Eventos diseñados para salir de la rutina

Marina Rico Salvá | 28/02/2020

A todos nos gusta desconectar de vez en cuando. Aunque, sé sincera, ¿a que, a veces, te cuesta un poco hacerlo? Por fortuna, hay personas que idean eventos en los que, irremediablemente, te vas a dejar llevar, y vas a olvidarte, aunque sea por unas horas, de la rutina y de los problemas del día a día. El evento del que te hablo hoy es uno de ellos.

Te abren la puerta de un céntrico apartamento de Palma y, al entrar, descubres que estás en un club nocturno de los años 20. Todo está ambientado para que te desplaces en el tiempo: la música, los muebles, la barra del bar, todo. Y te sorprendes a ti misma analizando el escenario de esta fiesta, disfrutando de los detalles. Recibes un escrito con una breve descripción de lo que han tramado para ti (porque…sí, además hay trama preparada) y los roles que asumen cada una de los organizadores, en la historia.

Todas las que asistimos estamos vestidas emulando esa época. Así que, desde el primer minuto, te acomodas a la idea de disfrutar en un club en 1920, y algo te dice que va a ser una tarde especial. La creadora de la marca de accesorios para el pelo Valentina me ofrece lucir uno de sus tocados, así que me pruebo varios hasta que me decido. Algunos están diseñados para la ocasión, otros ya existían. Utiliza cristales de Swarovski, plumas, y retales de tejido antiguos para hacerlos, entre otros materiales.

Ataviada con un turbante con plumas negras, paso al sillón de la peluquera, y me retoca el pelo Antonia Crespí, con una maña increíble. Después paso a las manos de Sato, una maquilladora japonesa que es un amor, y que ayuda, en esta ocasión, a Cristina Isern con las sombras de ojos y el labial rojo. Por las manos de estas tres mujeres pasamos todas, mientras degustamos uno de los cócteles que nos ofrece Rafa Martín, propietario de las coctelerías Brassclub y Coquetier, en Palma.

Hablo con Neus Isern, de Universo Nucli, y me comenta que llevan años organizando eventos de este tipo, con diferentes colaboradores. “Se trata de ambientar y recrear una época para que, en dos horas, nuestras invitadas disfruten de una experiencia diferente”. Ya se han hecho eventos ambientados en los años 30, en los años 50, incluso uno ambientado como en la serie Tiempo entre costuras”. Siempre hay una historia, que es el hilo conductor del evento. “Por ejemplo, en el de Tiempo entre costuras, hubo una redada”.

Esta última frase va acompañada con una sonrisa premonitoria de lo que está a punto de suceder: se oyen gritos desesperados. Alguien ha encontrado muerto a don Rafael, uno de los socios del club. Contemplamos, divertidas, una escena teatralizada tras la cual “El Guardián” nos interroga sobre el caso. A partir de ese momento, el muerto, que está muy vivo, viene y va repartiendo cócteles, de las dos variedades preparadas para la ocasión, inspiradas en los años 20, aunque “actualizados al paladar actual”, según me comenta.

Parece que el diagnóstico del forense, el más rápido del mundo, es de muerte por envenenamiento. El asesino resulta ser una de las invitadas. Tras el desenlace, y entre risas, vamos abandonando el lugar. Han sido algo más de dos horas intensas y llenas de sorpresas. Me quedo con ganas de más porque, sin duda, quiero repetir. Es un evento abierto, aunque con aforo limitado.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana