La tasa de criminalidad en Baleares sigue siendo la más alta de toda España

La tasa de criminalidad en Baleares ha vuelto a descender y se sitúa en 59,7 infracciones penales por cada 1.000 habitantes censados en la Comunidad Autónoma. Así lo establece el Balance de Criminalidad del segundo trimestre de 2020 que el Ministerio del Interior ha hecho público este viernes.

Según ha explicado la Delegación del Gobierno, esta cifra supone una caída de 7,5 puntos respecto al anterior trimestre, el primero de 2020 (67,2). Por lo que los datos consolidan una tendencia a la baja.

La tasa ya disminuyó en otros periodos anteriores. En el último trimestre de 2019 fue de 67,4; en el tercer trimestre del pasado año se registró una tasa de 67,5 y en el segundo trimestre de 2019, de 68,4.

Según los datos registrados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, a nivel nacional las infracciones penales también han descendido pasando de una tasa de 45,8 en el primer trimestre de 2020 a 41,1 en el segundo trimestre de este año. Es decir, 4,7 puntos menos.

Caída en la criminalidad, provocada por el confinamiento

Gran parte de esta caída se debe a las circunstancias derivadas del estado de alarma que se decretó el pasado 14 de marzo para gestionar la crisis sanitaria del coronavirus.

A pesar de este descenso, Baleares sigue siendo la comunidad autónoma con un mayor índice de tasa de criminalidad de toda España. Las Islas se ubican por encima de la media española, que se sitúa en 41,1 infracciones penales por cada 1.000 habitantes censados.

Tasas de criminalidad por CCAA

Tras Baleares, le siguen otros territorios con los índices más elevados como Melilla (57), Cataluña (54,2), Ceuta (52,2) y Madrid (52).

Las Islas han liderado históricamente este indicador, ya que la tasa se calcula en relación a la población censada en la comunidad. Esto no tiene en cuenta la presencia de una gran población flotante, por su condición de destinación turística.

Si se analiza la tasa de criminalidad en términos interanuales en el archipiélago, esta había ido aumentando desde los últimos cinco años, desde 2015 (60,4); 2016 (61,6); 2017 (64,7); 2018 (65,2) a 2019 (67,6).

Esta tendencia al alza se ha interrumpido en 2020, al registrarse una caída de casi ocho puntos, situándose en 59,7 infracciones penales por cada mil habitantes censados. Es la tasa más baja de los últimos diez años.

Caída de todos los delitos

Por tipología delictiva, si se comparan los primeros seis meses del año, de enero a junio de 2020, con el mismo periodo de 2019, han caído prácticamente todos los delitos en Baleares.

Las tentativas de homicidio y tentativas de asesinato han descendido un 31,8 por ciento; las lesiones y riñas tumultuarias (-20,1 por ciento); los secuestros (-66,7 por ciento); los delitos contra la libertad e indemnidad sexual (-31,2 por ciento); las agresiones sexuales con penetración (-20 por ciento).

También han caído los robos con violencia o intimidación (-46,3 por ciento); los robos con fuerza en domicilios o establecimientos (-36,1 por ciento); los hurtos (-59,7 por ciento); las sustracciones de vehículos (-26,9 por ciento) y el tráfico de drogas (-22 por ciento).

Los asesinatos u homicidios dolosos han aumentado un 50%

En cambio, los homicidios dolosos y asesinatos consumados han aumentado un 50 por ciento este año respecto a 2019, al pasar de dos casos el año pasado a tres casos, en 2020.

Por otro lado, el porcentaje de infracciones penales esclarecidas este año es del 40,1 por ciento, el indicador más alto de los últimos diez años.

Por su parte, la tasa de detenidos e investigados es de 240 por cada 1.000 infracciones penales, también la más elevada de la última década en el archipiélago.

Criminalidad por islas y municipios

Respecto al balance de la criminalidad por islas, se ha producido un descenso en todas ellas. Mallorca ha registrado una tasa de 59,5 infracciones penales por cada 1.000 habitantes en los últimos 12 meses, mientras que en 2019 fue de 67,1.

En Ibiza el indicador de la criminalidad se sitúa en 76,5 frente a la tasa de 89,3 en 2019. En Formentera también ha bajado de 52,6 en 2019 a 43,7 en el presente año.

Por su parte, la tasa de criminalidad ha disminuido también en Menorca al pasar de 39,2 en 2019 a 36,7 en 2020.

Por último, si se examina el indicador en los municipios de Baleares con más de 30.000 habitantes, también hay un descenso en la mayoría de localidades: Palma (-8,3), Calvià (-19,2), Llucmajor (-10,7), Manacor (-2,5), Ibiza (-5,7) y Santa Eulària des Riu (-9,9).

Mientras, la tasa de criminalidad ha aumentado en Inca (+0,6) y Marratxí (+0,7).

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.