Baleares aislados en Argentina por la crisis del COVID-19: "entre nosotros hay enfermos sin acceso a medicamentos"

Esther Ballesteros | 05/05/2020

Más de 80 residentes de Baleares, la mayoría de Mallorca, permanecen varados en Argentina como consecuencia de las restricciones decretadas para amortiguar el impacto del coronavirus. Sin respuestas, sin fecha de regreso, sin acceso a la medicación que varios de ellos necesitan y con una situación económica que empeora día tras día.

"La situación psicológica de los varados se agrava cada día. Muchos estamos en riesgo de perder nuestros puestos de trabajo. La dificultad para pagar las rentas o hipotecas es cada vez mayor. Ya es de por sí agobiante la incomodidad de pasar una cuarentena en otro lugar que no sea el propio hogar", relata Federico, residente en Mallorca, a más de 10.300 kilómetros de la isla.

En declaraciones a Crónica Balear y visiblemente angustiado, Federico, quien se encuentra en la ciudad de Rosario, explica que la mayor parte de los varados "hace más de 30 días que tendríamos que haber regresado". Comenta que, entre los baleares allí confinados, "hay muchos casos con necesidades diferentes. Hay personas mayores, enfermos sin acceso a las medicación, padres de niños que han quedado al cuidado de terceros".

Federico señala que a todo ello se suma el hecho de que "los supuestos vuelos de 'repatriación' han cobrado los billetes nuevamente a personas que ya disponían de billetes cancelados con la misma compañía", en alusión a Iberia. "Incluso se han negado a aceptar los bonos emitidos por la aerolínea al momento de cancelar los vuelos, a modo de compensación, y tampoco se dio una preferencia a las personas con billetes ya cancelados", recrimina.

Reprocha que desde la compañía les exigieron, incluso, que, para el pago de los billetes de los vuelos de emergencia, el abono se efectuase únicamente a través de tarjetas de crédito. "Y de no estar presente el titular se podría dejar en tierra a esos pasajeros", subraya.

No sólo eso. Según cuenta Federico, dentro del territorio argentino "también es muy difícil circular". Como destaca, el único aeropuerto internacional es el de Buenos Aires. Para llegar hasta allí "hay que solicitar permisos especiales a las embajadas y consulados y también costearse un transporte especial que, dicho sea de paso, excede varias veces el valor normal. Las restricciones son muy difíciles de salvar cuando los vuelos se anuncian con poca antelación".

La indignación de los varados baleares es alimentada, añade, por las "nulas respuestas" de las embajadas, las compañías aéreas y los Gobiernos. De hecho, recuerda que desde la Embajada española "llegaron a decir que ya estaban todos repatriados, que los que nos quedamos en el país es porque estábamos bien y cómodos. ¿Un chiste?".

El afectado asevera que tanto Iberia como Aerolíneas Argentinas han cruzado en numerosas ocasiones el océano con los aviones vacíos. "Desde el primer momento se supo que había varados en ambos lugares que deseaban volver. ¿Tan difícil puede ser la coordinación? ¿Se especula con la necesidad?", se pregunta Federico, resignado.

E insiste: "lo que estamos pidiendo es que haya más vuelos a disposición. Un último esfuerzo. De cualquier compañía y a precios razonables. Tampoco necesitamos tantos aviones para que todos podamos regresar. Si cuando en España morían de a miles por día había vuelos, ¿qué les impide que hoy lleguen más?".

Mientras tanto, se alojan "costosamente" en habitaciones de hoteles u hospedajes de Argentina, "viéndonos obligados a realizar gastos por encima de nuestros presupuestos", relatan otros afectados. Explican que el estado de salud de algunos de ellos es "muy complicado".

A todo ello se suma la falta de medios económicos para subsistir en un país que no es el propio, la presencia en el colectivo de personas mayores de 65 años, padres cuyos hijos menores de edad están solos o al cuidado de un tercero en España, trabajadores que han perdido o temen perder su trabajo si no regresan a tiempo (muchos se han visto obligados a pedir una excedencia en sus puestos) y personas con familiares a su cargo.

La ausencia de respuestas en las últimas semanas por parte de la Embajada y del Consulado de España les ha forzado a organizarse de forma espontánea para dar a conocer su situación. Han llegado a aunar los datos de más de 700 españoles -entre los que se encuentran los residentes baleares- que se hallan en las mismas circunstancias. Una información que han podido recopilar a través de varios grupos de Whatsapp que ellos mismos han coordinado desde los diferentes puntos de Argentina en los que permanecen confinados.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana