La temperatura del Atlántico norte es la más cálida en tres milenios

Redacción | 15/10/2020

Científicos del clima han extendido el registro de la temperatura de la superficie del Atlántico Norte de unos 100 a 2.900 años, y muestran que el periodo más cálido ha sido los últimos 10 años.

Un equipo dirigido por Francois Lapointe y Raymond Bradley en el Centro de Investigación del Sistema Climático de la Universidad de Massachusetts Amherst y Pierre Francus en la Universidad de Québec-INRS analizó capas anuales de sedimento "perfectamente conservadas" que se acumularon en el lago Sawtooth en el Alto Ártico canadiense, que contienen titanio sobrante de siglos de erosión de rocas.

Al medir la concentración de titanio en las diferentes capas, los científicos pueden estimar la temperatura relativa y la presión atmosférica a lo largo del tiempo.

MÁS FRÍO EN LOS SIGLOS XV Y XVI

El registro recientemente ampliado muestra que las temperaturas más frías se encontraron entre aproximadamente 1400-1600 d.C., y el intervalo más cálido ocurrió solo durante la última década, informan los autores. Francus agrega en un comunicado: "Nuestro conjunto de datos único constituye la primera reconstrucción de las temperaturas de la superficie del mar Atlántico que abarca los últimos 3.000 años y esto permitirá a los climatólogos comprender mejor los mecanismos detrás de los cambios a largo plazo en el comportamiento del Océano Atlántico".

Cuando las temperaturas son frescas en el Atlántico norte, se encuentra un patrón de presión atmosférica relativamente baja en gran parte del Alto Ártico canadiense y Groenlandia. Esto está asociado con un derretimiento más lento de la nieve en esa región y niveles más altos de titanio en los sedimentos. Lo contrario ocurre cuando el océano es más cálido: la presión atmosférica es más alta, la nieve se derrite rápidamente y la concentración de titanio disminuye.

Lapointe dice: "Utilizando estos fuertes vínculos, fue posible reconstruir cómo las temperaturas de la superficie del océano Atlántico han variado durante los últimos 2.900 años, lo que lo convierte en el registro más largo que está disponible actualmente". Los detalles aparecen esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los investigadores informan que su registro recién reconstruido está significativamente correlacionado con varios otros registros de sedimentos independientes del Océano Atlántico que van desde el norte de Islandia hasta la costa de Venezuela, lo que confirma su confiabilidad como un indicador de la variabilidad a largo plazo de las temperaturas del océano en una amplia franja de el Atlántico. El registro también es similar a las temperaturas europeas durante los últimos 2.000 años, señalan.

Las fluctuaciones en las temperaturas de la superficie del mar, conocidas como Oscilación Multidecadal del Atlántico (AMO), también están vinculadas a otros trastornos climáticos importantes como las sequías en América del Norte y la gravedad de los huracanes. Sin embargo, debido a que las mediciones de las temperaturas de la superficie del mar solo se remontan a aproximadamente un siglo, la duración exacta y la variabilidad del ciclo AMO no se conocen bien.

DOS O TRES VECES MÁS RÁPIDO QUE EN EL RESTO DEL PLANETA

El calentamiento climático en el Ártico es ahora dos o tres veces más rápido que en el resto del planeta debido a las emisiones de gases de efecto invernadero de la quema de combustibles fósiles, el calentamiento puede amplificarse o atenuarse por la variabilidad climática natural, como los cambios en la temperatura de la superficie del Atlántico Norte, que parecen variar en ciclos de aproximadamente 60 a 80 años.

Lapointe, quien ha llevado a cabo un extenso trabajo de campo en el Ártico canadiense durante la última década, señala que "En los veranos recientes ha sido común que los sistemas atmosféricos de alta presión, condiciones de cielo despejado, prevalezcan sobre la región".

"Las temperaturas máximas a menudo alcanzaron los 20 grados Celsius, 68 grados Fahrenheit, durante muchos días sucesivos o incluso semanas, como en 2019. Esto ha tenido impactos irreversibles en la capa de nieve, los glaciares y casquetes de hielo, y el permafrost", dijo.

Bradley agrega que, "las aguas superficiales del Atlántico han sido constantemente cálidas desde aproximadamente 1995. No sabemos si las condiciones cambiarán hacia una fase más fría en el corto plazo, lo que aliviaría el calentamiento acelerado del Ártico. Pero si el calentamiento del Atlántico continúa, se pueden esperar condiciones atmosféricas que favorezcan el derretimiento más severo de los casquetes polares del Ártico canadiense y la capa de hielo de Groenlandia en las próximas décadas".

"En 2019, la capa de hielo de Groenlandia perdió más de 500.000 millones de toneladas de masa, un récord, y esto se asoció con condiciones atmosféricas de alta presión persistentes sin precedentes ", añadió.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana