Denuncian la estrategia de Penalva y Subirán de apartar a uno de los fiscales de Madrid que les investiga

Esther Ballesteros | 26/09/2020

El juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán

Una de las acusaciones particulares personadas en la causa que indaga las presuntas prácticas ilícitas desplegadas durante la instrucción del caso Cursach ha denunciado la estrategia del juez Manuel Penalva y del ex fiscal Miguel Ángel Subirán dirigida a apartar a uno de los fiscales anticorrupción de Madrid personados en el procedimiento que les investiga. Señala que, para llevar a cabo esta táctica, ambos juristas están dirigiendo “en beneficio propio” a uno de los testigos clave de los que se valieron cuando se encontraban al frente del caso Cursach.

Mediante un nuevo escrito presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB), el exjefe de la Patrulla Verde de la Policía Local de Palma Gabriel Torres asevera que las actuaciones de Daniel Corral, ex camarero de la discoteca Tito’s y ex testigo protegido 29, están siendo “completamente guiadas” por los dos juristas, “únicos posibles beneficiados” de las manifestaciones que realizó el ahora investigado, la pasada semana, en dependencias del máximo órgano judicial de las islas.

En su comparecencia, Corral denunció el trato recibido en una reunión en la Fiscalía Anticorrupción de Madrid, celebrada en octubre de 2019, por parte de Tomás Herranz, uno de los fiscales que investigan la trama que Penalva y Subirán habrían urdido para apuntalar sus tesis en torno a una supuesta red de intercambio de favores y extorsiones dirigida a favorecer los intereses del empresario de la noche Bartolomé Cursach. Frente a tales acusaciones, que generaron todo tipo de reacciones entre las partes personadas, el fiscal, presente en la declaración, aseguró disponer de las grabaciones del encuentro en la Fiscalía, que desmontarían las manifestaciones de Corral. Apenas unos días después, el TSJIB requirió al Ministerio Público la aportación de tales pruebas.

“La vergonzosa, perversa y retorcida estrategia para intentar apartar de la causa al representante del Ministerio Público a través de su misil teledirigido [en alusión a Corral] casa a la perfección con las vergonzosas, perversas y retorcidas estrategias que [Penalva y Subirán] utilizaron en su día para encarcelar a decenas de inocentes”, asevera el abogado de Torres. El letrado recrimina el hecho de que el defensor de juez y exfiscal interpelase al ex testigo protegido sobre los pormenores del encuentro en Madrid, cuya celebración no había trascendido con anterioridad en la causa, “intentando desesperadamente salvar su pellejo a costa de enviar a Corral al foso de los leones”.

En esta línea, el representante legal de Torres denuncia que el investigado sea “un misil teledirigido por los señores Penalva y Subirán, quienes están cercenando el derecho de defensa de Daniel Corral para abusar del suyo sin importarles que Corral vaya a estrellarse bajo su batuta directamente contra un muro, vertiendo inmundicia sobre las acusaciones en su camino hacia la autodestrucción”. Por ello, solicita que se decrete una orden de alejamiento e incomunicación entre el ex testigo protegido y los dos juristas.

“El misil teledirigido Corral va directo hacia su autodestrucción intentando dejar el mayor número de víctimas posible en su fatídico y letal camino con un objetivo principal y casi inalcanzable: salvar al juez Penalva y al ex fiscal Subirán de asumir las consecuencias de la aberración jurídica que denominaron ‘instrucción’ y que destrozó a decenas de familias que aún hoy pagan las consecuencias en el psiquiatra”, añade tajante el escrito.

Y, al respecto, prosigue: “¿De verdad piensa alguien que Daniel Corral iba a acudir motu proprio a Madrid a intentar quitar de en medio al representante del Ministerio Público señor Herranz?, ¿al señor Fiscal que pica al juez y al ex fiscal investigados más que una plantación de guindillas? Ese tipo de atrabiliarias estratagemas fueron las que utilizaron los instructores investigados para quitarse de encima a todo el que representaba un problema durante la instrucción del denominado caso Cursach”, espeta.

Profundizando en las acusaciones que vertió el ex testigo 29 a lo largo de las anteriores investigaciones, el abogado alude a él, no sin ironía, como “el único recogevasos del mundo que, entre vaso y vaso e inducido por el juez y el ex fiscal ahora investigados, era capaz de ver con un ojo cómo un yate cargado de cocaína descargaba kilos y kilos de sustancia en un Hummer amarillo mientras con el otro veía a la plana mayor de la judicatura y la política poco menos que haciendo cola con el síndrome de abstinencia para consumir sexo de manera loca y desenfrenada”.

“El recogevasos [incide] que, sin ser Dios, tiene el don de la omnipresencia en casualmente todas las ‘actuaciones delictivas’ de todos los objetivos de la animadversión de los coinvestigados. El único al que todo el mundo pega palizas y pone denuncias falsas. Ese filón que descubrieron Penalva y Subirán después de ‘Icos’, trileros y ‘madames’ para encarcelar a diestro y siniestro con las declaraciones más inverosímiles como las recién expuestas y que a día de hoy siguen utilizando y dirigiendo, destrozando el derecho de defensa de Corral en beneficio propio mediante las mismas técnicas tramposas que utilizaron en la instrucción de la causa 1176/2014 [matriz del caso Cursach] y sus derivadas”.

Todo ello, abunda el abogado, “durante los escasos meses que duró su alto cargo de recogevasos en Tito’s que le hacía codearse con las altas esferas de la discoteca y sobre hechos sobre los que guardó silencio durante varios años, que nadie más ha conseguido ver y sobre los que no existe prueba documental alguna. Quizás no pudo tomar una instantánea con su teléfono móvil por tener las manos ocupadas llenas de vasos”, sentencia.

Durante su interrogatorio, llevado a cabo el pasado día 16, Corral se ratificó en las declaraciones que prestó en su día ante Penalva y Subirán y aseguró que "en ningún momento" fue "forzado a decir algo que no quisiera y mucho menos el fiscal Miguel Ángel Subirán y el juez Manuel Penalva". "Jamás me ha coaccionado nadie", puso de manifiesto, tras finalizar su interrogatorio, a las puertas del TSJIB.

El ahora investigado manifestó ante los medios que las imputaciones que pesan sobre él atienden a un "complot" dirigido a evitar su declaración en el juicio abierto por la principal línea de investigación del caso Cursach. "Es lo único que están intentando", incidió Corral, quien apuntó a la existencia de una "campaña de acoso brutal” contra su persona.  

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana