Continúan las labores de salvamento del buque semihundido en el muelle de Pelaires

Esther Ballesteros | 09/06/2020

Las labores de salvamento del barco que ayer se hundió parcialmente en el muelle de Pelaires continúan a lo largo de este martes. Pese a que el buque ya se encuentra estabilizado -aunque todavía escorado-, se están produciendo dificultades para descargar los yates que hay en su interior, especialmente una embarcación de grandes dimensiones que permanece dentro del mercante.

La gran mayoría de los yates que el Super Servant 4 transportaba siguen a bordo y no ha sido posible su descarga debido a la situación del buque. De hecho, los operarios no descartan maniobrar el barco, autohundiéndolo a babor para equilibrarlo -el barco se encuentra escorado a estribor- y poder así extraer las embarcaciones de recreo, tal y como han señalado a Crónica Balear fuentes cercanas a la operación.

Según apuntan, aunque la situación es delicada, la ayuda con que hasta el momento cuenta el barco será suficiente y no será preciso acudir a otras empresas especializadas en salvamento naval.

El buque, de 170 metros de eslora, corrió peligro de hundimiento durante la mañana de ayer tras escorarse a estribor unos 15 metros por debajo del agua. El mercante, del año 1982 y 12.600 toneladas, navega bajo bandera de Curaçao. Con una tripulación de 23 personas, procede del puerto de Port Everglades (Fort Lauderdale, Florida) y llevaba unos 14 días navegando.

Normalmente, este tipo de buques trasladan los yates que en temporada de invierno operan en el Caribe para funcionar en verano en el Mediterráneo.

Según las primeras investigaciones, durante las labores de autohundido que el buque lleva a cabo para cargar y descargar yates, la bomba de estribor falló. El incidente provocó que no pudiese reflotar, por lo que comenzó a inclinarse unos 15 metros bajo el agua. El buque cuenta con bombas de lastre de alta velocidad y gran capacidad.

Aunque se encontraba amarrado en el dique, remolcadores de Sasemar y Remolcanosa se volcaron en las labores de apoyo al mercante para evitar su zozobra y su hundimiento. La Policía Portuaria, por su parte, se encargó de controlar el perímetro.

Tras los trabajos llevados a cabo, el buque consiguió restablecer su sistema eléctrico y accionar sus bombas de achique. Una vez que los operarios lograron estabilizar el mercante, la actuación se centra ahora en garantizar el buen estado de la carga y evaluar los posibles daños producidos en las embarcaciones.

En la zona se personaron dotaciones de los Bomberos de Palma, del 061, la Policía Portuaria, Salvamento Marítimo y la Guardia Civil. La Autoridad Portuaria activó de inmediato el Plan de Emergencias Interior del puerto de Palma. No se registraron heridos ni contaminación marina.

Por su parte, el 112 informó de la activación del Plan Especial de Contingencia por Contaminación Accidental de Aguas Marinas en forma de prealerta.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana