Australia refuerza su ciberseguridad ante los crecientes ataques extranjeros

El gobierno de Australia anunció este martes que destinará 1.350 millones AUD,928 millones USD o 826 millones EUR, para reforzar la ciberseguridad del país, en medio de crecientes tensiones por la sospecha de intromisiones y espionaje por parte de potencias extranjeras.

Los fondos, que serán aportados durante una década también servirá para reforzar las tareas de las agencias de inteligencia.

“La prioridad del gobierno federal es proteger a la economía, la seguridad nacional y la soberanía de nuestra nación. La ciberactividad maliciosa las socava”, dijo en un comunicado el primer ministro australiano, Scott Morrison.

El 19 de junio, Morrison informó que Australia sufrió un vasto ciberataque apoyado por un país extranjero, sin mencionar al autor, mientras que días después las autoridades del país realizaron registros a la vivienda y la oficina de un diputado del estado de Nueva Gales del Sur por su supuesto nexo con el gobierno de China.

En el pasado, China ha sido blanco de las sospechas por el ciberataque al Parlamento australiano en febrero de 2019, antes de las elecciones generales de Australia, y a otras instituciones gubernamentales y universitarias.

En medio de este clima de tensiones entre China y Australia por las sospechas de injerencia y espionaje, el portavoz de Exteriores de Pekín, Zhao Lijian, acusó Camberra de instigar deserciones en China, espiar a sus estudiantes, así como alentar en los medios teorías sobre el espionaje chino.

Lijian indicó que las acusaciones de espionaje e injerencia por parte de China “no se basan en evidencias sólidas”, mientras que recalcó que existe “evidencia irrefutable que puede probar las actividades de espionaje de la operación australiana en China”, aunque sin aportar detalles sobre la acusación.

La relación entre China y Australia se ha deteriorado aún más después de que Camberra impulsara una investigación sobre el origen de la pandemia de la COVID-19, o la aprobación en la nación oceánica de leyes contra la injerencia y el espionaje extranjero tras destaparse casos de donaciones chinas a políticos australianos.

Asimismo, el gobierno australiano bloqueó la entrada de las empresas chinas Huawei y ZTE en las concesiones de su red de quinta generación (5G) por razones de seguridad, así como la adquisición de terrenos considerados estratégicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.