¿En qué puede desencadenar una mala higiene bucodental?

Redacción | 29/09/2020

VITALDENT

Una mala higiene de la salud bucodental puede desencadenar un mayor asentamiento y proliferación de bacterias patológicas, "que a su vez pueden afectar a órganos vitales como el corazón, el cerebro, los pulmones, los riñones o las articulaciones", señala el Coordinador de Odontología General de Vitaldent, el doctor Gustavo Camañas, con motivo de la celebración del Día Mundial del Corazón.

El cuerpo humano alberga microorganismos en todas partes, principalmente bacterias. La piel, la boca, el intestino y el aparato excretor y reproductor son los que más organismos concentran. Pese a ello, el doctor Camañas explica que "la gran mayoría de estas son beneficiosas y actúan para evitar el crecimiento de las bacterias patógenas. La cantidad de estas últimas depende de las condiciones de salud del individuo y del índice de placa bacteriana".

El experto destaca que  se dispone de un test genético bacteriológico (PCR) que permite identificar la presencia de estas bacterias patógenas, cuantificarlas, clasificarlas e incluso determinar qué tipo de antibiótico es el idóneo contra ellas. "Estamos en la era de la odontología genética preventiva siendo capaces de detectar con esta prueba si el paciente tiene las bacterias en un número elevado incluso antes de padecer la enfermedad periodontal", afirma.

Pero la boca es una zona cuyas condiciones favorecen el crecimiento bacteriano. Condiciones como el agua, la temperatura, el PH y los nutrientes favorecen su asentamiento. De ahí que los dientes y las encías sean los lugares perfectos para el crecimiento de las bacterias, ya que acumulan mucha cantidad de nutrientes que favorecen el crecimiento de la placa bacteriana.

"Si no mantenemos una buena higiene bucodental, la placa bacteriana se acumulará y las bacterias "buenas" serán sustituidas por las bacterias patógenas que además son anaerobias, es decir, viven sin oxígeno, provocando la aparición de enfermedades periodontales", advierte.

En este sentido, aconseja, desarrollar una buena higiene oral es básico para reducir la placa y el sarro. Prevención, higiene bucodental y realizar el test genético bacteriológico además de las revisiones médicas son las mejores armas para combatir este tipo de infecciones. Por ello, cepillarse los dientes después de cada comida, utilizar hilo dental frecuentemente y visitar al dentista al menos una vez al año cobra especial importancia para mantener una buena salud integral.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana