El Gobierno y los agentes sociales han alcanzado finalmente un acuerdo para extender los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta finales de septiembre. Así lo han confirmado el Ejecutivo y los agentes sociales.

CCOO, UGT y CEOE han dado el visto bueno a la última propuesta que el Ejecutivo presentó ayer a la mesa del diálogo social. La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, comparecerá ante los medios esta tarde a las 18h para presentar el II Acuerdo Social en Defensa del Empleo junto a el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. El acuerdo se aprobará mañana en un Consejo de Ministros extraordinario.

Cambios en la exención en las cotizaciones empresariales

A los ERTE de fuerza mayor total vigentes actualmente (aquellos que tienen a todos sus trabajadores suspendidos de empleo) se les aplicará una exención en las cotizaciones empresariales del 70% en julio, del 60% en agosto y del 35% en septiembre en el caso de empresas con menos de 50 trabajadores. Para las empresas con más de 50 empleados, la exoneración de cuotas será del 50% en julio, del 40% en agosto y del 25% en septiembre.

Estos porcentajes son menores que los establecidos hasta el 30 de junio, que eran del 100% para las empresas con menos de 50 trabajadores y del 75% para las de más de 50. Pero a cambio esta figura no desaparece con la llegada del 30 de junio.

En el caso de empresas que actualmente están activas pero que se vean obligadas a cerrar como consecuencia de un rebrote del virus, se permitirá que puedan acogerse a un ERTE de fuerza mayor total. Este ERTE contaría con una exoneración de cuotas para las empresas del 80% si su plantilla es inferior a 50 trabajadores y del 60% si tiene más de 50 trabajadores.

ERTE de fuerza mayor parcial

Para los ERTE de fuerza mayor parcial (aquellos en los que ya hay trabajadores reincorporados a su puesto, pero no todos) y los ERTE por causas técnicas, organizativas, económicas y de producción (conocidos como ETOP), las exoneraciones a las empresas serían las mismas. Para las empresas de menos de 50 trabajadores alcanzarían el 60% por los trabajadores que volvieran a la actividad y el 35% por los que siguieran en el ERTE. Mientras, para las de más de 50 trabajadores serían del 40% por cada trabajador que se reincorporara a su puesto y del 25% por el que siguiera en el ERTE.

Los ERTE de causas objetivas o ETOP pasarían así a tener exenciones de cuotas, antes solo aplicables a los ERTE de fuerza mayor. El objetivo es facilitar la transición de los segundos a los primeros ahora que ya ha finalizado el estado de alarma. Así, las empresas y entidades afectadas por ERTE de fuerza mayor deberán proceder a reincorporar a los trabajadores, primando los ajustes en términos de reducción de jornada.

Prestaciones por desempleo

Las prestaciones por desempleo asociadas a los ERTE (que se conceden sin necesidad de cumplir el periodo de carencia y que implican ‘contador a cero’) se mantendrán hasta el 30 de septiembre. Los fijos discontinuos se prolongarán hasta el 31 de diciembre.

El acuerdo, que se aprobará mañana en un Consejo de Ministros extraordinario en forma de Real Decreto-ley, prohíbe a las empresas en ERTE la realización de horas extraordinarias, el establecimiento o la reanudación de externalizaciones de la actividad y la concertación de nuevos contratos, ya sean de mera directa o a través de una empresa de trabajo temporal (ETT).

Las empresas en ERTE no podrán contratar

Las empresas en ERTE solo podrán contratar o externalizar tareas si los trabajadores de su centro de trabajo no pueden realizarlas. Los motivos contemplados ante esta incapacidad serán: por formación, capacitación y otras razones objetivas o justificadas.

Esta prohibición, que durará mientras esté vigente el ERTE, sería de aplicación tanto a los ERTE de fuerza mayor como a los ERTE por causas objetivas y sancionables en caso de incumplimiento.

La nueva regulación que se da hasta septiembre extiende a los ERTE por causas objetivas la prohibición de acogerse a este procedimiento si la empresa tiene domicilio en un paraíso fiscal.

Tampoco podrá repartir los dividendos correspondientes al ejercicio fiscal en el que se aplique el ERTE. Eso sí, salvo si la empresa en cuestión abona previamente el importe de las exoneraciones disfrutadas. La limitación en el reparto de dividendos no será de aplicación a las empresas que, a 29 de febrero, tuvieran menos de 50 trabajadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.