Confusión entre comercios y empresas de Mallorca tras el estado de alarma

Esther Ballesteros | 16/03/2020

La confusión es máxima entre los comerciantes y las empresas de Mallorca. El decreto del estado de alarma para frenar la pandemia del coronavirus les ha llevado a no discernir en qué casos pueden echar el cerrojo a sus negocios y en cuáles no.

En la isla, numerosos establecimientos mantienen sus puertas abiertas ante la indignación de la ciudadanía. Las informaciones que reciben acerca de si pueden abrir o deben cerrar son contradictorias.

En concreto, el decreto establece la suspensión de toda actividad minorista que no sea de primera necesidad. Se trata, por tanto, de una restricción que no afecta a "los comercios de alimentos, bebidas y productos de primera necesidad, centros farmacéuticos, médicos, ópticas, de productos ortopédicos, higiénicos, de prensa, de combustibles, estancos, de equipos tecnológicos y de telecomunicaciones, alimentos para animales de compañía, tintorerías, peluquerías, comercio por Internet, telefónico o por correspondencia".

Sin embargo, son numerosos los casos en los que el desconcierto es absoluto entre los propietarios de determinados locales.

Varios lectores de Crónica Balear recriminan que, por ejemplo, uno de los concesionarios de la calle Aragón "se salte el estado de emergencia". Según señalan, "sigue con las puertas abiertas", al igual que sucede con una autoescuela de la misma zona.

En esta misma línea, otro ciudadano lamenta que el puerto de Palma se encuentra trabajando "a pleno rendimiento", con "2.000 personas" presentes en las instalaciones.

AVALANCHA DE CRÍTICAS A ALGUNAS EMPRESAS DE MALLORCA EN PLENO ESTADO DE ALARMA

También la avalancha de críticas se extiende a las gasolineras: "no toman ninguna medida de seguridad, lo único que les han dado a sus empleados son unos guantes y ya". Un vecino de Andratx reprocha que, en una de las gasolineras del municipio, "la gente entra dentro de la tienda a comprar sin ningún tipo de seguridad. Como si no existiera el estado de alarma".

Otro ejemplo significativo de la situación es el de las obras que se están llevando a cabo en un hotel de S'Arenal. En ellas, recrimina un lector, se encuentran operando unos 300 trabajadores.

"Sería interesante saber por qué no se permite salir de casa a la gente y, sin embargo, dejan trabajar en obras de grandes dimensiones, sin mascarillas ni respetando las distancias de seguridad", añade.

En Manacor, una vecina critica que una empresa de venta de muebles del municipio se encuentra cerrada de cara al público al no ser de primera necesidad. Sin embargo, asevera que "hacen ir al trabajo a su personal a puerta cerrada sin respetar los quince días de confinamiento".

"Hay 40 personas ahí dentro sin ningún tipo de seguridad", incide la lectora. Reprocha, en esta línea, que "todo el mundo se pasa todo por el forro. Las empresas sólo miran por ellas y no por la salud pública ni de sus trabajadores".

Y sentencia: "creo que deben extremarse las medidas. Hay muchas empresas trabajando a puerta cerrada y despidiendo a trabajadores. Me gustaría saber qué tipo de derecho tiene el trabajador si lo único que quiere es quedarse quince días sin salir, seguir las instrucciones del Gobierno y no ser despedido por no presentarse en el trabajo".

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana