"Empecé a trabajar en una residencia de ancianos en Palma, tras confinarme por coronavirus y sin una prueba"

Marina J Ramos | 17/05/2020

Yolanda y su familia llevan más de un mes confinados en casa. Tres días después de decretarse el estado de alarma, empezó a presentar síntomas relacionados con el coronavirus. Los médicos le aseguraron que se trataba de la Covid-19 y les impusieron a ella, a su marido, a su hijo y a sus suegros un confinamiento en casa de 15 días. En este período de tiempo su marido y su suegra también comenzaron a presentar sintomatología.

TRAS LOS 15 DÍAS Y SIN HABERLE REALIZADO LA PRUEBA DE COVID, EMPEZÓ A TRABAJAR EN UNA RESIDENCIA DE ANCIANOS

"Pasadas las dos semanas, ya me sentí mejor y me aseguraron que ya lo habría pasado. Empecé a trabajar en una residencia de ancianos, tras el confinamiento por coronavirus y sin que me hubieran hecho una prueba. Necesitaban personal y no nos exigieron ni nos realizaron ningún test". Pocos días después, el Govern tuvo que intervenir la residencia, en la que atendían a 218 usuarios. En total, 57 residentes y 30 trabajadores se habían contagiado y 4 internos habían fallecido con coronavirus.

Yolanda solo estuvo trabajando en esta residencia 3 días. Durante la cuarta jornada acudió a Son Espases con síntomas de la Covid-19, por segunda vez. Allí le realizaron la prueba y dio negativo. "Me dijeron que me la repetirían, que seguramente se trataba de un falso negativo". La segunda y la tercera prueba volvieron a dar negativo, por lo que la mandaron a casa y le aseguraron que tendría otro virus.

"Cada día te llama un médico distinto para hacerte el seguimiento. Uno de ellos me dijo que antes de darme el alta en la Seguridad Social me tendrían que hacer un test, pero que, de momento, no habían llegado". Sin embargo, días después otro médico le dio el alta sin hacerle ningún test y a pesar de saber que se quería reincorporar a la residencia de ancianos". "Finalmente, decidí no volver a la residencia por miedo a no contagiarme o no contagiar yo al resto", cuenta Yolanda.

SU MARIDO HA DADO POSITIVO Y SE HAN TENIDO QUE VOLVER A CONFINAR

Poco después su marido empezó a presentar un dolor de cabeza muy agudo. "En Son Espases se rieron de él, le decían que no era coronavirus y no le quisieron hacer la prueba. A pesar de ello, uno de los médicos se saltó el protocolo y exageró los síntomas para que le realizasen el test. Dio positivo por coronavirus", narra Yolanda, que asegura sentirse defraudada: "¿Qué protocolo se sigue? Cuando empecé a trabajar en la residencia no me pidieron ningún test".

"Mientras le decían a mi marido que su dolor de cabeza no era nada, él estuvo  trabajando de electricista, yo, en una distribuidora de ozono, fuimos a hacer la compra...". Ahora vuelven a tener que estar confinados en casa otros quince días. "No se lo deseo a nadie", sentencia Yolanda.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana