Tamara Falcó ha sido una de las personas que peor lo ha pasado en el confinamiento. Sin esperárselo, la hija de Isabel Preysler se enfrentaba a la muerte de su padre, Carlos Falcó, tras padecer el Coronavirus. Desde entonces nada ha sido igual en su vida, de hecho todo ha cambiado, y es que se ha convertido en la marquesa de Griñón porque es el título que ha heredado de su padre. Todo un honor que lucirá y llevará con respeto y responsabilidad.

La hermana de Ana Boyer sale de trabajar y evita hablar sobre la actual relación que mantiene con la viuda de su padre, Esther Doña. A toda prisa y comentando que: “Todo está bien” en cuanto a las grabaciones del programa de cocina, la joven se subió rápidamente en el coche que le estaba esperando en la puerta para llevarla de regreso a su domicilio.

De esta manera, Tamara Falcó se ha mostrado de lo más discreta posible ante la relación que pueda tener en estos momentos con Esther Doña. Sea cual sea, sabemos que el carácter natural y espontáneo de la hija de Isabel Preysler enamora a todo el mundo y conquista el corazón de todos los que hemos hablado con ella alguna vez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.