con el fin de beneficiar a sus amistades", en alusión a su compañero de judicatura Manuel Penalva y al exfiscal Miguel Ángel Subirán.

Morell, recientemente sancionado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por no abstenerse, pese a la amistad íntima que le une a Penalva, en una causa en la que éste figuraba como denunciante, tiene ante sí un nuevo frente abierto. Una nueva recusación cimentada "en su único interés" en que el caso "sea remitido para su enjuiciamiento, obviando plazos y requisitos procesales y causando indefensión en las partes -todas-", recalcan desde la acusación.

Mediante un escrito al que ha tenido acceso Crónica Balear, sostienen que tal fin únicamente responde a que, en caso de que se dicte sentencia condenatoria en el marco de esta causa, tanto Penalva como Subirán puedan esgrimirla "como un aval" en el procedimiento que les investiga por las presuntas irregularidades que cometieron al frente de las distintas líneas de investigación del caso Cursach.

En este contexto, en su incidente de recusación el abogado Francisco José Pérez detalla que en la mañana de este martes, 14 de julio, ha acudido al Juzgado de Instrucción número 12 -en el que se tramitan las diligencias sobre la supuesta alteración de las oposiciones-, donde un funcionario le ha informado de que la Fiscalía había formulado acusación contra los investigados en la causa y de que "mañana se nos notificaría ese escrito junto al auto de apertura de juicio oral".

Pese a insistir en que aún no se ha entregado a ninguna de las partes la original o la copia de la causa así como tampoco se han practicado diversas diligencias ni se han tramitado los recursos de apelación formulados por varias defensas, el funcionario ha consultado al respecto con Morell y "éste ha manifestado que no, que mañana estaría dictado el auto de apertura de juicio oral, pues ya estaba presentado el escrito del Ministerio Fiscal".

"Nos encontramos ante una situación en la que se puede generar una suerte de nulidades de actuaciones al albor del dictado del auto de apertura de juicio oral, amén del rosario de la deficiente tramitación de esta causa, que no puede justificarse ya ni en la ausencia de la funcionaria titular de la tramitación ni en el COVID-19: se puede atisbar que priman los intereses de remitir esta causa a enjuiciamiento, soslayando la tramitación del resto de recursos y peticiones de forma artificial", abunda el abogado.

En esta línea, el letrado incide en que Morell "tiene amistad íntima" con el anterior instructor y el anterior fiscal del caso -en referencia a Penalva y Subirán- "hasta el punto de que quiso ocultar esa relación de amistad para tramitar causas en las que estos figuraban como parte denunciante pero cuando constaban como denunciados sí que se abstuvo".

Es más, recuerda cómo, mientras en 2019 se tramitaba otro incidente de recusación contra Morell -por lo que "no podía dictar ni una sola resolución de las causas en las que se había formulado recusación-, de forma harto insólita" procesó y dejó a las puertas del banquillo a un total de 36 investigados -entre ellos más de treinta policías locales- "a las 48 horas de haberse confirmado su recusación".

"En dos días dictó una resolución de 35 folios de forma harto deslavazada, objeto de un sinfín de recursos, hasta el extremo de incurrir en 'procesar' a determinados investigados por delitos por los cuales ya habían sido enjuiciados o procesados en otras diligencias previas relacionadas con esta. Se intuye ya ahí que este recusado tenía cierto interés en tramitar esta causa", recalca.

Y asevera que esto "no es cuestión baladí pues ya denota y revela un cierto afán en acelerar este proceso". No en vano, hace hincapié en el hecho de que ya en diciembre de 2019 -cuando Morell procesó a los encausados- las investigaciones contra Penalva y Subirán "se encontraban avanzadas".

Es decir, subraya tajante, "cuando peor escenario se atisbaba para los amigos del instructor, mayor celeridad impulsó éste al proceso, hasta el extremo de que cuando en enero de 2020 don Enrique Morell fue de nuevo recusado, este, en lugar de tramitar la recusación, la inadmitió a trámite". "Se denota más si cabe el ansia y afán de acelerar y controlar un proceso judicial con el fin de beneficiar a sus amistades", incide la acusación particular.

El abogado pide así que se acuerde tramitar el incidente de recusación contra Morell y que éste evite dictar cualquier resolución mientras aquel se resuelve. "Esta parte solo quiere e interesa un juez que sea imparcial y que lo aparente; apariencia que aquí, lamentándolo mucho, ya no se da", concluye.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana