Santanyí acoge los primeros mercados con frutas y verduras

Después de dos meses, los mercados han vuelto a las plazas y calles de Santanyí.

Ayer fue el turno del mercado semanal de s’Alqueria Blanca y hoy, el del propio municipio de Santanyí. La semana pasada, la alcaldesa, María Pons, firmó el decreto que autorizaba la realización de estos mercados de las 8.00 a las 13.00 horas.

El jueves será el turno de los mercados de Calonge y es Llombards y el sábado se repetirá en Santanyí. Tal como ha explicado la alcaldesa, los técnicos municipales han elaborado “un estricto plan de seguridad que haremos que se cumpla en todas las plazas”.

“La idea principal es garantizar un espacio con las condiciones adecuadas tanto para los vendedores como para los clientes y el resto de peatones”, ha recalcado.

Los mercados que se han podido ver estos días, especialmente en el núcleo de Santanyí, son
versiones más reducidas respecto de los que se organizaban antes de estallar la crisis del COVID-19.

Así, en el mercado de Santanyí de hoy había ocho puntos de venta, un número considerablemente inferior al habitual. El objetivo, garantizar la seguridad sanitaria tanto de los vendedores como de los peatones y vecinos que van a comprar.

Los servicios de ingeniería del Consistorio han diseñado para ello un plan de seguridad con un espacio de dos metros de ancho alrededor de los puestos que queda completamente reservado para los vendedores. Este espacio está delimitado por vallas de seguridad.

Detrás hay una segunda zona, también de dos metros de anchura, para los clientes. Así, sólo los vendedores entrarán en contacto con los productos, que ellos mismos cogerán y pesarán para entregarlos a los clientes.

Además, los vendedores deberán llevar en todo momento las medidas de seguridad correspondientes. El plan de seguridad también deja un espacio suficiente para el resto de peatones que pasen sin problema en torno a los puntos de venta y sus clientes.

El concejal de Comercio, Ferias y Mercados de Santanyí, Antoni Matas, explicó que “por las dimensiones de la Plaça Major de Santanyí, y para poder acoger un mayor número de puntos de venta, estos tendrán cinco metros de largo como máximo. En el resto de núcleos podrán ser de hasta ocho metros”.

“Es un primer paso para empezar a activar el comercio del municipio, que es fundamental para la economía de Santanyí. Tenemos el deseo de que puedan venir de otros municipios en breve, así que haremos todos los esfuerzos para garantizar la seguridad de nuestros comercios y los ayudaremos en todo lo que podamos”, ha remarcado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.