Un estudio relaciona más ejercicio con un menor riesgo de apnea del sueño
ACADEMIA AMERICANA DE MEDICINA DEL SUEÑO

Un estudio publicado en la revista ‘Journal of Clinical Sleep Medicine’ ha evidenciado que el aumento de la actividad física está asociado con un menor riesgo de apnea obstructiva del sueño, un trastorno respiratorio común relacionado con el sueño. El estudio es el más grande hasta la fecha centrado en la relación entre la apnea del sueño y los niveles de actividad física en la comunidad en general.

Los investigadores revisaron los datos de estilo de vida, médicos, sociodemográficos y de salud del sueño recopilados de más de 155.000 adultos que participaron en el Estudio de Salud de Ontario (Canadá). Basándose en la actividad física de los participantes con y sin apnea del sueño, los investigadores determinaron que un modesto aumento en la actividad física, incluyendo caminar, está asociado con una reducción del 10 por ciento en el riesgo de desarrollar apnea del sueño.

“Nuestros resultados resaltan la importancia de la actividad física como medida preventiva contra el desarrollo de la apnea del sueño. Un hallazgo sorprendente fue que no sólo la actividad física vigorosa sino también el simple hecho de caminar solo se asoció con un menor riesgo de apnea del sueño”, explica Lyle Palmer, profesor de epidemiología genética en la Universidad de Adelaida (Australia).

Los autores descubrieron que añadir 20 minutos a una caminata diaria y aumentar la actividad diaria vigorosa en ocho minutos sería suficiente para lograr un menor riesgo de apnea del sueño. El hallazgo es independiente de otros factores de riesgo conocidos para la apnea del sueño, como el sexo, la edad, el origen étnico y la obesidad.

El estudio analizó los datos del cuestionario de referencia de 155.448 residentes adultos de Ontario (60% mujeres y 40% hombres). Su edad media era de 46 años, y alrededor del 75 por ciento eran blancos. Alrededor del 6,9 por ciento de los participantes informaron que un médico les había dicho que tenían apnea del sueño. Los que tenían apnea del sueño eran más sedentarios, ya que permanecían sentados durante una media de 4,4 horas más a la semana que los que no tenían apnea del sueño.

Debido a la naturaleza transversal del estudio, los autores no pudieron hacer inferencias temporales sobre las asociaciones observadas entre la actividad física y la apnea del sueño. Sin embargo, informan de que estudios anteriores también han sugerido que la actividad física puede reducir la gravedad de la apnea del sueño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.