La primera oleada de la pandemia no dañó la imagen de España pero ya se apuntaba menos entusiasmo por viajar

Redacción | 10/09/2020

Clara Margais

La primera embestida de la pandemia de coronavirus en España, en los meses de marzo y abril, no tuvo un "impacto destacado" en la imagen internacional del país, según un estudio realizado por el Real Instituto Elcano y el Reputation Institute en el que, no obstante, se aprecia ya un descenso en una variable donde España suele tener la mejor puntuación: la recomendación de viajar por turismo.

Con todo, los investigadores sostienen que, en un contexto de confinamiento global y de cierre de fronteras, una caída de tres puntos (de 87 a 84 en una escala de cero a 100) es "un descenso mínimo" y prácticamente "insignificante".

Concretamente, la directora del Observatorio de Imagen de España del Real Instituto Elcano, Carmen González Enríquez, ha explicado que del estudio se desprende que hay "un deseo importante de visitar España". "Estoy completamente convencida, y no hay indicación que pueda decir otra cosa, de que España va a recuperar su atractivo turístico cuando el control de la pandemia mundial lo permita", ha señalado.

La "recomendación de visitar" forma parte de las "variables de apoyo" recogidas en el estudio y es la que arroja más puntuación en el caso de España, pero empeora su situación respecto al año pasado y cae al puesto 14, por detrás de Países Bajos, Italia, Grecia o Reino Unido.

Pese a no estar incluido en el estudio, González ha reconocido que la marcha del Rey Juan Carlos I "puede tener un impacto" en la imagen española, aunque ha señalado que los escándalos españoles suelen tener más impacto en la opinión pública patria que en la internacional.

"Por tratarse de un Rey emérito... ¿puede tener un impacto mayor? Puede ser", ha reconocido, para después explicar que, con todo, las monarquías "cuya función de poder es inexistente" suelen "jugar a favor del prestigio" de los países. "A mucha gente le gusta esa solemnidad que acompaña a la figura monárquica", ha señalado.

La encuesta se realizó en los meses de marzo y abril, en pleno estado de alarma en España, con 30.000 entrevistas, de las que más de 20.000 se hicieron en el antiguo G8. En la muestra en la que se preguntaba por España se incluyeron 22 países, entre ellos estos ocho (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Rusia, EEUU, Canadá y Japón), los mayores países latinoamericanos (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú), China, Portugal, Países Bajos, Marruecos, Australia, India, Corea del Sur y la propia España.

La conclusión es que la reputación internacional de España se mantiene estable, con 76 puntos sobre 100, igual que en 2019, y en el puesto 13 en el ranking de las 55 mayores economías, un puesto por debajo que hace un año aunque el informe atribuye el descenso a la mejora de Austria.

LA AUTOESTIMA ESPAÑOLA SUPERA LA PERCEPCIÓN INTERNACIONAL

España se sitúa así por encima de Bélgica (puesto 14), Italia (16), Reino Unido (18), Alemania (19) o Francia (20) y muy por delante de potencias como EEUU (puesto 34) o China (50). Este ranking está siempre encabezado por los cuatro países nórdicos más Suiza, Nueva Zelanda, Australia, Canadá, Países Bajos, Irlanda y Japón, todos ellos economías ricas, democracias consolidadas y actores pacíficos en la escena internacional.

El estudio se ha presentado este jueves junto al presidente del Real Instituto Elcano, Emilio Lamo de Espinosa y el socio-presidente del despacho Uría Menéndez, Luis de Carlos.

SOLO LA IMAGEN DE CHINA HA SUFRIDO

El informe constata que el Covid-19, hasta ese momento, no tuvo gran impacto en la reputación de ningún país, con la excepción de China, "probablemente por ser el origen de la epidemia". Su puntuación es de 45 y se sitúa en el puesto 50 en la escala de prestigio de las 55 principales economías del mundo, sólo por encima
de Nigeria, Rusia, Pakistán, Irán e Irak.

Además, es habitual que las grandes potencias tengan una valoración "discreta", como Estados Unidos, que ocupa el puesto 37 en el ranking. Sin embargo, países en el otro extremo de la tabla han experimentado grandes subidas en un año: Pakistán, un 26 por ciento; Irak un 21 por ciento y Arabia Saudí un 20,6 por ciento.

España ha estado siempre entre los 20 mejores, incluso en los años más duros de la crisis económica, y tiene mejor reputación entre los países del G8 que en Latinoamérica.

LA AUTOESTIMA, MEJOR QUE LA IMAGEN EXTERNA

Como novedad, la reputación de España entre los propios españoles es mejor que la detectada en el exterior, cosa que solo sucedió en 2009-2011. Ahora, esa "autopercepción" es 1,2 puntos mejor a la que tienen de España los países del G8. El extremo contrario se vivía en 2014, con 14 puntos a favor de la externa.

Los países que más valoran a España son los que más la visitan, encabezados por Reino Unido, con 82 puntos sobre 100, Italia, Alemania, Francia y Países Bajos.

BAJA PUNTUACIÓN EN MARRUECOS Y COLOMBIA

Los rusos conceden a España 79 puntos, mientras en el extremo contrario están Corea del Sur (53 puntos) y China (55), seguidos de otros dos con los que la relación es estrecha pero muy influida por la política migratoria: Colombia (59) y Marruecos (60).

Como en estudios anteriores, la buena reputación de España descansa principalmente en elementos "blandos" como la calidad y el estilo de vida, el entorno natural, el ocio, la amabilidad de la gente y la cultura. Son también los aspectos que más valoran los propios españoles, de hecho, los valoran más que los extranjeros, cosa que también sucede con los productos españoles.

LOS PRODUCTOS ESPAÑOLES, EN EL PUESTO 17

Los productos y servicios españoles se colocan en el decimoséptimo puesto, tres por encima del puesto alcanzado el año pasado y mejor situados que Estados Unidos y los países iberoamericanos aunque por detrás de gran parte de países europeos. Japón, Suiza y los países nórdicos lideran esta tabla.

En cambio, las peores valoraciones, por debajo de las que conceden los extranjeros, se las dan los españoles a algunos factores considerados "duros", como el entorno institucional y político (52,0 puntos), el uso eficiente de los recursos (47,4), y ética y transparencia (45,7).

No obstante, este año el mayor aumento de prestigio internacional se ha producido precisamente en aquellos elementos en los que tradicionalmente es más débil: la tecnología e innovación, la gobernanza económica o la ética y transparencia.

También han mejorado las recomendaciones sobre invertir en España, comprar productos españoles, estudiar, trabajar o vivir. Así, especialmente en el contexto de la pandemia, los españoles son más pesimistas que los extranjeros a la hora de recomendar invertir y, sobre todo, trabajar en España.

En el entorno político e institucional, España alcanza el puesto 19 (de un total de 54), con una puntuación inmediatamente inferior a Reino Unido y Portugal y por debajo de Bélgica Irlanda o Francia, pero dos puestos por encima de Italia. El mismo puesto, el 19, tiene en materia de bienestar social, también por detrás de la mayoría de países de Europa occidental salvo Italia.

Lo mismo sucede con la competitividad, estabilidad de la economía y desarrollo de sus infraestructuras, es decir, en cuanto al atractivo para los negocios, un capítulo en el que España cae al puesto 21. Como destino de inversión, España está en el puesto 18, justo por detrás de Estados Unidos.

En cambio, el país sube hasta el puesto nueve en cuanto a contribución a la cultura global, un puesto que lideran los países europeos con Reino Unido, Francia y en tercer lugar Japón.

Los países del G8 recomendarían 8 países antes que España como lugar para vivir. España, en la novena posición, se sitúa ligeramente por debajo de Países Bajos y un poco por encima de Irlanda, dejando por detrás a Noruega, Canadá e Irlanda.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana