Historias personales frente al coronavirus

Esther Ballesteros | 17/03/2020

Más allá de las consecuencias sanitarias y económicas que el embate del coronavirus está desencadenando y cuya magnitud copa la actualidad día tras día, los ciudadanos, desde sus hogares, ejercen su particular lucha contra la pandemia. La batalla tras las puertas de casa no es fácil pero, en el afán de la población por sobreponerse, constituye el mejor retrato de cuanto sucede a nuestro alrededor.

Numerosos lectores de Crónica Balear nos cuentan cómo van tejiendo su vida diaria desde que el COVID-19 les confinase en sus viviendas. Y, sobre todo, relatan algunas de las complicadas situaciones, ajenas a la actual crisis sanitaria, a las que deben hacer frente en pleno estado de alarma.

Son historias en las que muchos se verán reflejados: padres a la búsqueda de actividades caseras para sus pequeños, mujeres en la recta final de su embarazo, personas mayores a las que cuidar, familiares enfermos a quienes asistir, problemas económicos que cubrir...

Entre estas experiencias, una lectora cuenta la suya propia con su bebé de un año: "como muchas familias que se sentirán identificadas, lo malo de no salir es que el bebé se aburre en casa. Él se distraía en la guardería, en el parque o salíamos a dar una vuelta. Ahora se siente estresado y nosotros, como padres, lo notamos. Muchas familias con bebés se sentirán así", narra.

Pese a las circunstancias que atraviesa, comprende que "es mejor así que correr el más mínimo riesgo".

Por su parte, Yanka explica que se encuentra "en casa con los peques. Ellos lo pasan peor, sin un paseo". Ella se encuentra embarazada de ocho meses: "necesito caminar, empiezan a hincharse los pies de estar tanto tiempo en casa...".

"Quisiera que todos se quedaran de verdad en casa"

Para otra ciudadana que se ha puesto en contacto con este medio "lo más difícil" es que su esposo "está en terapia intensiva; tuvo un infarto, un paro cardíaco y está entubado". También comenta que su hija, de ocho años, se encuentra "sin escuela, ayudando con las tareas por Skype y haciendo vídeollamadas". Y añade: "quisiera que todos se quedaran de verdad en casa y por fin entendieran de una vez la magnitud del problema. Si ustedes no se sienten enfermos pueden, aún así, contagiar a otros".

Otra lectora, en su caso madre soltera, expone las situaciones personales que le llevan a salir de casa mientras los agentes le piden constantemente explicaciones: "tengo una niña de tres años que tengo que llevar a su padre y traer todos los días. Aparte, tengo a mi padre enfermo de cáncer a quien tengo que ir a cuidar a ciertas horas".

"Te van parando por la calle pidiéndote justificantes, tienes que ir con una carpeta llena de papeles para cada cosa que quieres hacer. Hasta los tickets te piden para poder justificar que has ido a comprar o a echar gasolina". "Que todo sea guardar todos los tickets", señala.

Por su parte, Nica, autónoma, relata entre lágrimas que la crisis del coronavirus le "ha pillado con 35 euros en la cartera y -10 euros en la cuenta. He comprado lo mínimo que podía por mi familia (mi madre con un ictus y mi hijo estudiante)".

Lamenta que no sabe adónde acudir ni a quién llamar para pedir ayuda. "Pedí dinero a unos amigos de mi país y ayer me hicieron la transferencia. La he recibido hoy pero el banco me ha quitado todo alegando que tengo un préstamo. Pero mi pregunta es: si el banco me quita todo, ¿qué puedo hacer? Son 919 euros con los que podría pasar un mes y ahora no tengo ni para la medicación de mi madre".

"Volveremos más fuertes"

Finalmente, Elena comenta que son "días raros, complicados, nada fáciles para la mayoría de personas... Con incertidumbre". Pero apela a aprovecharlos para reflexionar sobre nuestro modo de vida habitual: "son días que dan mucho para pensar, reflexionar, descansar, hacer cosas que en el día a día a veces no daba tiempo como, por ejemplo, dedicar más tiempo a la familia y también a uno mismo.

En su caso, el confinamiento le permite "avanzar en las tareas y trabajos de la carrera universitaria, llamar a familiares y a amigos que con la rutina de cada día no daba tiempo o se nos iba de la cabeza llamarles e interesarse por las personas cercanas de nuestro alrededor, porque vale mucho la pena".

"Con paciencia, confianza y esperanza en que todo esto que estamos viviendo todos los españoles se acabará controlando. ¡¡Volveremos más fuertes!!", sentencia, optimista.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana